El Cronista Comercial

Steven Kobos, presidente de Excelerate Energy: "No nos veo participando en un megaproyecto"

Para Steven Kobos, presidente y director general global de Excelerate Energy, el desarrollo de Vaca Muerta creará espacio para distintas plantas de licuefacción de gas, que coexistirán

Steven Kobos, presidente de Excelerate Energy:

Excelerate Energy, la encargada del barco regasificador Expedient que está amarrado en el puerto de Escobar, se prepara para reorientar su negocio hacia la licuefacción de gas, a medida que Vaca Muerta le permita a la Argentina disminuir o cesar las importaciones y exportar, cada vez, más volumen. Su presidente y director general global, Steven Kobos, estuvo en el país y dialogó con El Cronista.

La situación del mercado argentino de gas cambió desde que Excelerate instaló el primer barco en Bahía Blanca, en 2008. ¿Cómo reorientará su negocio con vistas por Vaca Muerta?

Nuestra función actual con el barco en Escobar es estar en reserva para los picos de demanda. Un desafío de Vaca Muerta es cómo aumentar a largo plazo la producción de gas en el verano. Estamos trabajando con otras empresas para licuar el gas. Buscamos un abordaje estacional que nos permita captar el producto en el verano, licuarlo y usarlo en invierno. Sería una reserva en el tiempo, un almacenamiento virtual.

¿Cómo se realizaría?

Proponemos instalaciones de corto plazo, que podrían licuar de forma escalable, a partir de 1 millón de toneladas de GNL por año, hasta 4 millones en un futuro. Este es el proyecto modular escalable que tenemos en estudio con Transportadora de Gas del Sur (TGS). Y la demanda sería una transportista o podríamos usar el mercado internacional como almacenamiento. Cuando la Argentina no necesita el gas, es el momento en que la mayor parte del mundo sí. Pensamos en vender ese gas y, luego, recomprar la misma cantidad.

¿Al mismo precio?

Lo más conveniente es el mercado spot, ya que la Argentina importó GNL durante los últimos 10 años y obtuvo mejores precios así que los que se lograron con contratos a largo plazo, que, muchas veces, están vinculados con los precios a largo plazo del petróleo. Muchos no entendieron que el mercado spot es una buena forma de adquirir GNL. El abordaje de la Argentina fue exitoso.

¿Por cuánto tiempo más imagina que Excelerate seguirá manteniendo el barco regasificador?

Excelerate se va a quedar en la medida en que la Argentina nos quiera acá. Hicimos muy bien las cosas en estos años y estamos listos para aportar al sistema. El país ahorró enormes cantidades de dinero al importar GNL en lugar de combustibles líquidos como gasoil y fuel oil, y las emisiones de dióxido de carbono se redujeron por esa sustitución (N.d.R.: según un resumen ejecutivo que elaboró la compañía, el Estado argentino ahorró un total de u$s 12.640 millones entre 2008 y 2019 con las importaciones de GNL).

El gasoducto de Vaca Muerta es una obra imprescindible y viene postergada. Con un riesgo país en niveles altos y sin posibilidades de financiamiento, ¿se complican sus planes de negocios?

Los gasoductos de gran alcance presentan desafíos en todo el mundo y son proyectos complejos e intensivos de capital. Conseguir la financiación adecuada es un punto crítico. Con el tiempo, no tengo duda de que se va a construir el de Vaca Muerta y tendrá explotación plena. Pero hasta que pase, lo bueno de las plantas modulares escalables es que están ahí cuando se necesitan.

¿Excelerate puede ser partícipe de la gran planta de licuefacción que quieren hacer los productores?

No nos veo participando en un mega-proyecto. En la medida en que Vaca Muerta se desarrolle, habrá espacio para distintos proyectos, que coexistirán. Hay ideas para Tierra del Fuego y Chile, además de Bahía Blanca. Todo será posible, si se explota el potencial. Estos proyectos necesitan gas asignado los 365 días del año, y competirán con la demanda del mercado interno. Un proyecto masivo de licuefacción debe funcionar todo el año para repagar la inversión de capital.

Shopping