El Cronista Comercial

Qué hacer para evitar las crisis cíclicas

Qué hacer para evitar las crisis cíclicas

Otra vez. La crisis de hoy es un eslabón más de una cadena de frustraciones que lleva ya muchas décadas. La Argentina no puede salir de su círculo vicioso de fracasos económicos y cada caída empeora el cuadro social. ¿Cuáles son las razones de fondo de estos vaivenes? ¿Qué se podría hacer en concreto para evitarlos?

En su número de octubre que está en los kioscos, la revista APERTURA abordó la situación económica con una mirada sobre los problemas recurrentes que condujeron al punto actual y las lecciones a tener en cuenta hacia adelante. Seis economistas de distintas vertientes brindan su punto de vista y proponen medidas para atenuar la volatilidad y recuperar el crecimiento.

"Cuando éramos una economía semicerrada había una explicación que era el principal determinante de las crisis: la incapacidad de generar las divisas para sustentar el crecimiento", resume Bernardo Kosacoff, experto en política industrial y profesor de la Universidad Di Tella. "Luego los determinantes fueron más complejos y se agregó a la restricción externa la volatilidad de la entrada de capitales", agrega. Para Kosacoff, la raíz de las crisis cíclicas hay que buscarla en una "ausencia total de una estrategia de desarrollo" y en la ruptura de las dos fuentes de crecimiento más genuinas: la inversión y las exportaciones.

"Hay dos hilos conocidos: uno es fiscal y el otro externo. Desde 2007 hubo una exacerbación del gasto público y la cuestión fiscal pesa hoy para cualquier solución. El gasto en sí subió muy rápido y de manera ineficiente", afirma José María Fanelli, profesor de la Universidad de San Andrés e investigador del Conicet. "El otro problema es la falta de un sistema financiero y mercado de capitales donde la gente pueda poner el ahorro. Luego tenemos el problema tradicional, un sector transable muy poco dinámico. Pero ningún factor se puede analizar por separado", agrega. A juicio de Fanelli, haber ignorado el bimonetarismo fue un error garrafal tanto del gobierno de Mauricio Macri como del kirchnerismo.

Para Gerardo della Paolera, exrector de la Universidad Di Tella y director ejecutivo de la Fundación Bunge y Born, la recurrente falta de dólares "es un problema endógeno, la consecuencia de financiar a un sector mucho menos productivo con un impuesto al más productivo que podría generar divisas". Della Paolera pone el foco en la falta de moneda y cree que no tiene sentido tratar de revivir al peso, al que califica en terapia intensiva. "La solución a la inflación está al alcance de la mano: dolarizar", dispara.

Pero hay otros diagnósticos. "Se necesita un plan integral que asuma que la Argentina no puede tener ni déficit fiscal ni déficit externo. Cada vez que pasa eso, estamos viviendo más allá de las posibilidades", sentencia Fernando Marengo, socio economista Jefe de Arriazu Macroanalistas. "Una estrategia de crecimiento sostenido requiere de un desarrollo exportador para que la economía genere dólares", apunta Martín Rapetti, director de Desarrollo Económico de Cippec. "Cualquier plan económico, para ser exitoso, debe convivir con la bimonetariedad", advierte Jorge Vasconcelos, investigador Jefe del Ieral de Fundación Mediterránea, y plantea que si existieran proyectos de inversión asociados a exportaciones se podrían captar los dólares que hoy están fuera del sistema financiero.

El número de APERTURA incluye, además, la edición 2019 del ranking exclusivo de mejores empleadores, con más de 140 empresas reconocidas por sus políticas de Recursos Humanos. Clasificadas en tres categorías –empresas de más de 1000 empleados, entre 200 y 1000 y menos de 200 empleados-, las líderes del mercado cuentan qué están haciendo hoy para retener personal.

En otra entrevista, el presidente de Toyota, Daniel Herrero, anticipa qué puede pasar en el mercado en 2020 y analiza el futuro de la industria local de cara a la movilidad eléctrica.  

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo