El Cronista Comercial

La importancia de asegurar la vacunación durante la pandemia: cómo Argentina adelantó la campaña antigripal

La producción nacional de la vacuna antigripal le permitió al país adelantar un mes la distribución y aumentar un 20% la cantidad de dosis producidas en menos de 4 meses.

La importancia de asegurar la vacunación durante la pandemia: cómo Argentina adelantó la campaña antigripal

En el año 2009, la Organización Mundial de la Salud declaró la pandemia de la llamada Gripe A (H1NI) que causó 18.337 muertes a nivel mundial y 627 en nuestro país. Ese mismo año se inició en Argentina el proceso de transferencia tecnológica para contar con una planta propia de producción local de vacunas, que le permitiera al país actuar con mayor rapidez ante contextos adversos y garantizar la salud de la población.

Actualmente, en el contexto de la segunda pandemia de este siglo, Argentina cuenta con una gran ventaja para prevenir otras enfermedades a través de la inmunización: es de los pocos países de la región, junto con Brasil y México, que posee una planta de producción nacional de vacuna antigripal y antineumocócica.

Desde la planta de Sinergium Biotech, ubicada en Garín, Provincia de Buenos Aires, se produjeron en menos de cuatro meses todas las dosis necesarias para inmunizar a los pacientes de riesgo antes de la llegada del invierno. La vacuna antigripal cambia su cepa anualmente y se produce en un corto período de tiempo. Este año la planta tuvo el desafío extra de llegar a producirlo antes de la llegada del frío y el avance del Coronavirus. Es así que se terminaron de producir y entregar al Ministerio de Salud de la Nación y a PAMI 12 millones de dosis, un 22% adicional al previsto originalmente, en menos de 4 meses.

La posibilidad de contar con una planta de producción argentina de vacunas, nos permite responder con mayor agilidad ante situaciones como la que se está transitando. Controlar la influenza y la neumonía a través de la vacunación se vuelve doblemente necesario para evitar complicaciones clínicas adicionales en las personas más susceptibles al COVID-19, y a su vez para no saturar los centros de salud con pacientes que sufren otras dolencias respiratorias.

“La planta funcionó todos los días de la semana durante las 24 horas del día para garantizar las dosis necesarias para la inmunización de los grupos de riesgo”, destacó Fernando Lobos, Director de Desarrollo de Negocios de la compañía. “Para este tipo de vacunas, que renuevan su cepa todos los años, la producción se hizo en tiempo récord, con un gran esfuerzo de la compañía y de sus colaboradores”, agregó Lobos.

Además de su impacto en la salud pública, una planta como la de Sinergium Biotech tiene un impacto positivo en la economía nacional. La compañía es una fuente de trabajo directo para más de 280 personas, y otros 50 puestos de colaboradores externos que trabajan usualmente con la compañía. Además, 533 Pymes proveen a la compañía de productos y servicios, haciendo que sean más los argentinos que se suman a la cadena de valor de la producción nacional de vacunas.