El Cronista Comercial

Las elecciones, ¿pueden poner en jaque la productividad?

Los empleados tienen mayor incertidumbre sobre lo que sucederá tanto en la compañía como en lo personal. Las discrepancias entre los colaboradores.

Las elecciones, ¿pueden poner en jaque la productividad?

Los años electorales se viven de manera más intensa y más cuando en el cuarto oscuro se elige el futuro presidente de los argentinos. En las empresas se habla de política y cada decisión que se toma está en marcada en el contexto del país. En las oficinas, durante el almuerzo, en cada descanso, es inevitable el debate sobre los candidatos y sus propuestas. ¿Pero qué deben hacer las compañías para que el clima de incertidumbre no afecte la productividad de la compañía?

"Las elecciones impactan en los trabajadores porque se tratan de personas que viven en este país y no importa el resultado a cualquier persona le impacta. Y es en las empresas en donde pasan el mayor tiempo de su vida útil, lo socializan, lo comentan, independientemente de las ideologías políticas respecto a cuál fue el resultado que ellos votaron, el clima durante las elecciones cambia", explica Alejandro Melamed, director General de Humanize Consulting, especialista en estrategia e innovación disruptiva en Recursos Humanos.

Pero lo que les preocupa a las compañías no es que se debata de política sino que se generen encontronazos entre sus empleados. "Se nota la grieta, el trabajador habla de política y muestra su inclinación. Según una encuesta que realizamos un 64% de los trabajadores manifiesta su posición política esto quiere decir que la mayoría muestra su postura y eso puede generar altercados", concluye Pablo Liotti, gerente de marketing y comunicación del Grupo Adecco en Argentina y Uruguay.

Si bien para algunas empresas, como el caso de MercadoLibre, las elecciones no tienen influencia, para muchas se trata de un tema a debatir en la mesa chica. "En lo que respecta a la productividad, no hay indicadores que muestren que baja el ritmo durante los ciclos electorales, sin embargo algunas empresas hacen simulacros de elecciones, sobre todo aquellas que tienen muchos empleados jóvenes", agrega Liotti. Para las compañías, es la oportunidad de formar a sus trabajadores centennials en cuanto al compromiso que requiere una votación.

Estrategias

Para los especialistas las elecciones generan un clima de inestabilidad ante el desconocimiento de lo que se vendrá. "Yo creo que la mejor estrategia es pensar en los focos, en las prioridades, resaltar la necesidad de las empresas y que el personal entiendan cuales son las prioridades del negocio, cuales son los objetivos individuales, grupales y organizacionales. La clave es poner permanentemente el foco en el negocio en el cual se desarrolla el país. Lo fundamental es que cada colaborador pueda comprender las prioridades del negocio y los grandes temas en lo que hay que trabajar y focalizarse", sostiene Melamed.

Y si bien el diálogo es necesario, desde las empresas aseguran que incentivar lugares de debate político puede ser contraproducente. "Las empresas tienen que ser espacios diferenciados de la política pero no exentos de esta. No escucho de muchas organizaciones que tengan sitios para debatir de política. Sí lo que se ve es que en algunas organizaciones hay espacios para explicar la situación y comprender que es lo que pasa, pero hay que diferenciar estos ámbitos. Las cuestiones presidenciales son del ámbito privado", concluye Melamed.

Lo importante es que los CEOS no desconozcan el clima social que producen las elecciones, entender el contexto ayuda a enfrentar el problema que puede provocar en sus plantas de empleados. "Más allá de la obligatoriedad de las elecciones, la mayoría le interesa ir a votar. Hay un cierto compromiso, un deber cívico. Para muchos es la oportunidad a través del voto de generar un cambio o una solución", finaliza Liotto.

Previo a las PASO, las votaciones son de suma importancia: "Más del 60% de los trabajadores se mostró interesado en las próximas elecciones y casi el 75% aseguró que votaría igual si las elecciones no fueran obligatorias", sostiene un relevamiento de Adecco. Y, si bien se trata de un tema que a todos, sin importar el cargo, les interesa, en pocas empresas se trabaja el tema. "Solo un 5% manifestó que en su lugar de trabajo se realizan simulacros de elecciones entre los empleados para ver quién las ganaría", detalla el informe.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo