El Cronista Comercial

Beneficios fiscales en Uruguay sirven pero no tienen "alto impacto", según inversores argentinos

La Asociación de Empresarios de la Vivienda de Argentina señala que las exoneraciones y otros beneficios son bien recibidos, pero que Uruguay es un país caro y pequeño, según el diario El Observador

Beneficios fiscales en Uruguay sirven pero no tienen

En momentos en que empresarios argentinos deciden radicarse en Uruguay, algunas empresas estudian la posibilidad de un traslado y hay interés de inversores por ese país, comienzan a aparecer opiniones contrarias al alto impacto en los negocios que prometen los beneficios fiscales uruguayos para capitales argentinos.

Según una nota publicada hoy en el diario El Observador, si bien la Cámara de la Construcción y la Cámara Inmobiliaria de Uruguay plantean que este país es atractivo debido a los incentivos que ha definido el gobierno de Luis Lacalle Pou muchas inversión no se concretaron

En parte se adjudica a las restricciones fronterizas pero además, los beneficios "no mueven la aguja" dijeron empresarios.

Miguel Ángel Camps, presidente de la Asociación de Empresarios de la Vivienda de Argentina (AEV) y presidente de la empresa de desarrollo de proyectos Argencors, comentó a El Observador que en la asociación no están recibiendo mayores inquietudes al respecto y que no es tan fácil para los argentinos invertir en Uruguay.

Camps señaló al diario de ese país que los beneficios fiscales que plantea Uruguay son interesantes, aunque no definitorios, en el sentido de que hay otros aspectos que están pesando en contra. “El costo de la construcción en Uruguay es muy elevado, los costos anexos a la construcción son pesados, como ser el BPS que le exige al inversor buscar sistemas alternativos para bajar la carga de mano de obra”, dijo en la nota publicada. 

Entre lo más discutido, dijo que debe tenerse en cuenta un aspecto sobre el IVA, porque si bien lo quitan en la construcción, no está exento en la venta de la edificación o unidades. “Por lo tanto, el IVA simplemente se traslada en el tiempo hasta el momento de la escritura. Es una ayuda financiera más que una ayuda económica”, dijo Camps a El Observador.

“Pienso que los incentivos a la inversión en Uruguay son ingredientes interesantes, pero no movilizadores”, resumió.  

Camps consideró también que los empresarios argentinos que pueden optar por invertir en Uruguay son aquellos que no tienen una estructura fija en el país. “Los demás no se la pueden llevar al hombro, menos aún las industrias. Por más que quieran, no se puede”, comentó Camps.

"Las nuevas inversiones argentinas puede ser que pongan el foco en Uruguay, porque acá se cuida mucho la seguridad jurídica, pero al resto le es difícil. También hay algo que pesa y es que a Uruguay le falta volumen de mercado, es un mercado de poca escala y esto no tiene solución a corto plazo”, señaló. 

En su opinión, si vinieran a radicarse extranjeros a Uruguay, no solo argentinos, sino europeos o americanos, sería sí un atractivo real para invertir más en este país, pero eso no está planteado hoy por hoy. 

"Por lo pronto, temores a dobles tributaciones, zonas grises en las reglamentaciones y trámites engorrosos están pesando en los argentinos a la hora de invertir acá, aunque no por ello la balanza de los beneficios fiscales deja de ser tentadora", sentencia la nota. 

El Observador recuerda que en 2015, Argencor levantó Anastasio Hotel & Beach Club, un resort en José Ignacio, que amplió su capacidad en 2019, llegando a un total de 59 apartamentos. 

“Para ese hotel, los beneficios fiscales resultaron convenientes en la medida en que el proyecto no significó vender unidades. El IVA de la venta quedó pendiente para un eventual futuro, eso hizo que el beneficio se convirtiera casi en un beneficio económico por el alivio de los costos”, explicó Camps. 

Dicho resort, como todo el sector turístico y hotelero, resultó afectado con el cierre de fronteras en esta temporada. En tal sentido, en Anastasio bajaron las aspiraciones, redujeron costos y redefinieron la estrategia al dirigirse al público uruguayo y no extranjeros. “Este año vamos al mercado charrúa”, dijo Camps en el artículo.