El 2021, año de redoblar esfuerzos

Con un rol activo durante el desafiante 2020, las empresas buscan seguir estando cerca de sus empleados y la comunidad sin perder de vista las nuevas oportunidades de negocio.

Es probable que el 2020 sea recordado como el año en que la vida se detuvo. A causa de la pandemia del Covid-19 y el consecuente aislamiento, la rutina de millones de personas se vio alterada de manera impensada. En este contexto, muchas de las acciones de RSE previstas por las empresas tuvieron que reformularse porque tal como se habían pensado no podían realizarse. Con nuevas metas acordes a nuevas necesidades, las compañías se comprometieron con la sociedad para afrontar la crisis y continúan con el mismo impulso para 2021, un año que llevará a cuestas lo acontecido en éste y para el que las empresas ya se están preparando redoblando esfuerzos .

Desde Pan American Energy, Agustina Zenarruza, gerente de sustentabilidad, asegura que en 2021 es importante continuar profundizando en el desarrollo de iniciativas que aborden problemáticas como la brecha digital, el acceso a la salud, o el rol que tendrán las Pymes en la reconstrucción de los entramados productivos locales.

"El COVID-19 puso en alerta a los servicios de salud y potenció el importante rol de los enfermeros y los médicos. En este sentido, continuaremos acompañando mediante la provisión de equipamiento e insumos, y capacitación y formación de médicos y enfermeros", señala. Pero la pandemia también obligó a reconfigurar la forma de trabajar y puso en evidencia la existencia de una enorme brecha digital sobre todo en el interior del país. "Durante 2021 acompañaremos las trayectorias educativas de los docentes y alumnos en el camino a la inclusión tecnológica", sostiene.

Por otra parte, para Zenarruza, uno de los grandes desafíos post pandemia será la reconstrucción de los entramados productivos regionales para lo que Pan American Energy brindará apoyo a pequeñas y medianas empresas en la transformación digital de sus procesos, la reingeniería de los negocios, la reorganización de sus recursos humanos para el trabajo remoto, el acceso al crédito, la oferta de capacitaciones y asistencias virtuales y la generación de nuevas oportunidades de negocios e inserción laboral.

A pesar del año difícil, Pedro López Matheu, director de Comunicación Externa, Sustentabilidad y Medios de Telecom, asegura que, si bien fueron meses signados por una pandemia inédita en el mundo, también es un tiempo que ofrece grandes oportunidades.

"Entendemos que, en esta nueva normalidad incipiente, y una vez que la emergencia sanitaria esté contenida, los mundos presencial y virtual van a complementarse y potenciarse, con cambios de hábitos en las personas y las organizaciones, nuevos modos de trabajar y producir, con mayor foco en el bienestar social y ambiental.

Para Telecom este nuevo mundo cada vez más digital ofrece una excelente oportunidad para seguir contribuyendo al desarrollo y adquisición por parte de la comunidad de las competencias digitales vinculadas a la educación y al mercado IT", agrega. "Además, el cambio cultural, la diversidad, la reducción de la brecha de género, la generación de empleo y el cuidado del planeta, entre otros, son temas prioritarios", explica López Matheu.

Por su parte, desde Telefónica Movistar, Agustina Catone, directora de negocio responsable y ética corporativa, asegura que el rol de la tecnología es encontrar eficiencias para optimizar las actividades económicas y sociales, impulsando un modelo más inclusivo, con igualdad de posibilidades para que nadie se quede atrás. "Creemos que las posibilidades que abre esta revolución digital son enormes y debemos aprovechar su potencial para contribuir a mejorar la calidad de vida y bienestar de las personas", agrega. Para la ejecuiva de Telefónica el gran desafío es avanzar en una articulación público privada, con acciones enfocadas en el desarrollo de la digitalización, llevando a la región a un modelo más sostenible en todos los frentes.

