El Cronista Comercial

Las empresas de emergencias reforzaron sus servicios, pero esperan bajas de hasta el 70% de la rentabilidad

Los prestadores de emergencias ampliaron sus estructuras para atender la demanda creciente por el coronavirus. Sin embargo, prevén un aumento de los costos y una caída de sus ingresos en el corto plazo.

Las empresas de emergencias reforzaron sus servicios, pero esperan bajas de hasta el 70% de la rentabilidad

Por el avance del Covid-19 en la Argentina, las compañías que ofrecen servicios de emergencias registraron un aumento de la demanda. Aunque las autoridades de salud pública instan a la población a llamar a la línea telefónica 107 del Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME) en caso de presentar síntomas de coronavirus, estas empresas también reciben a diario consultas y brindan atención médica por este y otros cuadros.

Entre fines de abril y comienzos de mayo, siempre hay un aumento estacional de la demanda. Lo que ocurrió este año es que se adelantó el pico, por el desconocimiento de esta nueva enfermedad y la psicosis que se generó en la sociedad. Las consultas se cuadruplicaron con respecto a semanas anteriores. Algo parecido pasó en 2009, con la Gripe A”, dice José Sánchez, titular de Emergencias, empresa que brinda atención extrahospitalaria asociada a riesgos de vida y chequeos médicos a domicilio y virtuales. El año pasado, recibió un crédito por u$s 10 millones del BID Invest, del Banco Interamericano de Desarrollo.

Antes del aislamiento obligatorio, Vittal, otra compañía del rubro, tuvo un crecimiento exponencial de las consultas médicas. “Respecto de marzo de 2019, el incremento fue del 46%, y en relación a febrero de este año, la suba fue mayor al 100%”, indican desde la firma.

La mitad de las empresas de turismo prevé vender hasta 75% menos este año

Las medidas fijadas para evitar contagios de coronavirus impactaron de lleno en el sector turístico, el más afectado en el país y en el mundo por esta pandemia.

En tanto, las consultas en Ayuda Médica aumentaron desde el 15 de marzo hasta la fecha un 120% comparado al mismo período de 2019, en lo relativo a la atención domiciliaria y urgencias.

“El hecho de que el virus esté circulando cada vez más hace que haya un mayor número de prestaciones de emergencias. Por eso, aumentamos nuestra capacidad instalada un 50% en móviles y profesionales”, afirma Jorge Mendiola presidente de Ayuda Médica.

Aunque la demanda mermó en los últimos días, las consultas siguen en alza. “En buena medida, el gran caudal de llamados se debió al temor inicial. Hoy, hay más conocimiento e información”, sostiene el número uno de Emergencias, aunque reconoce que trasladan 40 casos sospechosos de coronavirus por día. “Y además, damos respuesta a otras consultas de afiliados directos y socios de prepagas y obras sociales”, acota. 

Para reforzar su atención, la compañía contrató y entrenó a 200 médicos y paramédicos para el servicio de calle, otros 200 para la plataforma online de videoconsultas (llamada Uma) y 60 especialistas más para el call center. Actualmente, realiza 3000 asistencias diarias en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires y el interior del país.

En ese sentido, los especialistas reconocen que cambió la forma de atención. Evacuamos de forma virtual gran parte de las consultas médicas que solemos hacer a domicilio, por ejemplo la emisión de recetas o patologías que no requieren visitas presenciales, para cuidar a los equipos sanitarios y conservar los recursos que tenemos”, asegura Sánchez.

El uso de Vittal iDoc, la app para socios de Vittal que permite acceder a un médico online las 24 horas sin cargo, creció en marzo un 285% comparado a febrero, con un promedio de 250 videoconsultas diarias. “Sumamos más horas disponibles y contamos con 10 médicos iDoc que rotan de lunes a lunes para estar en línea las 24 horas”, expresan desde Vittal, que, ante la creciente demanda, amplió su dotación de profesionales para visitas domiciliarias y videoconsultas, como así también el número de operadores que recepcionan llamados.

Cambió la modalidad de trabajo. Los traslados programados se cancelaron por turnos médicos suspendidos y debimos ponerlos a disposición de urgencias”, relata Christian Sancho, gerente de Emergencias Médicas Integrales (EMI), compañía que opera en Córdoba y que también agrandó su estructura temporalmente. Su plataforma de telemedicina contaba con 20 profesionales y se sumaron 10 más. También, incorporaron cinco móviles y en total son 35 las ambulancias las que funcionan ahora.

No obstante, los profesionales consideran que esta mayor actividad y este refuerzo del sistema no se traducirán en un aumento de los ingresos para las empresas del sector. Por el contrario, suponen un costo extra. “Intensificar el servicio significa un gasto adicional en insumos y personal, que nos pega directamente en la rentabilidad de la compañía”, comenta el titular de Emergencias, y agrega que, pese al aumento de las consultas por los planes de salud, no hubo más afiliaciones: “En este momento, el call center está abocado a atender urgencias, no a la venta. Cuando recibimos llamados por contrataciones, les respondemos con todo gusto y les damos detalles, pero no es este ahora el objetivo”. 

EMI tampoco registró un mayor número de abonados. “La gente que tiene la posibilidad de acceder a una prepaga ya cuenta con la cobertura desde antes de la pandemia”, explica Sancho, y adelanta que “esta coyuntura implica una suba de los gastos fijos, fundamentalmente por el aumento de la flota, que va a derivar en una caída de la rentabilidad”.

En este tiempo, hubo más ausentismo, debido a que debimos reemplazar a profesionales que viajaron y que por estar en cuarentena tuvieron que ser sustituidos, así como también hay trabajadores que por formar parte del grupo de riesgo no pueden desarrollar sus tareas en este momento”, asegura, y añade que “esta rotación se convierte en un gasto más”.

La industria va a estar muy golpeada. En marzo, cayó un 15% la recaudación y en abril creemos que va a bajar un 70%. La cartera de clientes más afectada es la referente a socios corporativos, como por ejemplo, colegios, gimnasios, clubes, canchas de fútbol y salones de fiestas que actualmente prescinden de nuestros servicios”, reconoce Mendiola.

De cara al futuro, el presidente de Ayuda Médica se muestra pesimista: “No creo de ninguna manera que nos aumente la facturación este año. Probablemente, ocurrirá todo lo contrario, teniendo en cuenta que los costos son mayores”.

Asimismo, aunque el sector público está trabajando de forma coordinada con el privado, el Gobierno no apeló a los servicios de las empresas en esta situación de emergencia. “Nos reunimos con el Ministerio de Salud y la Superintendencia, pero no fuimos contratados por ellos”, cuenta Sánchez.

En relación a la suba de casos que se espera para las próximas semanas, el titular de Emergencias concluye: “Nos preparamos para que haya un nuevo pico de consultas. Confiamos en que la estructura sanitaria va a resistir, aunque es importante que la gente sea consciente de que los recursos son limitados”.

Shopping