El Cronista Comercial

Vacaciones de invierno: a 40% de los trabajadores les cuesta desconectarse

Así lo asegura un informe de una compañía especializada en Recursos Humanos. Otros estudios confirman el dato y aseguran que la mayor dificultad se presenta entre los jóvenes.

Ford, GM y Toyota: la nueva troika que lidera Adefa

Dos de cada cinco trabajadores tienen problemas para desconectarse de sus obligaciones laborales durante las vacaciones y casi el 40% necesita al menos dos semanas para hacerlo. Así lo asegura un análisis realizado por Bizneo HR, compañía española de Recursos Humanos especializada en el desarrollo de software de reclutamiento y selección de personal.

"El restante 60% dice necesitar al menos una semana entera para conseguir 'olvidarse del trabajo'. Esta problemática es un mal que aqueja en mayor medida a las mujeres, en un 2% más", apunta el informe.

Asimismo, de acuerdo a Bizneo HR, a las profesiones que requieren de un título universitario para ejercer les cuesta desconectarse un 13% más que al resto, seguidas de aquellos que alcanzaron sólo un nivel de educación relacionado a cursos de formación profesional y bachilleres.

Para la mitad de los argentinos, la estabilidad laboral es lo primero para quedarse en un empleo

La seguridad laboral es la principal razón para que los argentinos permanezcan en sus empleos , según un reciente estudio de la consultora , que dio a conocer que el 49% de casi 4000 encuestados respondió eso.

"De este último dato, se desprende la idea de que a mayor responsabilidad en los puestos de trabajo y a mayor grado de formación, mayor es la dificultad para realizar el corte con las actividades laborales", señalaron desde la empresa.   

De igual modo, la investigación indica que la edad influye en esta desconexión: son los jóvenes de entre 25 y 35 años quienes están más enganchados al trabajo, pese a desarrollar otras actividades, propias de la juventud misma. "Resulta curioso. En esta etapa, nuestras inquietudes laborales cambian y pasan de la preocupación por la superación profesional a la toma de decisiones vinculadas al crecimiento, la especialización y la estabilidad. Esta situación dificulta la desconexión", detalló la firma de Recursos Humanos.

Son varios los estudios que afirman que muchos empleados no logran "desenchufarse" en su período de descanso. Para la empresa de Recursos Humanos Randstad, uno de cada cuatro no lo consigue y son los menores de 25 años los que muestran la mayor dificultad, que escala al 30,8% de los casos analizados.

Por su parte, una investigación de la filial local de la consultora Adecco sostiene que sólo 3 de cada 10 ejecutivos logran desconectarse durante sus vacaciones. "Cuano les preguntamos si este tiempo les alcanza para relajarse y recuperar energías, las respuestas fueron parejas: el 53% de los ejecutivos admite que sí, mientras que un 47% reconoce que no le es suficiente", detallaron desde Adecco Argentina, al tiempo que agregaron que "el 35% mantiene el teléfono y el mail abierto por cualquier cosa y el 32% está disponible sólo en casos de emergencia".

La edad influye en la desconexión: son los jóvenes de entre 25 y 35 años quienes están más enganchados al trabajo

En tanto, la consultora Hays asegura en un relevamiento reciente que el 57% de los profesionales sigue atento al celular o computadora, chequeando mensajes de trabajo. Según los expertos consultados por Hays, existen cuatro motivos que reflejan la poca desconexión de los trabajadores: la tecnología, que hoy permite estar al tanto de lo que ocurre desde cualquier lugar del mundo; el miedo a ser reemplazado, un temor que crece frente a la digitalización y la robotización; la percepción de que estar permanentemente ocupado es visto como algo positivo; y la mentalidad impuesta en los más chicos por encontrar un propósito en su trabajo, que puede conllevar a una presión innecesaria.

"Por eso, hacer un paréntesis es sumamente importante, tanto desde el punto de vista de la salud como del de las relaciones sociales. Y es que seguir enganchado al trabajo puede acabar pasándonos factura. Es posible que esta actitud genere problemas de dependencia o que derive en trastornos como la ansiedad y el síndrome del Burnout. Es clave darse tiempo para realizar actividades placenteras, exentas de la presión asociadas a nuestra carga diaria. Nuestros seres queridos, asimismo, pueden verse afectados por esa dependencia", explicaron desde Bizneo HR.

El documento concluye que, aunque se consiga desconectarse al menos durante unos días de las vacaciones, luego vendrá otro problema: el síndrome postvacacional que, tal y como indica la compañía, afecta a casi el 38% de los trabajadores. "El retorno suele convertirse en una situación muy estresante para muchas personas, manifestándose en forma de estrés, desánimo y falta de adaptación a la rutina. Otras señales que suelen aparecer son complicaciones para conciliar el sueño, ataques de pánico, ansiedad, dolores de cabeza y malestar general", afirmaron desde la firma con sede en el país ibérico.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo