El Cronista Comercial

Vacaciones 2021: qué precios tendrán los alquileres en la Costa

Sólo en Cariló ya se fijaron los valores y registran reservas, al mismo ritmo que la temporada pasada. Se trabajan en protocolos y las personas consultan para alquilar más tiempo, en función de los meses de encierro. 

Vacaciones 2021: qué precios tendrán los alquileres en la Costa

En la Costa Atlántica aún hay pocas certezas de cara a la próxima temporada de verano. Sin embargo, las inmobiliarias son optimistas y creen, al igual que el ministro de Turismo, Matías Lammens, que habrá temporada, aunque adaptada a la pandemia de Covid-19, con estrictos protocolos. Y están trabajando en ese sentido.

En muchos balnearios aún no hay precios fijados, pero, en general, las inmobiliarias están sugiriendo a los propietarios ajustar de 30% a 40% los valores, según el destino de la Costa. Por lo pronto, por las primeras consultas y reservas, ya vislumbran que las estadías serán más largas que lo habitual: si solían alquilar 15 días, ahora se inclinan por un mes, y los que optaban por una semana, eligen las quincenas, algo que las inmobiliarias buscarán además incentivar, ya que deberán realizar una total desinfección en el recambio de huéspedes.   

Cariló es uno de los balnearios que más avanzó a la hora de fijar precios y recibir reservas, ya que tradicionalmente suele anticiparse a la hora de ofrecer propiedades, al tener menos oferta de viviendas que Pinamar o Mar del Plata. 

Esta temporada están sucediendo dos cosas. A pesar de la incertidumbre, ante la incierta evolución del covid-19, ya tenemos entre el 20% y el 25% de las propiedades reservadas, un nivel similar al año pasado para esta época. Pero, al mismo tiempo, vemos que algunos propietarios nos avisan que en enero no van a alquilar sus casas, porque quieren usarlas ellos. Hace tiempo que no pueden venir y quieren aprovechar ellos mismos su propiedad para disfrutar del verano”, comenta Jorge Santamarina, de la Inmobiliaria Santamarina, de Cariló. 

Las casas que ya están en alquiler en Cariló ajustaron un 40% los precios con respecto a la temporada pasada, en función de la inflación esperada, si bien algunos propietarios aún no fijaron los valores. Por ejemplo, una casa de tres dormitorios y dos baños, estándar, no muy cercana a la playa, cuesta $ 200.000 todo el mes de enero y de $ 120.000 a $ 130.000 la quincena de ese mes. Una casa de tres dormitorios, más cuarto para huéspedes y pileta climatizada, entre el centro comercial y la playa, cotiza entre u$s 2500 y u$s 3000 la quincena de enero y u$s 5000 el mes. Y de igual cantidad de cuartos, con pileta y frente al mar, puede cotizar entre u$s 8000 y u$s 10.000 todo enero. “Las de mayor categoría y las que están ubicadas en la primera o segunda línea del mar, se alquilan en dólares”, aclara Santamarina. 

Pero este año también se ve otro cambio: “Notamos que los clientes que solían alquilar 15 días ahora buscan hacerlo todo el mes. Después de pasar gran parte del año encerrados, por el aislamiento, buscan aprovechar y quedarse más días”, explica. Y aclara: “En todos los casos, se fija en el contrato una cláusula por la pandemia: si llegada la temporada hay alguna restricción para circular a nivel nacional, que impide el traslado para usar la propiedad, se devuelve la seña”.

En Pinamar, donde hay más propiedades en oferta, las inmobiliarias sugieren a los propietarios ajustar de 30% a 40% los precios, en función también del estado de la vivienda. “Hay muchas consultas, pero los valores en general no se acordaron todavía y, ante la falta de precio, hay aún pocas reservas para Pinamar y Valeria del Mar”, cuenta Claudia Liscio, presidente del Centro Profesional de Martilleros y Corredores Públicos del Partido de Pinamar. “En Pinamar se trabaja con menor antelación que en Cariló, porque hay más propiedades. Y las consultas son por estadías más largas que otros años. En Valeria, donde se suele alquilar mucho por semana, ahora se pregunta más por la quincena. Y esto se adapta al plan que tenemos en las inmobiliarias de toda la Costa: por un tema de protocolo sanitario, tenemos que dejar dos días libres para desinfectar bien la propiedad entre un cliente y otro; por eso, la idea es no alquilar por menos de 15 días”, explica Liscio.

En toda la Costa, están trabajando en los protocolos, que elevan primero al Municipio, para que luego pase a Provincia y, más tarde, a la Nación, de modo de definir cómo operarán. 

Por lo pronto, todos definieron cómo serán las quincenas, para contar con el tiempo necesario para la desinfección total: la primera de enero irá del 30 de diciembre al 14 de enero; la segunda, del 16 al 31; la primera de febrero, del 2 al 16 y la segunda, del 18 al 4 de marzo. 

Los agentes inmobiliarios coinciden en que los protocolos serán exhaustivos y que la limpieza requiere más tiempo del habitual, al tener que desinfectar todos los elementos de la propiedad, incluso picaportes o controles remotos, algo que no solía hacerse. 

“Los comentarios políticos a veces no ayudan a la demanda; cuando en un título un funcionario pone en duda la temporada, mucha gente no se anima a alquilar”, advierte Liscio. 

En Mar del Plata aún tampoco se fijaron los precios de las propiedades. Pero ven tendencias en la demanda similares a la de otros balnearios. “Creemos que habrá temporada, somos optimistas y estamos trabajando en el protocolo. Los precios se fijarán recién a fines de septiembre, pero estimamos que la sugerencia será ajustar un 30%, en función de que se calcula en 40% la inflación del año. Sin embargo, creemos que el propietario ganará casi el mismo dinero que la temporada pasada, por los costos de la desinfección total y los días libres, sin alquiler, para realizarla”, aclara Miguel Ángel Donsini, presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata.

“Estamos trabajando en los protocolos; ya se definió que esta temporada los alquileres serán como mínimo de siete días; antes se solía alquilar también por cuatro días, pero este verano no se podrá, porque se necesita un día en el medio, en el recambio, para desinfectar”, comenta. “Quienes alquilen por inmobiliaria podrán quedarse tranquilos que un profesional va a garantizar la desinfección de la propiedad, con el aval de cada colegio departamental, que entregará los protocolos, una vez aprobados, a cumplir”, explica Donsini.

Y considera que este verano se verán también otros cambios. “Creemos que cambiará un poco la mentalidad de la gente; quienes alquilaban departamentos se inclinarán más por casas, más alejadas del centro, por el norte o sur, para tener más espacio y estar más al aire libre, en lugares más tranquilos, después de tanto encierro durante el año”, cuenta Donsini.  

La Costa Atlántica había vivido una buena temporada este año, cuando aún apenas se conocía el coronavirus como un virus lejano, que recién cobraba notoriedad en China. Sin ser excepcional, la temporada venía mejorando año a año y este verano registraron buenos niveles de reservas, a tal punto de ser la mejor de, al menos, los últimos cinco años. En parte, gracias al tipo de cambio y la pérdida de poder adquisitivo: a la fuerte devaluación de 2018 y 2019, se sumó en diciembre el impuesto País, con un recargo de 30% para gastos en dólares, que alejó a más argentinos de la posibilidad de vacacionar afuera.

Para este verano, si bien hay pocas certezas sobre el avance de la pandemia, ante un escenario controlado, se estima que no muchos saldrán del país y elegirán destinos locales, más cercanos, accesibles en valores y seguros en términos sanitarios.

Este martes, fuentes del Ministerio de Turismo, que conduce Matías Lammens, aseguraron que habrá temporada de verano en el país, pero adaptada a la pandemia con protocolos, en virtud de la importancia que el turismo tiene para muchas localidades en el país y del fuerte golpe que recibió el sector por el coronavirus.

Shopping