El Cronista Comercial

Por qué la biomasa todavía no despega entre las renovables

Para que se generen verdaderas condiciones de viabilidad, se necesitan tarifas de incentivo.

Unicornio por la revancha: OLX cierra compra para potenciar su portal inmobiliario

Para comprender el avance en la utilización de biomasa (residuos orgánicos convertidos en energía) a nivel local, hay que tener presente que necesita marcos de promoción distintos a los de las demás tecnologías renovables. Se debe a que es más cara y le cuesta competir en precio con las centrales térmicas convencionales.

La biomasa se transforma en energía a partir de un proceso productivo que se desarrolla en plantas especialmente diseñadas para tal fin. Y, para esto, existen actualmente dos tecnologías validadas por la Secretaría de Energía de La Nación: la combustión en caldera y turbina (una caldera consume biomasa y genera vapor para producir energía eléctrica a través de un turbo-generador) y un proceso termoquímico dentro de un gasificador, que transforma biomasa sólida en un combustible gaseoso, que, luego, ingresa a un motogenerador o a un turbogenerador a gas para generar energía.

La implementación de una u otra tecnología depende de la escala del proyecto. "Los proyectos que mayores posibilidades tienen son aquellos que utilizan residuos biomásicos, en los que esa materia prima no tiene un valor económico. Pero, de todas formas, disponibilizar esa biomasa implica incurrir en costos logísticos", explica Agustín Picoletti, auditor energético de GoesGreen y especialista en bioenergía.

El programa de abastecimiento de energía eléctrica a partir de fuentes renovables, RenovAr, incluye a los proyectos con biomasa y tiene un segmento de competencia específica para que, cada vez, haya productores de bionergía disponible en todo el país. Hasta el momento, se concretaron tres rondas (la última se cerró el 3 de julio). "En general, estas convocatorias siguen siendo marginales respecto de la potencia que tienen otros tipos de energía que se presentaron, por lo costoso de su puesta en marca e implementación", remarca Picoletti. Cada una de estas tres rondas fueron invitaciones del Ministerio de Energía para impulsar y acompañar la creación de nuevos proyectos y, como destaca el especialista, "hay dispuestas tarifas máximas, los proyectos no pueden ofertar más de u$s 110 por Mw/h generado, y hay que tener en cuenta que quienes se presentan a las licitaciones son personas que no tiene nada que ver con el conglomerado de empresas generadoras de energía, y hacen un gran esfuerzo para sumarse a esto".

Si bien se logró generar más interés, y empezó a haber mayor espacio para entender cómo es el negocio, aún no hay tantos proyectos en curso porque, para que se generen verdaderas condiciones de viabilidad, se necesitan tarifas de incentivo, que existieron en la ronda 2 pero no las hubo en la 3.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo