El Cronista Comercial

Cuál de los índices que intentan posicionar al arte como inversión es el más representativo

La expansión del mercado del arte desde hace décadas motivó que muchos intenten generar índices que muestren que es una inversión, que supera al real estate y a las bolsas

por  IGNACIO GUTIÉRREZ ZALDÍVAR

Especial para El Cronista.

0
Néstor García, de KPMG:

El mercado de arte crece en cantidad y calidad desde hace décadas y muchos intentan generar índices que demuestren que es una inversión que supera al real estate y a las bolsas de valores.

Es imposible lograr alguno perfecto, pero se intenta lograrlo. El primer problema es que la mayoría del mercado es privado y se desconocen los precios y las operaciones y los índices que se realizan son solamente para las ventas realizadas en subastas (públicas), que son la minoría del mercado y además tienen un componente de comisiones que podemos estimar en un 20%. A diferencia de las operaciones financieras, que generalmente no superan el 1% de comisión de venta y además son liquidadas a las 24 horas, en las subastas de arte entre que se consigna la obra y se liquida la venta, suelen pasar más de cien días.

Uno de los índices más adecuados, en mi opinión, es el Mei Moses, creado por dos economistas de la Universidad de Nueva York y comprado por Sotheby’s hace casi tres años. Allí comparan más de 60.000 obras que han salido a la venta en forma repetida, y tienen información desde 1612, es decir más de 500 años.

Seguramente, los precios los deflacionan ya que promedio la inflación del dólar es cerca de un 3% anual. Aproximadamente, se incorporan 4.000 obras todos los años, que han sido vendidas también en subastas en el pasado. Comparado este índice con el Real Estate, el S&P y Dow Jones, el arte lleva la delantera como beneficios de inversión. Pero “no todo lo que reluce es oro”. Además de las mayores comisiones en el negocio del arte, también solamente el 8% de lo que se vende tiene un antecedente de venta en subasta anterior, a diferencia de los inmuebles donde el 90% tiene de antecedente una venta anterior. Creo igual que este índice Mei Moses da una orientación para aquellos que desean colocar una parte de sus inversiones en arte. Es muy llamativo y tentador ver que el índice nos marca un 8,8% anual acumulativo en sus números positivos en el arte y más del 15% en lo denominado Contemporáneo y Posterior a la Segunda Guerra. Hay algunos artistas con valorizaciones enormes como es el caso de Jean-Michel Basquiat que promedia un 17% anual, con algunas locuras como una obra vendida en 1984 en u$s 19.000 y revendida en 2017 en u$s 110 millones. También hay otros informes, como los de ARNET, que nos muestran las ventas en 4500 casas de subasta en el mundo y atesoran las ventas de diez millones de obras.

Hace 50 años que me dedico al negocio del arte, la primera década como mero aficionado, y los últimos 42 años como marchand y para poder tener certeza en el negocio tuve que crear mi propio índice para orientarme en las compras y en la fijación de los precios de venta. En muchos casos me fue útil, pero ante los vaivenes de la Argentina, siempre se vuelve a que el precio lo fija la libre oferta y el mercado. En épocas como las actuales, con tasas en pesos que rinden más del 50% anual, o inversiones en bonos del país que promedian el 10%, solamente compran arte aquellos que tienen un excedente de liquidez, que generalmente es cuando ejecutan alguna de la inversiones que han realizado en bancos o en la bolsa. El arte de los argentinos es muy barato y con precios muy alejados de los internacionales, pero su valorización está atada a la suerte de nuestro querido país.

La mayor rentabilidad del arte está en su disfrute y ahí no entra en juego ni la inflación ni la recesión. Vivir con arte es un privilegio que le deseo a todos aquellos que nos leen.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo