El Cronista Comercial

Quiebra de OCA: entre finanzas en rojo y pagos millonarios sin justificar

La empresa perderá más de $ 2600 millones este año. Además, entre abril y agosto, sumó $ 260 millones en pagos en efectivo, sin identificar. La compañía sigue pagando sueldos de Seprit, motivo por el cual se había apartado a su ex-dueño, Patricio Farcuh, de la conducción. El impacto de la pérdida de MercadoLibre como cliente

Quiebra de OCA: entre finanzas en rojo y pagos millonarios sin justificar

Violeta. Color que se obtiene al combinar rojo con azul. También, el que identifica a OCA, el principal correo privado de la Argentina. Pero, a juzgar por su situación financiera, el presente de la empresa, que transita una quiebra con continuidad, está teñido de rojo. Proyecta cerrar 2019 con pérdidas de superiores a los $ 2600 millones, según el más reciente informe de gestión que presentaron sus interventores al Juzgado Civil y Comercial 10 de Lomas de Zamora, donde se tramita el expediente.

No es la única situación apremiante en torno a la compañía, que debe $ 8300 millones, entre el pasivo verificado en el concurso ($ 4494 millones) y el generado después. Entre abril y agosto de este año, OCA sumó $ 260,45 millones de pagos en efectivo sin identificar. Equivalen al 11% de los egresos de ese periodo.

Con su quiebra decretada el 1º de abril, OCA hoy es gestionada por dos administradoras judiciales, María del Carmen Alonso y María Cristina Ratibel, más dos interventores: Pablo Yannibelli, puesto por la Secretaría de Trabajo de la Nación, y Rodrigo Condorí, abogado de la Federación de Camioneros. Hubo un tercer interventor designado por el juez de la quiebra, Pablo Tejada: Rodolfo Dehenen. La semana pasada, el magistrado dio por finalizados sus servicios.

El informe de gestión que presentaron Alarcón y Ratibel contempla ocho meses cumplidos, más una proyección de los cuatro restantes. Así, OCA habrá facturado este año un total de $ 5739,47 millones, con un resultado neto negativo en $ 2630,16 millones. Por lo pronto, hasta agosto, recaudó $ 3075,26 millones y perdió $ 1723,16 millones. A esa fecha, registró un patrimonio neto negativo en $ 1905,13 millones.

El principal costo operativo de OCA son los sueldos: $ 5038,14 millones en 2019. La empresa tiene unos 6500 empleados. La mayoría, afiliados a Camioneros. Este año, además, habrá pagado $ 210,15 millones en concepto de salarios de Seprit.

Se trata de una firma que, si bien históricamente estuvo relacionada con OCA, en lo formal, no tiene vínculo, ni está declarada como parte de su activo. De hecho, en septiembre del año pasado, Tejada decidió apartar de la conducción de OCA a su dueño, Patricio Farcuh, a pedido de la AFIP. El ente recaudador, principal acreedor de la empresa, había constatado que OCA transfería dinero con regularidad a esa sociedad. Seprit fue uno de los tres aspirantes a quedarse con OCA en el proceso de salvataje ("cram-down"). Tejada rechazó a todos, por entender que eran "personeros" de Farcuh y decretó la quiebra.

Hay más opacidad en los números de OCA. Entre abril y agosto, la empresa registró ingresos por $ 2324,46 millones y egresos por $ 2384,29 millones. Entre los últimos, hay $ 260,45 millones de pagos en efectivo sobre los que, según una pericia contable que ordenó el juez al informe de las administradoras, "no consta el debido detalle".

"Donde debería citar la 'orden de pago', dice 'varios', sin identificar la orden de pago ni comprobante alguno", observó el perito, Leopoldo Castro Muñoz. "Además de no especificarse los posibles destinatarios, ni las órdenes de pago, tampoco se observa detalle de fechas en las cuales se hayan realizado estos egresos en efectivo", agregó.

Hace un par de semanas, Tejada apartó a la síndico de la quiebra, Valeria Rubino, por haber ordenado, sin su autorización, pagos por $ 1,3 millón en concepto de honorarios a ella y sus colaboradores.

Dehenen, el administrador recientemente apartado por Tejada, advirtió sobre las irregularidades financieras de la empresa. En distintas oportunidades, alertó sobre la existencia de "sueldos confidenciales", cuya liquidación estaba tercerizada y, en su opinión, "alcanzaban montos absurdos y exorbitantes". En algunos casos, de más de $ 1,6 millón, aproximadamente, para el personal jerárquico, Farcuh incluido. El costo total era de $ 25 millones mensuales.

En la apelación a su desplazamiento, Dehenen también pone énfasis en un punto. En abril de 2017, antes de su presentación en concurso, OCA facturó $ 533 millones y gastó $ 425,7 millones. Dos años después, cuando se decretó su quiebra, vendió por $ 394,73 millones y sus costos del mes sumaron $ 526,52 millones. En agosto último, las ventas ascendieron a $ 502 millones y sus gastos, a $ 621,1 millones.

Su principal negocio es la paquetería: más de $ 1000 millones de los $ 3075,26 millones facturados en ocho meses. En mayo de 2016, entregó 915.895 paquetes para MercadoLibre y 759.479 para otros clientes. Un año después, cuando se presentó en convocatoria de acreedores, 672.684 y 551.149, respectivamente. En diciembre de 2017, cuando se aprobó el concurso, fueron 73.336 para "MeLi" y 438.960 para otros. En agosto último, la empresa de Marcos Galperin explicó 56.678 de los 566.186 paquetes que repartió.

"Dentro de un marco de poca transparencia", según sus palabras, Dehenen destacó que "uno de los principales clientes que tenía la empresa y que ha disminuido su contratación significativamente es Meli-Log (MercadoLibre), empresa que, entiende este administrador, muy difícilmente se pueda recuperar ya que es público y notorio el enfrentamiento que existe entre las autoridades de dicha empresa y el gremio de camioneros, siendo de destacar que el Dr. Condorí Saldaña asume su rol de administrador en representación de dicho gremio" (sic).

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo