El Cronista Comercial

Tras la quiebra, Latam avanza con su reorganización en los EE.UU.

Ahora, la firma de capitales brasileños y chilenos podrá poner fin a 31 contratos de arriendo de aviones, pagar impuestos y a proveedores críticos como así también hacer frente a las obligaciones con exempleados.

Tras la quiebra, Latam avanza con su reorganización en los EE.UU.

En la tercera audiencia desde que se acogió al Capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, LATAM Airlines se anotó un nuevo triunfo y consiguió avanzar en su proceso de reorganización, con la aprobación de las 25 mociones presentadas previamente. Es más, incluso el juez James Garrity dio el visto bueno a las cuatro solicitudes que tenían objeción.

Con esto, los representantes de la aerolínea de bandera chilena pudieron poner fin a los contratos de 31 aviones con ocho arrendadores y prestamistas, autorizar los pagos de impuestos y tasas, además de poder continuar con el desembolso a proveedores críticos dentro y fuera de EE.UU.

De todas maneras, el juez aún no firmaba los documentos oficiales hasta el cierre de esta edición, con la aprobación de las medidas antes mencionadas.

El punto de los aviones

Uno de los puntos más polémicos del proceso de reestructuración de Latam tiene que ver con la cancelación de los contratos adquiridos con los arrendadores que manejaban unidades de los fabricantes Airbus y Boeing.

En el pacto indicado ayer, a través de un escrito de 20 páginas, se incluye la devolución de aviones, motores, equipos relacionados y documentos de registros relacionados a los contratos rechazados.

Se especifica, además, que la "estipulación es efectiva desde la fecha de la solicitud hasta el 24 de julio de 2020 o, según corresponda, hasta que el equipo de la aeronave se devuelva a las contrapartes".

En la lista de aviones sujetas a esta moción aparecen tres modelos de la estadounidense  Boeing y el resto de la compañía europea Airbus. Con esto, Latam Airlines se compromete a "continuar llevando y manteniendo el seguro de casco y responsabilidad civil" de las unidades arrendadas.

Pagos de salarios

En la audiencia telefónica también se discutieron otros temas como los servicios, seguros, impuestos y gastos, además del programa de clientes.

Ahí se autorizó a los deudores a "pagar cualquier obligación a sus exempleados", así como "cualquier obligación futura que exceda el límite de prioridad sin una orden adicional de este tribunal".

La moción firmada por Garrity detalla: "Los deudores están autorizados, pero no están ordenados, a pagar las obligaciones y/o cumplir con sus obligaciones salariales y de beneficios para los empleados despedidos, de acuerdo con sus políticas establecidas y en el curso normal de los negocios, incluidos los montos adeudados a partir de la Fecha de Petición e independientemente de si tales obligaciones o pagos excederían el límite de prioridad legal establecido" en el Capítulo 11.

Con esto, la aerolínea podrá desembolsar las indemnizaciones y compensaciones a 2.000 excolaboradores que fueron despedidos antes y durante el proceso de reorganización que abrió la aerolínea el 26 de mayo.

La deuda total es de u$s $ 1,3 millones y se reparte de la siguiente manera: en Chile u$s 500.000; Uruguay u$s 550.000; Perú u$s 250.000; Colombia u$s 20.000; y EE.UU y España u$s15.000, respectivamente. Además, en la última semana la empresa decidió abandonar su operatoria en la Argentina tras tres balances en rojo y una mala relación con los sindicatos y el Gobierno nacional.

La urgencia de girar los pagos es porque en casi todos los países donde opera Latam hay un marco de tiempo legalmente establecido y está por acabarse. "El incumplimiento oportuno de estos requisitos podría someter a los deudores a sanciones administrativas y regulatorias, así como a posibles acciones de cobro por parte de los exempleados en los tribunales de empleo locales. Los posibles costos, la interrupción y la carga de estos posibles procedimientos supera con creces el modesto costo de la reparación solicitada", consignó la aerolínea en su moción.

Lo que viene

Después de esta cita, están fijadas la reunión de acreedores para el 16 de julio, y la audiencia general previa al juicio para el 30 del mismo mes.

A esa le siguen dos audiencias más, ya pautadas para el 19 de agosto y el 23 de septiembre, ambas a las 11:00 am, hora de Nueva York.

Shopping