ESFUERZO Y COMPROMISO

Bajo estas dos premisas se mantuvieron las iniciativas de RSE de las empresas durante 2020. "Fue un año atípico, la oleada de incertidumbre y crisis sociales representaron para algunas empresas, la oportunidad de intensificar la mirada y el compromiso respecto de la responsabilidad y sustentabilidad social.

Lo que más vimos fue el esfuerzo por cuidar y acompañar a sus propios colaboradores de la mejor manera posible atendiendo las necesidades y también las posibilidades del negocio. También hubo interés por ayudar al prójimo con acciones concretas", explica Martín Okoskyn, gerente de RR.HH. de Paradigma Sociedad de Soluciones. "En nuestro caso, nos propusimos mantener el compromiso acompañando a las ONGs que apoyamos con proyectos que los ayuden a organizarse mejor y lograr más resultados", agrega.

Coca-Cola fue una de las empresas que buscó superar los desafíos de un año atípico y se enfocó en brindar ayuda y asistencia a las comunidades en la emergencia sanitaria. La marca puso en marcha la iniciativa #JuntosHacemosladiferencia que tuvo como eje el apoyo económico a la Campaña "Argentina nos Necesita" de la Cruz Roja para la compra de insumos médicos, donación de producto a comunidades vulnerables y centros de salud (a la fecha lleva donados más de 2.000.000 de litros de bebidas) y el fortalecimiento de los programas de acceso a agua segura y de higiene activa en todo el país.

En julio también lanzó el programa "Estemos abiertos", un plan de reactivación económica orientado a la recuperación de pequeños comercios, donde con una inversión de $ 770 millones brindó asistencia a más de 25.000 kioscos y almacenes de todo el país.

"El 2020 será recordado como el año en el cual, a partir de la pandemia y gracias a la digitalización, el mundo se reinicia, pasando de un modo presencial a uno virtual, avanzando hacia un modelo más sostenible y sustentable", dice Catone.

Entre las acciones más importantes de la empresa durante estos meses se destaca la conectividad a hospitales, ampliaciones para servicios de emergencia 107, 148 y gestiones para la plataforma 0800 de instituciones de salud o entidades bancarias, el servicio Zero Raiting al portal educativo Educ.ar del Ministerio de Educación y a diferentes universidades del país.

Además, impulsó campañas de prevención de violencia de género, y teniendo en cuenta la problemática social, Movistar donó $10 millones a la campaña solidaria #SeamosUno y la Fundación Telefónica Movistar otros $25 millones a la Cruz Roja Argentina.

Por su parte, Telecom continuó con su programa "Nuestro Lugar" con propuestas gratuitas y on line para potenciar las competencias digitales niños, adolescentes y docentes. Además, dado que los oficios IT, de rápido aprendizaje, tienen un alto requerimiento en el mercado de trabajo, más de 800 jóvenes de todo el país participaron de cursos gratuitos en un formato online en vivo dictados por Telecom.

La empresa recibió el reconocimiento de la Bolsa de Nueva York (NYSE) por las iniciativas de valor social como la conectividad para hospitales de campaña, bonificación de servicios a más de 500 hospitales y centros de salud en todo el país, a la Cruz Roja Argentina y al Banco de Alimentos, ampliación de capacidad de servicios para las líneas de emergencia, bonificación de datos móviles para el uso en más de 2.900 plataformas educativas, bonificación de servicios a más de 11.000 establecimientos educativos, entre otros.

Mientras que, durante este año, Cervecería y Maltería Quilmes puso en marcha un plan de transformación para acompañar a los argentinos. "Utilizamos el alcohol de nuestras cervezas para hacer alcohol sanitizante al 70% para donar a instituciones de salud en todo el país. También transformamos nuestra cebada cervecera en pan para donar a las personas en situación de vulnerabilidad, y convertimos el plástico en camas para hospitales y máscaras para protección médica", explica Vanesa Vázquez, gerente de sustentabilidad.

