El Cronista Comercial

Telecom reperfila u$s 330 millones para reanimar su plan de inversiones

Refinanció los vencimientos de 2020 y 2021 de préstamos con la CFI y el BID. Explicó que, como son agencias multilaterales de crédito, no están alcanzados por el súper cepo, sino que lo hizo para priorizar sus desembolsos. El programa, que preveía u$s 500 millones este año, estuvo en revisión tras la declaración de Internet, TV por cable y telefonía celular como servicios esenciales. Tras el canje de deuda, la empresa ya redujo en u$s 690 millones sus vencimientos del año próximo, que ahora suman u$s 350 millones

Telecom reperfila u$s 330 millones para reanimar su plan de inversiones

Telecom refinanció u$s 329,3 millones en vencimientos de préstamos que debía pagarle a la Corporación Financiera Internacional (CFI) y al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en lo que resta de 2020 y a lo largo de 2021. Además, pre-canceló u$s 40 millones del monto total pendiente de esos créditos.

Dado que se trata de compromisos con agencias multilaterales de crédito, no están alcanzados por las restricciones cambiarias que implementó el Banco Central para que las empresas argentinas puedan cumplir con sus pagos en el exterior, aclaró la operadora de telecomunicaciones, en notas enviadas a la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Así, en los últimos dos meses, la empresa ya redujo en u$s 690 millones su deuda financiera de corto plazo. Ahora, los vencimientos previstos para 2021 totalizan u$s 350 millones.

Las gestiones con la CFI y el BID habían comenzado ni bien Telecom cerró, a inicios de agosto, un canje de obligaciones negociables (ON) que tuvo una aceptación del 78%. En ambos casos, el objetivo fue descomprimir la presión de corto plazo sobre su caja para poder seguir con su programa de inversiones, de u$s 5000 millones, lanzado en 2018, y del que ejecutó más de u$s 3500 millones en los últimos tres años para potenciar la infraestructura y reconvertir sus sistemas.

"Gracias a esa inversión, nuestras redes pudieron gestionar exitosamente el incremento de tráfico exponencial registrado durante los últimos cinco meses y dar continuidad a los servicios para nuestros más de 29 millones de clientes", indicaron fuentes de la compañía.

“Dado el contexto, la sociedad ha decidido priorizar los fondos para su plan de inversiones”, explicó Telecom ahora, en las notas de anuncio de sus más recientes reperfilamientos.

Así, la compañía también envió otra señal al mercado. Un mes atrás, cuando el Gobierno declaró a la telefonía celular, la provisión de acceso a Internet y la televisión por cable como servicios esenciales, el CEO de Telecom, Roberto Nobile, anticipó que esa inesperada decisión obligaría a revisar su programa de desembolsos. El 19 de agosto, en el call de resultados del primer semestre, el ejecutivo le había explicado a sus inversores que el canje de ON cerrado a inicios de ese mes le había liberado caja para invertir unos u$s 500 millones este año. En la noche del viernes 21, 48 horas después de ese anuncio, Alberto Fernández firmó el decreto de necesidad y urgencia por el cual las telcos quedaron sometidas al control estatal.

En ese mismo call, Nobile –un ex Clarín que asumió su cargo en enero– y su CFO, Gabriel Blasi, anticiparon que habían iniciado conversaciones, tanto con los organismos multilaterales como con los bancos privados, para lograr condiciones de refinanciación similares a las conseguidas con sus tenedores de bonos.

La incertidumbre que provocó sobre el flujo de caja de Telecom la declaración como “servicio esencial” de las prestaciones que justifican casi el 100% de su facturación hizo que la reacción inicial de los bancos fuera interrumpir esas charlas.

Por lo pronto, TECO informó que efectivizó la refinanciación de cuatro préstamos. Dos son con la CFI. Uno, de hasta u$s 400 millones, tomado por su controlada –luego, absorbida– Telecom Personal, en octubre de 2016. El otro se firmó en marzo de 2019, por hasta u$s 450 millones.

Ambas partes acordaron modificar el esquema de amortización de los u$s 188,3 millones a vencer en 2021. Difirieron el 85% a un plazo entre 24 y 48 meses, con una pre-cancelación del 15% por más de u$s 28,25 millones.

En tanto, con el BID –y su banco de desarrollo, IDB Invest–, contrajo una financiación de hasta u$s 100 millones en 2017 y una de u$s 300 millones, en mayo de 2019. El 85% de los u$s 79 millones de capital a pagar en 2020 y 2021 se postergaron a entre 24 y 66 meses. Telecom pagó más de u$s 11,77 millones, como pre-cancelación del 15% restante.

Al 30 de junio de este año, Telecom registraba 23.515 empleados y 28 millones de clientes, entre sus servicios de telefonía fija, celular (Personal ), televisión por cable (Cablevisión ) e Internet (Fibertel). Al cabo del primer semestre, facturó $ 131.158 millones, un 1,4% menos que en la primera mitad de 2019. Su utilidad neta, $ 1961 millones, fue 79,9% inferior, principalmente, por el impacto de una mayor devaluación del peso en sus resultados.

En paralelo con esfuerzos de reducción de costos operativos que se acentuaron durante la pandemia de coronavirus –en el primer semestre, elevó su margen operativo al 37%, contra 34% de un año atrás–, Telecom trabajó en el alivio de su carga financiera, un stock de deuda que totalizó u$s 2600 millones al 30 de junio.

Un hito importante fue el canje de ON, con el cual difirió, a 2025, u$s 362,17 millones que vencían en marzo de 2021. Le ofreció a sus acreedores un cupón de 8,5%, más un pago en efectivo del 32%, por títulos cuya tasa era del 6,5% anual, lo que llevó a u$s 388,87 millones el monto a pagar en marzo de 2025.

El siguiente paso, habían adelantado Nobile y Blasi en el call de resultados, era la negociación con sus otros acreedores. Entre fines de 2018 y el primer trimestre de este año, la empresa recibió préstamos bancarios por unos u$s 1450 millones, entre entidades privadas y agencias multilaterales.

Además de la incertidumbre que puso sobre la industria la declaración de servicio esencial –la agencia Moody’s rebajó su nota crediticia y la puso en “perspectiva negativa”–, la negociación con los bancos privados del exterior estará afectada por las últimas decisiones del Banco Central.

Cuando anunció el súper cepo, la entidad también les exigió a las empresas que deban pagar deuda afuera entre el 15 de octubre y el 31 de diciembre elaboraran un plan de refinanciación, con el detalle de sus compromisos de capital. Aclaró que, en función de eso, accederán sólo al 40% de lo que necesiten, con un límite mensual de u$s 1 millón.

Shopping