El Cronista Comercial

Renault hará 15.000 despidos en el mundo

Será en los próximos cuatro años. Es parte de un plan de supervivencia que anunció el grupo francés. Busca ahorrar 2000 millones de euros y recortar su producción de los 4 millones de 2019 a 3,3 millones de vehículos en 2024

Renault hará 15.000 despidos en el mundo

El Grupo Renault anunció un plan de transformación, cuyo objetivo es eliminar costos por 2000 millones de euros al cabo de los próximos tres años. Para eso, el fabricante francés de vehículos recortará 15.000 empleos en todo el mundo.

"Las dificultades encontradas por el grupo, la mayor crisis que enfrenta la industria automotriz y la urgencia de la transición ecológica son imperativos que están condiciendo a la empresa a acelerar su transformación", justificó Renault, que es la segunda integrante de la alianza Renault-Nissan-Mitsubishi en develar un drástico plan de reestructuración. El jueves lo había hecho la japonesa Nissan que, para revertir sus primeras pérdidas en 11 años, anunció un recorte de u$s 3000 millones en gastos y una poda del 20% en su capacidad de producción hacia 2023.

"El plan reforzará la resiliencia de la empresa, focalizándose en la generación de efectivo, mientras que mantendrá a los clientes como el centro de sus prioridades. Está basado en un acercamiento más eficiente a las actividades operativas y a una rigurosa gestión de sus recursos", declaró Renault.

Según la reestructuración, Renault se organizará en cuatro áreas estratégicas: vehículos eléctricos, comerciales livianos, economía circular en innovación de alto valor agregado.

"Estos princpales centros regionales de excelencia basados en Francia estarían en elcorazón de la recuperación del grupo", señaló.

Además, confirmó que, en los próximos tres años, eliminará 4600 puestos de trabajo en Francia y más de 10.000 posiciones en el resto del mundo.

"Los cambios planeados son fundamentales para asegurar la sustentabilidad de la empresa y su desarrollo a largo plazo. Es colectivamente, y con el apoyo de los socios de nuestra alianza, que estaremos en condiciones de alcanzar nuestros objetivos y hacer del Grupo Renault un jugador mayor en la industria automotriz en los años por venir", declaró Jean-Dominique Senard, presidente del directorio de Renault.

"En un contexto de incertidumbre y complejidad, este proyecto es vital para garantizar un desempeño sólido y sostenible, con la satisfacción del cliente como prioridad. Capitalizando nuestros muchos activos, como los vehículos eléctricos; capitalizando en los recursos y tecnologías del Grupo Renault y la Alianza; y al reducir la complejidad del desarrollo y la producción de nuestros vehículos, queremos generar economías de escala que restauren nuestra rentabilidad general y aseguren nuestro desarrollo en Francia e internacionalmente. Este proyecto nos permitirá mirar al futuro con confianza", agregó Clotilde Delbos, CEO interina de Renault.

Al palancarse en recursos de sus socios, Nissan y  Mitsubishi, Renault proyecta mejorar su eficiencia y lograr una reducción de sus costos de ingeniería en torno a los 800 millones de euros.

La optimización de su producción, agregó, le permitirá ahorrar 650 millones de euros. A la vez que buscará acelerar su digitalización y su transformación hacia la Industria 4.0, recortará su capacidad de producción global de 4 millones de vehículos, en 2019, a 3,3 millones, en 2024.

Por ello, suspendió sus proyectos para elevar capacidad en Marruecos y Rumania, estudiará la adaptación de sus instalaciones en Rusia y, también, analizará la racionalización de su producción de cajas de cambio en todo el mundo.

A la vez, buscará reconvertir sus plantas francesas de Douai y Maubege, ubicadas en el norte de su país, en centros de excelencia para vehículos eléctricos y comerciales livianos.

Confirmó el final de producción del modelo deportivo Alpine 110, a la vez que analiza cómo reconvertirá las demás fábricas francesas.

Entre otras medidas adicionales, le venderá a su socia china, Dongfeng, su participación en el joint venture que tienen en ese país y dejará de vender la marca para vehículos de pasajeros de combustión interna en ese mercado.

El costo estimado de la implementación de este plan es en el orden de los 1200 millones de euros, agregó Renault.

En la Argentina, Renault tiene planta en Santa Isabel, Córdoba. Semanas atrás, confirmó el inicio de producción de su pick-up Alaskan, proyecto que llevaba más de un año de postergación. Este proyecto es parte de una inversión conjunta con Nissan.

Se espera cuál será la reacción del Gobierno francés sobre el plan de salvataje, ya que el Estado es uno de los principales accionistas de Renault.

Shopping