El Cronista Comercial

Más preocupación por la economía, menos por el Covid-19

por  FERNANDO TEZANOS PINTO

Presidente de Auren Argentina

0

El aislamiento social que rige en la Argentina para controlar el Covid-19 ha impactado en la visión, la situación económica, las necesidades y dificultades de las empresas. Este impacto generalizado afecta a la economía a nivel mundial, si bien la magnitud varía de acuerdo a la región y los países, el comercio local e internacional, las finanzas, exportaciones, el turismo, la suspensión de clases, los problemas en los servicios de salud tienen grandes repercusiones en el desarrollo social y económico del mundo.

Desde Auren Argentina realizamos un relevamiento para conocer la realidad económica de las compañías tras más de 100 días de cuarentena.

Con 300 casos relevados, el 35% son directores y gerentes y 30% accionistas/socios/propietarios de diversos rubros: más del 40% de servicios, casi el 15% de industria, un 11% de agronegocios, además de Real Estate, Tecnología, Banca y Seguros, Retail, entre otros.

Más del 50% de las empresas encuestadas son pymes de hasta 50 empleados, el 23% entre 50 y 250, 13% del 250 a 800, y el 10% restante más de 800 empleados. El 65% se ubican en la zona del AMBA, un 20% en el Centro, y el resto en las regiones de NEA, NOA, Cuyo y el Sur.

Respecto a cómo se encuentra la actividad de sus empresas, solo el 6% continúa con su actividad normal en forma presencial, el 63% con una actividad normal con mayoría de teletrabajo, más del 23% su actividad se encuentra parcialmente suspendida y solo el 6,5% se suspendió totalmente.

La mayor preocupación de más del 60% de los empresarios es la situación social y económica del país, el 22% por la situación económica de su empresa y clientes, solo un 11% se preocupa hoy por el avance del coronavirus y el 3,5% por la ruptura en la cadena de pagos.

El impacto en las ventas y servicios fue muy drástico, ya que el 73% confirmó que disminuyó. Más del 17% se mantuvo igual sin presentar variaciones, y apenas un 10% logró un aumento en sus ventas. Con estos resultados, un poco más del 15% expresó enfrentar un riesgo de cierre ante la crisis.

Solo el 33% solicitó la ayuda del Estado, más de la mitad de las empresas no consideraron la necesidad o posibilidad de pedirla y el 11% expresó haberla solicitado pero no la recibieron.

Frente a la nómina de empleados, casi el 70% pudo mantenerla, mientras que más del 25% tuvo que reducir horas, beneficios y/o salarios y un 5% tuvo que negociar despidos. Hacia adelante, la mitad de los encuestados considera que enfrentará problemas laborales pospandemia.

Sobre los retos que enfrentaron, el 40% opina que fue la adaptación de su personal al teletrabajo, el 30% se encontró con el problema de logística y distribución, más del 20% la plataforma tecnológica para gestionar la empresa a distancia; 17%, la adopción de medios de venta digital; casi el 15%, el abastecimiento de la materia prima.

Más del 70% cree que la recuperación será muy lenta y un poco más del 25% tiene la esperanza que se levantará rápidamente de esta crisis.

Ante la nueva normalidad, el 45% piensa mejorar los procesos de trabajo; el 35% mejorar el contacto, comunicación con el cliente y sistemas comerciales a través de medios digitales; el 25% fortalecerse tecnológicamente y completar la transformación digital, más del 20% perfeccionar y optimizar el modelo de teletrabajo; el 20% reducirá los espacios de trabajo físico y un 17%, revisar y optimizar la logística.

Las medidas que las empresas tomarán poscuarentena serán políticas más agresivas de venta y mejorar los procesos comerciales, la administración del teletrabajo, postergar nuevos proyectos e inversiones, reducir costos, digitalizar los procesos, invertir en nuevas tecnologías, adaptar espacios de trabajo, optimizar los recursos, reducir personal, entre otros.

Frente a las medidas que deberá implementar el Gobierno, los empresarios opinan la mayoría en la necesidad de disminuir las cargas impositivas, brindar subsidios para pymes, redistribución de planes de trabajo, reformulación de la legislación laboral, baja de costos laborales, medidas de seguridad social, fomentar inversiones, entre otras.

El largo período de cuarentena frente al coronavirus llevó a las empresas a una fuerte crisis económica que hoy preocupa más que el avance del Covid-19. Los empresarios intentan poner el foco en las medidas de supervivencia y esfuerzos para salir adelante, aunque la recuperación parece ser muy lenta.

La pandemia pone de relieve la necesidad de impulsar medidas de política sanitaria y económicas, incluidas iniciativas de cooperación internacional, a fin de mitigar sus efectos y fortalecer la capacidad de los países y empresas de salir adelante.

Shopping