El Cronista Comercial

Por caída del consumo, Arcor dará vacaciones en octubre en tres plantas

La compañía ya les comunicó a sus empleados la medida. Aunque desde la empresa dicen que no es un adelantamiento, reconocen que no es algo habitual.

Por caída del consumo, Arcor dará vacaciones en octubre en tres plantas

A raíz de la caída en el consumo y los altos niveles de stock, Arcor decidió que los empleados de tres de sus plantas se tomen sus vacaciones en octubre. La medida, explicaron fuentes de la compañía, ya fue comunicada a los colaboradores.

Aunque en rigor la medida no constituye un adelantamiento de vacaciones, porque está dentro del período legal, en la empresa reconocen que no es habitual otorgar las vacaciones en octubre.

Así, la planta de producción de chocolates de Arcor en Colonia Caroya, Córdoba, y las de Bagley de Villa Mercedes y Salto, frenarán su producción el próximo mes.

Por el momento, indicaron las fuentes, no habrá suspensiones de personal. Además, la compañía aseguró que está viendo "día a día" la situación de la demanda para determinar qué se hará en las demás plantas.

Alfredo Coto:

Tras el cimbronazo económico de las PASO , los empresarios más importantes del país vuelven a reunirse en una nueva Jornada organizada por la Asociación Empresaria Argentina (AEA) , en la que la situación del país será uno de los principales tópicos de conversación.

La semana pasada, ya había frenado la producción en su planta de glucosa de Arroyito, también en Córdoba, debido a que los tanques están completos y no hay un nivel de ventas suficiente para reducir el stock existente.

Arcor ya recibió otros golpes producto de la crisis. Hace apenas unas semanas, había suspendido la producción de su fábrica en Río Negro, dedicada a la elaboración de pasta de tomate y conservas, y anteriormente ya había cerrado otro establecimiento fabril ubicado en San Martín, a 50 kilómetros al este de la capital mendocina, donde trabajaban 150 empleados. En este contexto, el holding lleva adelante una reestructuración en distintas plantas, trasladando la producción y los operarios a otras localidades. 

En 2018, la alimenticia presentó un balance en rojo, con pérdidas de unos $ 1000 millones, algo que no sucedía desde 2002. Luego de un primer trimestre del año también con pérdidas (por $ 874 millones), a comienzos de agosto comunicó que logró revertir la situación. En el primer semestre, registró números positivos por $ 665 millones.

La empresa sostuvo que durante los primeros seis meses de 2019, "los negocios se desempeñaron en un contexto de incertidumbre de la economía argentina, que provocó una contracción en los niveles generales de consumo".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo