El Cronista Comercial

Oficinas en pandemia: cuánto cuesta equipar nuevos espacios corporativos

Los costos van desde u$s 732,40 a u$s 1491,50 por m2 para equipamiento básico y medio, a los u$s 2592 en oficinas premium

Oficinas en pandemia: cuánto cuesta en dólares el diseño y equipamiento

La pandemia del coronavirus modificó el modelo del trabajo en muchas empresas y las oficinas deberán adaptarse a esa nueva realidad. Para eso, el equipamiento será esencial y también su costo. 

En Buenos Aires, se vio una ligera caída en los precios para las opciones de diseño y equipamiento básico y medio, donde los costos van desde u$s 732,40 a u$s 1491,50 por m2, según la la firma especializada en real estate corporativo CBRE y su Guía de costos 2020, que incluye honorarios, construcción interiorista, instalaciones, mudanzas, mobiliario y más, tanto para diseños de oficinas tradicionales como ágiles. 

En el caso de las oficinas premium, los precios han ido creciendo en los últimos años ya que estos clientes se inclinan por las últimas tendencias y mobiliario de alta gama disponible con mayor facilidad desde la apertura de las importaciones en los últimos años, con un valor alrededor de los u$s 2592, indicó la compañía.

Evolución de los precios según el segmento

Cuanto finalice este período de aislamiento que mantiene al mercado cerrado, "se espera un severo aumento de precios con ajuste por inflación", señalan los expertos de CBRE. Se darán cambios en el uso de la tecnología, en el corto plazo por ejemplo los teléfonos clásicos y los controles de acceso a través de huellas dactilares serán sustituidos por otros métodos que impliquen un menor contacto.

A mediano plazo, las empresas están evaluando implementar soluciones de reserva de estaciones de trabajo y salas remotas.

La evolución de los precios es distinta dependiendo del nivel de equipamiento. En lo que refiere a estándar Premium la curva de precios muestra caídas coincidentes con las devaluaciones pronunciadas del peso. Sin embargo, tienden a recomponerse en el semestre subsiguiente. Por otro lado, el crecimiento sostenido tiene que ver con la tendencia de consumo de productos de alta gama.

En comparación a los segmentos MID y LOW (medio y bajo) el impacto de la suba es mayor, dado que tiene un componente más alto de costos en dólares. Nicolás Ferrero, Cost Expert CBRE, explica que "esto trae como consecuencia que a medida que se vaya despegando el dólar del peso cada vez más, los costos irán aumentando".

En el estándar MID, cuyo componente de costo entre dólares y pesos es balanceado, se puede observar que es susceptible a los movimientos devaluatorios del peso, pero a diferencia del estándar High, no es capaz de recuperarse tan rápidamente, analizan los especialistas de CBRE. La tendencia a lo largo de los años muestra un aumento progresivo, aunque menos pronunciado que High.

Por último, los costos del estándar BÁSICO al estar mayoritariamente en moneda local muestran una capacidad de recuperación de los precios más dinámica que los otros estándares. Sumado a esto, su tendencia muestra estabilidad a lo largo de los años ya que los presupuestos de estos proyectos son más limitados y los clientes no buscan upgrades cualitativos como en las demás categorías.

Aunque el informe indica que aun no es mensurable el efecto del costo que tendrá el coronavirus por tener el mercado cerrado, en cuanto finalice este período "se espera un severo aumento de precios con ajuste por inflación", señalan.

El mayor impacto de esta situación sobre los proyectos es, obviamente, el retraso de más de 130 días. En el mediano plazo se anticipa que la reactivación de la construcción será más lenta, hasta que los proyectos puedan recuperar toda su capacidad operacional, con procesos de ingreso más exhaustivos para las personas y un menor número de trabajadores en el lugar al mismo tiempo.

Sin embargo, no se han observado efectos de la pandemia sobre los procesos de diseño gracias a que las empresas han adoptado rápidamente la metodología remota.

Respecto a los cambios que se darán en el uso de la tecnología, es posible destacar que en el corto plazo los teléfonos clásicos y los controles de acceso a través de huellas dactilares serán sustituidos por otros métodos que impliquen un menor contacto.

Por otro lado, y a mediano plazo, las empresas están evaluando implementar soluciones de reserva de estaciones de trabajo y salas remotas, afirma Ana González Ferrero, directora de Project Management CBRE.

A raíz de este contexto, se ha visto una tendencia entre las empresas a reducir sus instalaciones existentes, pasando a un modelo de trabajo híbrido de la oficina en casa y la oficina empresarial, que permitiría una reducción de metros cuadrados.

Sumado a esto, es posible que si se produce una devaluación del peso argentino (teniendo en cuenta que los costos de construcción se cotizan en moneda local y los presupuestos de proyectos en dólares), se genere una oportunidad para hacer mejoras de capital que las empresas puedan querer aprovechar en el corto plazo, afirma Nicolás Ferrero, Cost Expert CBRE.

Shopping