El Cronista Comercial

Inmuebles corporativos ¿cómo protegerlos de posibles fraudes?

Los estafadores también rondan el mundo empresarial. Expertos en este tipo de delitos explican como evitarlos.

Inmuebles corporativos ¿cómo protegerlos de posibles fraudes?

El fraude de origen corporativo está basado en la manipulación de los estados financieros de una organización para esconder, tergiversar o falsificar la situación económica de la misma, con el objetivo de engañar a un grupo de personas o usuarios de los estados financieros. En general, los usuarios son inversores, accionistas, acreedores, clientes, proveedores u otros stakeholders y el delito es cometido "por equipos de personas con capacidad de decisión", como junta directiva, gerentes, socios o accionistas.

En Argentina, la Ley 27.401 de Responsabilidad de Personas Jurídicas obliga a empresas que tienen relación con el Estado a implementar controles para prevenir y detectar situaciones irregulares y/o fraudes.

"El fraude corporativo es un delito", señala Martín Ghirardotti, ex presidente del Instituto de Auditores Internos de Argentina y a nivel mundial tiene una leve tendencia hacia la baja.

"Si bien es un flagelo difícil de erradicar - asevera- la tendencia es ir hacia la transparencia y castigar fuertemente toda forma de fraude. En Latinoamérica queda un largo camino a recorrer, ya que se deben sancionar más normas relativas y la justicia es muy ineficaz a la hora de castigar a los defraudadores.

Compra y venta de inmuebles

En cuanto a fraudes por compra y venta de inmuebles, "se trata de uno de los fraudes menos probables, dado que existen maneras de controlarlo eficientemente. Sin embargo, es menester implementar un ambiente de control interno adecuado", dice el licenciado Claudio Scarso, gerente de auditoría interna del Banco Galicia, miembro del IAIA e IDEA y expositor internacional. "En estos momentos las empresas que poseen robustas auditorías Internas, áreas de compliance, códigos de ética y conducta, gobiernos corporativos adecuados y razonable, control por oposición, logran mitigar estos riesgos".

Diego Bleger, socio a cargo de Forensic Sud America KPMG Argentina, explica que "en el manejo de los inmuebles corporativos, el fraude se puede dar entre la persona que administra los inmuebles de la organización y los dueños de los predios a través de los alquileres. Un ejemplo es la suba artificial del valor del inmueble generando un retorno irregular".

Protección

"Lo más conveniente es que en las negociaciones de compra/venta o alquiler, se involucre a la mayor cantidad de gente posible y que se pueda contratar algún intermediario de renombre que garantice la transparencia de las transacciones. Asimismo, las decisiones se deben tomar entre varias personas y no dejarla en una sola persona", sostiene Bleger.

La mejor herramienta "es un buen servicio de línea ética, donde empleados o terceros ajenos a la organización puedan denunciar en forma anónima cualquier clase de irregularidad o conflicto de interés motivando una investigación".

Para Ana Simeone, directora de la compañía de inmuebles corporativos que lleva su nombre, lo más conveniente es que la persona que desea protegerse "se informe acerca de los protocolos y mecanismos de protección de datos que prevé la inmobiliaria contratada o dentro de la empresa, que el o la empleada conozca cómo actúa la compañía ante un fraude y que la compañía instrumente un mecanismo interno de denuncias. La falta de confidencialidad puede causar pánico entre los empleados de la corporación que desee reestructurar sus activos inmobiliarios, o permitirle a la competencia que conozca los planes de expansión o retracción de la compañía, lo que podría producir un enorme daño a la empresa cuando tome la decisión de venta o alquiler de un inmueble corporativo".

En el caso de Fideicomisos, "recomendamos que consulten con los abogados de quienes van a comprar o alquilar", afirma Simeone

"Si finalmente el fraude interno se produjera, el dueño de la compañía deberá tomar los recaudos legales necesarios para deslindar responsabilidades. Pedir la actuación inmediata de una Task Force (formada por Prevención de Fraudes, Legales, Riesgo Operacional, Auditoría Interna y Recursos Humanos para investigar el hecho). A partir de este relevamiento surgirán debilidades, las que deberán ser mitigadas a los efectos que minimizar el riesgo en el futuro. Y si no fuera posible a través de cambios en los procesos operativos, debería generarse algún tipo de alerta disuasiva a través de herramientas de análisis predictivo. Y definitivamente, establecer las medidas disciplinarias a adoptar", remata Scarzo.

Shopping