El Cronista Comercial

Pablo Sibilla: "Si las medidas para importar se endurecieran mucho impactaría en precios, pero no lo prevemos"

El presidente de Renault en el país espera un escenario de devaluación similar al de este año, en torno a 3% mensual

Pablo Sibilla:

El presidente de Renault Argentina, Pablo Sibilla, tiene festejos en medio de un año duro de pandemia. Acaban de lanzar para su preventa la pick up Alaskan, que empezó a fabricarse en Córdoba durante la cuarentena y ya casi no quedan unidades. Aunque atraviesan algunas trabas para importar vehículos en estas semanas, descarta que el problema no se solucione. Asegura que sus proyecciones de negocio se hacen con un dólar oficial, que no espera que se devalúe más que al ritmo que tuvo este año.

Ya se lanzó la Alaskan en preventa ¿Qué evolución espera en los precios?

Los precios de referencia serán los de la preventa. Tenemos un muy buen producto y lo pusimos en un precio muy razonable y competitivo para el segmento y por lo que tiene como suspensión multilink trasera, cámara 360 grados, y otro montón de equipamiento que no existe en otras pick ups. Así que el precio está bien posicionado para dar pelea.

¿La suba del dólar afectó los costos para producir este vehículo nuevo?

Nosotros trabajamos con el dólar oficial, que no tuvo grandes variaciones sino un 2 o 3% promedio por mes. Está dentro de lo muy previsible para el contexto argentino así que no tenemos problemas.

¿Las restricciones para importar afectaron la producción?

No, en cuanto a piezas no tuvimos problema. Todo el ingreso fue súper fluido.

¿Y para los modelos importados de la marca?

Tenemos algunas trabas. Tuvimos dificultades el primer semestre, después hubo un acuerdo de Adefa con el Gobierno que funcionó muy bien en agosto y septiembre. A partir de octubre hay algunos problemas pero estamos dialogando bastante con el Ejecutivo para solucionarlo. El Gobierno está siempre abierto a discutir, siempre atienden y eso es invalorable. Pensamos que en las próximas semanas se solucionará.

¿Están demorado algún modelo en particular?

No, porque vamos priorizando. Se dio un cupo general de 95.000 autos y cada marca va trayendo según su interés. Los que hoy están demorados fueron pedidos hace cerca de un mes. Nosotros importamos Kwid, Oroch, Duster y Capture. Están todos en la misma situación. Hay en los concesionarios pero no tanto stock como los nacionales. Los importados están más justos. Pero faltantes no hay.

¿Cuánto afecta el costo de tener los autos demorados en el puerto?

Tiene un costo alto pero estamos trabajando para que se reduzcan esas demoras.

¿Cómo termina para el mercado este 2020?

Pensamos en unas 320.000 unidades totales, o un poco más. Este mes vienen bien y la demanda también sobre todo por el recalentamiento que hay por la brecha cambiaria. Para 2021 no vemos una devaluación significativa.

¿Con qué perspectivas cambiarias?

El propio gobierno lo confirmó. Salvo sorpresas, el peso se sigue devaluando en torno a 3% por mes. Es cierto que cuando se mira la paridad multilateral que publica el Banco Central se ve que el peso no está atrasado con respecto a las otras monedas. Si hoy existe presión sobre el precio es por la brecha con el blue. Por lo tanto no habría motivos reales por los que el peso se súper devalúe. Así que no vemos un contexto macroeconómico que cambie tanto con respecto a lo que está pasando ahora. El mercado estará en unos 400.000 autos totales, lejos de los históricos que supo tener el país pero va mejorando.

¿La alta demanda por la brecha cambiaria impactará sobre los precios?

Las subas en los precios de los autos están más ligados al aumento de los costos, a la inflación, los incrementos salariales, los precios de las materias primas. Mientras no haya desabastecimiento de autos importados no habrá cambios significativos en los precios. Sí las medidas para importar autos se llegaran a endurecer mucho, eso tendría impacto en los precios. Hoy no prevemos que llegue.

¿Con la Alaskan ganan participación de mercado?

Seguramente sí, porque hoy somos segundos en el mercado sin una pick up. Pero no es nuestro objetivo en sí ser número uno.

¿Verano?

Todavía no está claro como va a funcionar. No es que durante el verano se cierren ventas masivas por las promociones en los puntos turísticos pero si hay un relacionamiento con los clientes que pueden probar los vehículos en entornos descontracturados y únicos. Es más construcción de marca.

¿Próximo lanzamiento?

El Zoe, que es un éxito en el mundo. Por la cuarentena no lo pudimos homologar pero a mitad del año que viene lo lanzaremos en la Argentina.