El Cronista Comercial

Solo el 7% quiere mantener el home office todos los días

Lo revela una encuesta regional. Otro estudio local dice que el 82% quiere mayor flexibilidad

Solo el 7% quiere mantener el home office todos los días

La cuarentena obligatoria forzó a las compañías a implementar de urgencia un esquema de teletrabajo al que, en muchas ocasiones, se mostraban reacias antes de la pandemia. Luego de más de un mes de aislamiento, un estudio realizado por Contract Worplaces en toda América latina señala que solo el 7% de los consultados querrían mantener esta modalidad de home office permanente. En tanto un 11% preferiría volver a realizar sus tareas solo desde la oficina, y a un 82% de los encuestados le gustaría tener flexibilidad para optar por el lugar que le resulte más apropiado.

Este último dato está en sintonía con el relevamiento que realizaron en la Argentina las consultoras Whalecom y Mercer, que señala que el 82% de los consultados considera que adoptaría el teletrabajo si tuviera la posibilidad de elegir.

"Nosotros no preguntamos si a los empleados les gustaría hacer home office los cinco días de la semana. Creo que si esa fuera la pregunta, el porcentaje de respuestas afirmativas habría sido sensiblemente menor, porque la interacción cara a cara con los colegas también es algo que se valora mucho. Lo cierto es que lo habitual en las empresas que ofrecían este beneficio antes de la cuarentena era que se pudiera teletrabajar una o dos veces por semana", dice Liliana Moya, Change Manager Director de Whalecom.

La mayor flexibilidad alcanzada gracias al aislamiento, agrega Moya, llegó para quedarse. Antes de la pandemia solo el 38% de las compañías promovía el teletrabajo. Petróleo y servicios financieros eran las dos industrias menos entusiastas con la idea de permitir a su colaboradores cumplir con sus tareas desde un lugar que no fuera la oficina, con el concepto de que si el jefe no controla, el empleado no va a trabajar.

"Estos más de cuarenta días que ya llevamos en nuestras casas demostraron que ese argumento es falso. Las empresas tuvieron que permitir el home office porque, de lo contrario, su actividad se habría paralizado. Y así muchas compañías descubrieron que esta es una posibilidad más de organizar el trabajo", destaca.

Para prepararse de cara al futuro, cuando termine el aislamiento, las organizaciones deberán lograr una comunicación fluida y efectiva con sus colaboradores. Además, tendrán que trabajar en capacitar al management para gestionar a distancia y en el trabajo por objetivos.

Así, las empresas deberán repensar sus estructuras y tender a un organigrama más plano, que haga más ágil el trabajo. Además, también van a tener que replantear la organización espacial de sus oficinas y corroborar si la manera en que estaban organizadas hasta ahora es la correcta para lo que se viene en el futuro.

Antes de la cuarentena, solo el 38% de las empresas promovía el teletrabajo de manera activa

Desde el punto de vista de los trabajadores, el 63% cree que logró una mayor eficiencia en su trabajo, gracias a que logró más flexibilidad en los horarios, una mejor planificación del tiempo, más concentración y más tiempo para capacitarse. Como contraparte, hay una sensación generalizada de que se está trabajando más que antes de la cuarentena, en gran medida porque muchos sumaron tareas que antes no hacían en sus hogares.

"Vi otras encuestas que hablan de que se está trabajando más de lo que usualmente trabajaba. Por ello, es posible que en los próximos años las compañías deban ayudar a capacitar a sus colaboradores para lograr una organización que les permita tener un mejor balance de vida y que, a la larga, los ayude a ser más productivos", concluye Moya.

Shopping