El Cronista Comercial

Unilever cerró una fábrica en La Rioja

Es la planta de Arisco, donde producía salsas y aderezos. Explicó que fue por la caída de actividad. 

Unilever cerró una fábrica en La Rioja

Unilever confirmó el cierre de la planta de su controlada Arisco, en La Rioja, donde producía salsas y aderezos, categorías en los que la angloholandesa, en el mercado local, compite con las marcas Hellman’s, Fanacoa, Savora y Heinz. La decisión implica el despido de 120 personas.

“La industria alimenticia está atravesando un período de estancamiento desde hace varios años, debido a la caída generalizada del volumen de producción, como consecuencia de la desaceleración local en los niveles de consumo”, explicó Unilever, en el comunicado a través del cual informó el cierre. “En este contexto, las compañías debemos afrontar procesos de reingeniería de las operaciones industriales, a fin de mantener la viabilidad y sustentabilidad del negocio”, agregó.

En ese sentido, informó que, en el caso puntual de la planta de Arisco, “la adecuación implica el cese de la operación productiva en la provincia a partir del día de la fecha y la consecuente reducción de 120 puestos de trabajo”.

“La compañía, históricamente, ha buscado alternativas ante contextos adversos. Esta es una medida de última instancia, que se toma con suma responsabilidad, luego de haber analizado y agotado todos los cambios y adaptaciones en otros aspectos de la operación”, añadió.

Unilever aclaró que garantizará el pago del 100% de las indemnizaciones correspondientes por ley y que atenderá las situaciones particulares de los operarios afectados y el acuerdo de un paquete con beneficios adicionales.

En la planta de Arisco, se elaboraban mostazas, kétchup y salsas.

Hace un par de semanas, cuando anunció sus últimos resultados trimestrales, Unilever había advertido a sus inversores que debió cambiar los pronósticos sobre la economía argentina. En consecuencia, anticipó que las condiciones “hiperinflacionarias” del país se mantendrán por más tiempo del que había previsto.

La empresa había empezado a considerar a la economía local en esa categoría en el tercer trimestre de 2018. Sin embargo, esperaba que fuera por un plazo breve.

Entre junio y septiembre, declaró que sus ventas en la Argentina desaceleraron su caída y retrocedieron 4%, en contraste con el crecimiento de 3,2% que registró en la región. “La caída del volumen en la Argentina se desaceleró a medida que continuamos superando el desempeño en condiciones difíciles”, indicó la compañía.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo