El Cronista Comercial

López Anadón: "La industria tiene cierta confianza, cualquiera sea el resultado de la elección"

El titular del Instituto Argentino del Petróleo y el Gas (IAPG), repasa la actualidad del sector.

Una nueva paralización en Arcor: esta vez dio vacaciones a 430 empleados de su planta de Catamarca

Las peripecias electorales a las que se enfrenta la Argentina del corto plazo no llegarían a afectar en gran medida al sector petrolero y gasífero local. Así, por lo menos, lo ven desde el Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG), que, entre las PASO y las presidenciales de octubre, prepara 35.000 metros cuadrados en La Rural para su evento anual Argentina Oil and Gas, que este año espera recibir más de 20.000 asistentes.

Además de la presencia de los grandes jugadores del sector, Ernesto López Anadón, presidente del IAPG, da cuenta de que se verá también la presencia de muchos clusters de pymes, como los de Córdoba o Mar del Plata. Lo que, según él, es el reflejo de cómo traccionan desarrollos como Vaca Muerta.

Para López Anadón, 15 años atrás el sector estaba "bastante castigado", pero tenía futuro, "con cosas para hacer en convencionales, pero más limitadas". Agrega que las empresas presentes eran más locales, aunque, también, se contaba con la presencia de algunas internacionales. Algo cambió: "Shell, que había vendido todo, volvió; Exxon volvió, Chevron, Wintershall", cita ejemplos.

"La industria piensa a largo plazo y tiene cierta confianza; piensa que las cosas, cualquiera sea el resultado, se podrían llegar a acomodar", sostuvo en una entrevista que, vale aclarar, se hizo antes de las PASO.

En convencionales, reconoce que había poco para hacer. "Nuestras cuencas llevan 100 años de explotación. Las chances de encontrar cosas más interesantes no existían". De todas maneras, admite que se descubrieron partes atractivas, como el Golfo San Jorge, donde, por ejemplo, Pan American Energy produce crudo pesado.

La llegada de los no convencionales abrió un nuevo horizonte, agrega. "Cambiaron las condiciones. Se tiende a precios libres fijados por la oferta y demanda. Eso arrastró mucho más entusiasmo".

Cita a Fortín de Piedra, donde se invirtieron entre u$s 3000 millones y u$s 4000 millones en dos años. "En el pico de trabajo, habrá 4500 personas, con cerca de 900 empresas; muchas, pymes".

Para López Anadón, "Vaca Muerta estará en una etapa de desarrollo parecida a la de los booms de las cuencas en los Estados Unidos cuando se perforen entre 600 y 1000 pozos al año". Se podría llegar, entonces, a tener 10 Fortín de Piedra, plantea. "El impacto que puede tener en las cuentas públicas, en exportaciones, en el ingreso de divisas, es enorme", ejemplifica.

Hace una cuenta: "Si cada pozo sale u$s 7 millones, u$s 8 millones, 1000 pozos pueden llegar a u$s 15.000 millones por año, al sumar la infraestructura vial, la ferroviaria, las plantas de tratamiento, las empresas que fabrican, los gasoductos, las plantas".

En la mesa de Vaca Muerta, añade, se está trabajando en "problemas que subsisten, como los de evacuación, temas de exportación, para flexibilizarla más". A eso, agrega que, si crece la oferta de gas, con la ampliación de los gasoductos y las redes de distribución, podrían generarse entre u$s 3000 millones y u$s 4000 millones al año en todo el país. "Para que la gente, en vez de usar GLP, pueda usar gas, que es más barato", propone. En la medida en que haya gas en Vaca Muerta, explica, los precios tenderán a la baja, aunque en invierno habrá picos.

Sobre el precio del petróleo, dice que hoy ese producto es abundante, en medio de un mundo en recesión. "Hay una oferta muy grande crudo y una demanda que no está tirando. Se está manteniendo a un nivel de u$s 70. No creo que pase esa barrera", agrega.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo