El Cronista Comercial

Aún con muy pocas reservas, cuánto cuesta alquilar en la Costa

La demanda se encuentra hasta un 95% por debajo de 2019. La falta de definición sobre los protocolos traba la posibilidad de cerrar operaciones y el interés en el programa PreViaje no se traduce en más reservas. Dónde se consigue la mayor oferta disponible y a qué precio 

Vacaciones 2021: aún con pocas reservas, cuánto cuesta alquilar en la Costa

Aunque faltan solo dos semanas para el arranque de la temporada turística, que empieza el 1° de diciembre, y casi un mes para el inicio del verano, todavía hay poca demanda para vacacionar en la Costa Atlántica.

Pese a la flexibilización de la cuarentena y la confirmación de que se podrá viajar en el verano, el nivel de reservas y alquileres en las playas bonaerenses se encuentra hasta un 95% por debajo de la temporada pasada.

En el sector, ya aseguran que la afluencia de turistas será considerablemente más baja que la de años anteriores. Según una encuesta de Adecco, el 53% de los argentinos no quiere tomarse vacaciones y prefiere quedarse en su casa, mientras que el 47% admite que su situación económica actual no le permite viajar. 

La condición de alquilar una propiedad por un mínimo de siete noches también desalienta a viajeros acostumbrados a escapadas de tres o cuatro días. Dato no menor es la prohibición del uso del aire acondicionado en hoteles. 

"A diferencia de otros años, el movimiento comenzó a principios de noviembre. Esperamos que crezca en las semanas próximas", dice Federico Scremin, presidente del Ente Municipal de Turismo (Emtur) marplatense.

En "La Feliz", la cantidad de alquileres concretados hasta la fecha es un 50% inferior a la del año pasado en esta época. "Esperamos la mitad de ocupación que en 2019", anticipa el presidente del Colegio de Martilleros marplatense, Miguel Ángel Donsini, y aclara que muchos contratos provienen de familias y parejas que vacacionan en esta ciudad habitualmente. En otras localidades balnearias, como Pinamar y Cariló, proyectan una ocupación similar. 

En los hoteles, el panorama es incluso peor: ninguno supera el 5% de su capacidad, según Eduardo Palena, vicepresidente de la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica (AEHG). "Hay incertidumbre. Mucha gente aún no tomó una determinación", explica.

Palena advierte las dificultades que existen para concretar operaciones, pese a la elevada cantidad de consultas que se registran a diario. Los hoteleros le exigen a la Provincia definiciones en cuanto a los protocolos, que se están terminando de diseñar, la principal traba que frena a los interesados.

"Nos guiamos por los nacionales, porque no están listos los provinciales, que buscan ser más estrictos. Todavía estamos discutiendo el desayuno en los salones. El criterio difiere de los alquileres extrahoteleros, donde prácticamente no habrá ningún control", considera el representante de AEHG. 

El programa Previaje, la preventa que lanzó en octubre el Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación con un reintegro del 50% en viajes por la Argentina, incrementó el interés, pero generó pocas operaciones. "La iniciativa es alentadora, pero la demanda no responde como hubiésemos querido. Las reservas son escasas, producto de la pandemia y la caída del poder adquisitivo", opina Graciela Fresno, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra).

"Esperábamos que tuviera un mayor impacto. La extensión es limitada. En unos días se termina", acota Palena, a lo que el titular del Colegio de Martilleros marplatense añade: "Dejó afuera a los alquileres".

Precios y disponibilidad

La demanda se concentra en la primera quincena de enero. La segunda mitad del mes será "más tranquila", al igual que febrero. En el sector aclaran que no hay mayores problemas en la disponibilidad de la oferta, pese a que muchos propietarios este año no alquilarán sus casas y departamentos.

"La oferta es amplia y está distribuida. Quedan pocas casonas con piscina, pero hay que tener en cuenta que en la Costa hay pocas así", sostiene Donsini. Por su parte, Palena comenta que los hoteles de cuatro y cinco estrellas son los más solicitados.  

Comparado a la anterior temporada, los precios aumentaron alrededor de un 30%, acorde a la sugerencia de los corredores inmobiliarios.

En Mar del Plata, la quincena en un monoambiente situado en el centro parte desde los $ 23.000, mientras que los departamentos de dos y tres ambientes rondan en los $ 30.000 y 35.000, respectivamente. En Pinamar y sitios aledaños, los departamentos más baratos, de un ambiente, cuestan $ 45.000 aproximadamente. Se consiguen de dos desde $ 65.000 y de tres a partir de los $ 80.000.

Las casas más económicas en la Costa, en cambio, ascienden a 150.000 la quincena. En los casos de las más top, llegan a $ 1 millón.