Otra de las empresas que impulsó acciones para acompañar a la sociedad es L'Oréal Argentina. "Puntualmente este año estamos orgullosos de haber podido sumarnos a la iniciativa de fabricar 95.000 unidades de alcohol en gel que fueron donadas, pero, además, la compañía colaboró con los salones y peluquerías para ayudarlos en este difícil contexto: congeló pagos de clientes, realizó capacitaciones digitales en protocolos de seguridad y formaciones de peluquería, se asoció y promovió Compra Futura, y promovió el desarrollo del e-commerce. También adaptamos Belleza por un futuro, el programa de capacitación gratuita en peluquería y maquillaje que promueve la inserción laboral de personas en situación de vulnerabilidad social, a una modalidad virtual y 125 alumnos están hoy próximos a terminar su cursada 2020", explica Mariana Petrina, CCO de L'Oréal Argentina.

BALANCES POSITIVOS

Toyota Argentina también se mantuvo activa en sus acciones de RSE enfocadas en la atención de las necesidades de la comunidad. Eduardo Kronberg, gerente general de RSE de la marca, cuenta que se donaron 40.000 barbijos a hospitales públicos de todo el país, la marca participó de la campaña #SeamosUno, con el objetivo fue cubrir las necesidades de cuatro millones de personas, con el armado de un millón de cajas con productos alimenticios y de higiene.

Por otra parte, se donaron al gobierno nacional seis pick-ups Hilux 4x4, adaptadas como ambulancias con equipamiento de alta complejidad para cuidados intensivos; se entregaron en préstamo 25 vehículos de apoyo logístico al Ejército Argentino y a los municipios de las zonas de influencia de la planta de Zárate.

Supermercados DIA también se enfocó en tratar de mitigar el impacto económico de la pandemia en los colectivos más vulnerables, por eso donó 25.000 kilos de alimentos y productos de primera necesidad a hospitales públicos y municipios del Gran Buenos Aires, una de las zonas más afectadas por el COVID-19. También colaboró a través de DIA Solidario con Aldeas Infantiles SOS con la donación de 20.000 kilos de alimentos esenciales -como leche, arroz y fideos-, y otros productos de primera necesidad.

Por su parte, Juan Pablo Barrale, gerente de asuntos corporativos CCU Argentina, asegura que los tres objetivos de la compañía desde el principio de la pandemia fueron "cuidar a nuestras personas, mantener activa nuestra producción y venta, y estar cerca de las comunidades", objetivos que lograron cumplir.

"En nuestras comunidades, fuimos activos con asistencia en los municipios donde tenemos oficinas y plantas productivas y donamos 100.000 kg de alimentos, además de grandes cantidades de alcohol en gel producido por nuestro equipo y un co-branding con Unilever para elaborar un alcohol desinfectante que se donó a la Cruz Roja", asegura Barrale.

Además, por ejemplo, Heineken está llevando adelante una campaña en donde la marca decidió migrar la publicidad en vía pública directamente a las fachadas, ventanas y persianas de bares y restaurantes, contribuyendo como un ingreso extra para hacer frente a sus gastos fijos y alentándolos a mantener sus puertas abiertas.

Para Greta Kalnay, gerente de RR.HH. de Familia Bercomat, el año que viene más que nunca necesita del ejercicio de un liderazgo empresarial comprometido que ayude a paliar la crisis socio económica que deja esta pandemia. "Se necesitará fortalecer las alianzas intersectoriales, nos obliga a repensar nuestro modelo de inversión social y la forma de adaptarnos a las crisis", asegura. Durante 2020, Bercomat continuó con Vaz, el proyecto fundado en 2015 con Techo y destinado al noreste argentino, que se plasmó en la campaña de donaciones #YOMESUMO, "con la que se distribuyeron insumos básicos de alimentación e higiene a ocho proyectos del noreste argentino con los que venimos trabajando hace años", aclara Kalnay.

 

Noticias del día

Compartí tus comentarios