El Cronista Comercial

Para el CEO de Qbit "el desafío es adelantarse a lo que el cliente necesita"

Mariano Greis, fundador de la tecnológica, dijo que en momentos en que el proceso de transformación digital se acelera, poder anticipar lo que las compañías van a demandar marca la diferencia

Mariano Elías Greis fundó Qbit y es su CEO hace 19 años, una compañía con fuerte orientación tecnológica al principio, que fue mutando en otra con la visión puesta en los negocios de sus clientes y en la transformación digital.

"Es un proceso que se acelera constantemente. Cuando parece que un cmabio está por madurar, aparece otro. En ese sentido, adelantarse a lo que necesitan los clientes es fundamental", explicó Greis durante 9° edición del CEO Profile organizada por El Cronista y la revista Apertura.

El entorno cambiante en el que opera la empresa, agregó, hace difícil planificar qué hará o dónde estará dentro de cinco años. Y, así como el portafolios de productos y servicios actual no es igual al de hace dos años, el del futuro tendrá cambios que, hoy por hoy, son imprevisibles.

"Lo importante es saber leer al cliente y ver en qué punto se encuentra. Nosotros somos una pyme que les da servicios a empresas mucho más grandes, pero también a otras pymes. Y sabemos que lo que un cliente ya superó es, tal vez, lo que otro necesita. Tenemos que leer la página un día antes", detalló.

Con inversión de $ 48 millones, Carter's no frena planes y abrirá seis locales

La reconocida marca de indumentaria infantil, propiedad de la empresa estadounidense, dueña también de OshKosh B'gosh y SkipHop, sumará dos tiendas este año a las dos que ya inauguró y cuatro más en 2020, cuando llegará a la Ciudad de Buenos Aires

Greis reconoció que durante muchos años tuvo "adicción" a la tecnología, especialmente de la programación. Esa fue su puerta de entrada al mundo de la informática, en épocas en las que una computadora personal no estaba al alcance de cualquiera.

"Me iba desde Versalles hasta un instituto que estaba en Córdoba y Pueyrredón. Hice lo que el mercado me podía dar. Aprendíamos a programar en papel. La idea era entender la lógica de este lenguaje. Eso me atrapó desde el principio. Ahora cambié la adicción a la tecnología por otras", bromeó.

Amante del ajedrez desde chico, aseguró que la lógica de pensamiento del juego lo ayudó con la tecnología. En su opinión, se trata de una actividad que tiene muchos puntos de contacto con la programación.

A los 19 años, cuando comenzó su vida profesional, se encargó de identificar a las personas que pudieran mostrarle un camino y, a la vez, ayudarlo a recorrerlo.

"Eran momentos difíciles. Sin un contacto te quedabas afuera de todo", explicó y recordó sus años en la Universidad Tecnológica Nacional y su breve incursión por la carrera de Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador: "No la terminé, pero necesitaba cambiar de aire, no hablar de sistemas todo el tiempo".

Como fundador Qbit su preocupación siempre fue qué sería de su compañía una vez que se retirara. Hoy, con una empresa está más consolidada, ve que esa posibilidad ya no le parece imposible.

"Ya veo de una manera diferente la posibilidad de salir. Hay un equipo de trabajo consolidado, fuerte. Ya no depende de si estoy o no estoy al frente y por eso puedo pensar en el retiro o en cumplir una función diferente", concluyó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo