El Cronista Comercial

Los desafíos del voluntariado virtual, cómo seguir siendo eficaces

Para seguir colaborando muchas empresas adaptaron sus programas a la virtualidad. Algunas experiencias.

Los desafíos del voluntariado virtual, cómo seguir siendo eficaces

En contexto de aislamiento, algunas compañías modificaron sus acciones de voluntariado corporativo e incorporaron acciones virtuales mientras otras reforzaron o dieron mayor impulso a acciones digitales que venían realizando, para continuar apoyando a la comunidad.

"En Torneos contamos con una política de Voluntariado Corporativo que busca contribuir con el clima interno a través de iniciativas que promuevan la consolidación de los valores y la cultura organizacional así como difundir internamente las temáticas apoyadas por la inversión social de la empresa", explica Ana Cacace, gerente de Comunicaciones y Sustentabilidad de la firma, quien cuenta que, en este nuevo contexto, reformularon el programa y acercaron una oferta de voluntariado virtual.

Así, algunas de las iniciativas impulsadas fueron: Voluntariado profesional: empleados y empleadas comparten su experiencia de formación académica a través de un video para ser difundido por la Fundación Cimientos, entre su red de jóvenes, a fin de alentarlos a que continúen estudiando y completen sus estudios en el nivel secundario; Donación de sangre: difundieron, por un lado, un taller de formación, vía plataforma virtual, para promover la donación voluntaria de sangre y por otro, información sobre los centros de donación y la importancia de hacerlo en este contexto; y Cuarentena creativa: invitaron a los colaboradores y sus familias a grabar un video con el relato de un cuento, cantando una canción o alguna actividad recreativa para niños que se encuentran en tratamientos oncológicos y son acompañados por la ONG Dar Sonrisas.

Cacace destaca que la virtualidad permite dar continuidad a los diversos programas, aumentar la variedad y periodicidad de las actividades propuestas, lograr compatibilidad con las tareas laborales y ampliar el margen horario de las mismas. Asimismo, las actividades, al no estar sujetas a un día y horario de encuentro común, son un espacio abierto que se adapta a la disponibilidad de los participantes y el formato también permite compartir la tarea solidaria con el grupo familiar.

Desde Torneos, aconsejan que para que la experiencia sea exitosa, es necesario tener en cuenta los siguientes puntos: Considerar los intereses de los colaboradores: para relevar expectativas, inquietudes y preferencias por temáticas o tipos de actividades, se pueden realizar encuestas o reuniones. Estar al tanto de la situación y las necesidades de la organización, y evaluar la viabilidad de la articulación, en términos de prioridades, tiempos y recursos disponibles.

Por último, la comunicación debe ser cercana, deben impartirse pautas claras y los canales de comunicación tienen que ser accesibles.

En el caso de La Caja, es parte del programa The Human Safety Net, una Red Global de Personas ayudando a personas, que trabaja con familias de comunidades vulnerables, brindándoles instrumentos que las ayuden a transformar su vida.

"Frente al COVID-19 y al aislamiento obligatorio, la propuesta de la compañía es seguir apostando al voluntariado corporativo, de manera digital", comenta Carla Ponce, gerenta de Empleos, Clima Organizacional y RSE.

Así, se decidió acompañar el programa PARES de la Fundación Trauma para ampliar la capacidad de respuesta del sistema de salud en cuidados críticos y en la organización de las instituciones sanitarias. Se desarrolló un programa de capacitación virtual sobre uso de respiradores para el equipo de salud y las autoridades sanitarias de Argentina. De esta manera, más de 5000 profesionales de la salud se capacitaron en cuidados críticos.

Respecto al voluntariado corporativo, a comienzos de abril, La Caja comenzó una campaña para alentar a sus colaboradores a que envíen sus videos de distintas actividades, por ejemplo, la lectura de un cuento, una receta de cocina saludable y simple, o recomendaciones sobre cómo reciclar elementos de la casa o cómo hacer un juego en familia. Dicho material se distribuye en las comunidades a través de una plataforma digital que reciben las familias de las fundaciones con las que colaboran.

"THSN Argentina es uno de los países que generó más videos en el programa de voluntariado digital", resalta Ponce. Los videos del voluntariado corporativo llevan más de 1000 reproducciones.

Para llevar adelante una campaña de voluntariado virtual, recomiendan que se deben considerar los siguientes puntos: entender en profundidad las necesidades de la comunidad; generar un contenido que verdaderamente aporte valor en este contexto; y conocer qué herramientas digitales usan y llegar a esas personas a través de esos canales.

"Hacer un voluntariado de forma digital, es una excelente iniciativa para lograr que más voluntarios y voluntarias se puedan sumar", suna Ponce.

Por su parte, Fundación Telefónica Movistar, el 2 de octubre, celebró el Día Internacional del Voluntario Telefónica, este año de manera virtual.

"El programa Voluntarios Telefónica presenta iniciativas de voluntariado digital desde hace años, por lo cual este contexto nos encontró preparados", detalla Luciana Cassain, jefa de Voluntariado y Empleabilidad de Fundación Telefónica Movistar. "Todas las actividades son online para que empleados, familiares y comunidad en general participen y colaboren, según sus intereses y posibilidades".

En la oferta de actividades digitales online y virtuales es posible encontrar campañas de sensibilización por redes sociales, plataforma gamificada de acción social y de desafíos deportivos, como Spornet: un desafío deportivo virtual y solidario en el que el ejercicio físico -correr, caminar, andar en bicicleta- se transforma en ayuda para personas en situación vulnerable.

También cuentan con un programa de contención telefónica a adultos mayores, charlas y talleres formativos en distintas temáticas y el característico Voluntariado Online, a través del cual los voluntarios aportan sus conocimientos y habilidades para resolver las necesidades planteadas por entidades sociales.

¿Cuáles son las ventajas de esta modalidad? Según Cassain, permite aumentar el alcance e impacto de todas las acciones, al mismo tiempo que permite mayor flexibilidad a los voluntarios para adaptar su participación en función del tiempo, habilidades e intereses. Por otro lado, el desafío es incorporar a aquellos voluntarios más afines a la presencialidad.