El Cronista Comercial

Ser verdes: una manera rentable que tienen las empresas

La basura como recurso y finanzas sostenibles fueron algunos ejes del 14ª Foro de Desarrollo Sustentable

Organizar una estrategia de sostenibilidad en cualquier tipo de empresa es rentable. Supone en la mayoría de los casos ser consciente de la cantidad de recursos que se consumen y conocer aquellos puntos de la cadena de valor donde hay ineficiencias.

En este sentido, Atilio Savino, Vicepresidente de la Asociación para el Estudio de los Residuos Sólidos (ARS), señaló la necesidad de repensar el tratamiento de la basura. "En este proceso de transición derivado de la pandemia, las distintas organizaciones deben ir avanzando hacia un mundo sin desechos. Para eso se necesita creer y aplicar criterios de la economía circular y la sostenibilidad que es, casualmente, ese encuentro entre la economía, el ambiente y la sociedad".

También se planteó el interrogante de si Argentina está adaptada a los desafíos que supone a nivel regional el desarrollo sostenible. "Es un proceso. Se están colocando los primeros palotes para eso.

Nuestra asociación lanzó a fines del año pasado lo que se llamó una coalición para la economía circular firmada por más de 50 instituciones, universidades, empresas y cámaras, que fue presentado al Ministro de Ambiente y que lo ha recibido muy bien. Son los primeros pasos que hay que dar para acompañar todo este proceso, que en países como Chile y Colombia, ya está mucho más avanzado", expresó.

En el mismo tono, otro de los conferencistas del panel, Pablo Cortinez, Especialista en Finanzas Sostenibles de Fundación Vida Silvestre, remarcó que las economías se están reconvirtiendo. "El resultado de este cambio son las finanzas sustentables, que son aquellas que incorporan criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo tanto a la hora de evaluar el riesgo crediticio tradicional como al momento de hacer inversiones en bonos verdes, por ejemplo.

Dadas las necesidades de transformación que tiene nuestro planeta –que ya entró en default en términos ambientales – entendemos que las economías verdes juegan un rol crucial a la hora de acelerar y facilitar esos cambios que necesitan implementar las pymes y hasta las grandes compañías".

En relación a la iniciativa de Vida Silvestre de financiar proyectos con propósitos de triple impacto, Cortinez aclaró: "La lanzamos el año pasado junto con BID Invest y tres cámaras de bancos, con una veintena de entidades financieras que ya incorporaron criterios ambientales a la hora de invertir o hacer análisis de riesgos crediticios.

Argentina viene un poco rezagado comparado con países de la región, pero el hecho que desde que el año pasado se sigan sumando bancos es una muestra del interés por acercarse a lo que es el triple impacto y a financiar otro tipo de actividades que no necesariamente estén relacionadas 100% a energías renovables sino a actividades que hacen a la matriz productiva argentina, como la agricultura inteligente o la ganadería sostenible".

De cara a los próximos 10 años, Mariana Conte Grand, Directora del Doctorado en Economía de UCEMA, sostuvo que las empresas tienen muchas maneras de ser verdes. "Suelo usar una frase de 1970 que decía que la responsabilidad social de las empresas es maximizar beneficios dentro de la ley.

Entonces, todo lo que las empresas pueden hacer por la sostenibilidad es todo lo que les aumente los ingresos y sea verde, desde participar en mercados comprometidos con la causa hasta exportar tecnologías verdes. Y del lado de los costos, involucrarse en todo lo que los economice, porque ser verde puede tener costo pero también ahorros. Por ejemplo, si una empresa es verde tiene mayor acceso a los mercados y a mejores tasas, y eso baja los costos obviamente. Por otro lado, mejora la cuestión laboral, en especial sobre los jóvenes que tienen la conciencia incorporada".

Shopping