El Cronista Comercial

Quebró la tradicional cadena de librerías Distal

La compañía acumula una deuda bancaria de más de $ 9 millones y un centenar de cheques rechazados por falta de fondos.

Quebró la tradicional cadena de librerías Distal

La crisis de la industria editorial suma un nuevo golpe. El juez Germán Páez Castañeda del Juzgado Nacional en lo Comercial n° 21 decretó la quiebra de la tradicional cadena de librerías Distal a comienzos de diciembre. A la caída en las ventas general del sector, se le sumó una abultada deuda bancaria y más de un centenar de cheques rechazados por falta de fondos en el último año y medio.

“Es una empresa que siempre anduvo con retrasos en los pagos, era ‘remolona’”, grafica una fuente con conocimiento del negocio. Y agrega: “Seguro los mató la pequeña crisis interna sumada a la situación de la industria en general”.

El pedido de quiebra fue iniciado por Banco Macro en marzo pasado debido a una deuda de $ 555.000, que con intereses superó los $646.000, por una cuenta corriente que operó en descubierto y un crédito impago por $ 181.602,64. A esto se le habían sumado reclamos judiciales de editoriales y otras entidades bancarias como HSBC y Penguin Random House.

Distal lleva más de cuatro décadas en el negocio y está en manos de la familia Telias. En el último año había sentido fuerte la crisis económica con el cierre de múltiples sucursales y la apertura del concurso preventivo de Editorial Distal SA, otra de las sociedades del grupo. Esa causa está en el Juzgado Nacional en lo Comercial n° 8 a cargo del juez Javier Cosentino. Según el pedido de concurso presentado por la empresa, hasta abril poseía seis sucursales en capital, ocho menos de las que tenía en 2016.

La quebrada Distal SRL acumula créditos bancarios por $ 9,6 millones, de acuerdo a la Central de Deudores del Banco Central de la República Argentina (BCRA). De ese monto total, unos $ 4,2 millones se encuentran en situación 5, es decir, ‘irrecuperable’, mientras que otros $ 5,2 millones tienen alto riesgo de insolvencia (situación 4). A su vez, siempre de acuerdo a los datos de la entidad, entre julio de 2018 y noviembre de este año le rechazaron 160 cheques por un total de $ 5,9 millones.

Según el fallo del magistrado, los acreedores tendrán hasta el 31 de marzo de 2020 para presentar las peticiones de verificación de sus créditos. Por otro lado, el síndico Héctor Álvaro Sáenz deberá presentar sus informes en mayo y julio del próximo año. El Cronista intentó comunicarse con la compañía pero no obtuvo respuesta.

La caída del sector fue continua en los últimos tres años, nunca hubo un momento de repunte en todo este tiempo. Los aumentos de costos, en especial por el incremento en los servicios, le pegaron muy fuerte a las librerías”, señala Martín Gremmelspacher, presidente de la Cámara Argentina del Libro (CAL). El directivo asegura que en los últimos años tres años se cerraron un centenar de puntos de venta. “El sector completo cayó un 45% de 2015 hasta ahora”, sentencia.

Las librerias también se vieron afectadas por haber quedado afuera de la exención del IVA en la ley de Presupuesto de 2019, ya que la misma solo incluye a los otros eslabones de la cadena. "Estamos manteniendo reuniones con legisladores", esbozó Gremmelspacher. El diputado por el Frente para la Victoria, Daniel Filmus, presentó un proyecto en octubre para modificar la ley del IVA e incluir a las librerías a partir de enero de 2020.

Shopping