El Cronista Comercial

La agenda 2020 para la responsabilidad social empresaria

La agenda 2020 para la responsabilidad social empresaria

Si hasta hace unos pocos años dar el primer paso hacia prácticas sustentables ponía a cualquier empresa líder en desventaja respecto de su competencia, hoy sucede todo lo contrario. ¿Por qué? Se alinearon los incentivos y queda menos tiempo para hacer bien buenos negocios. Así, hoy las firmas quieren destacar en sus prácticas de sustentabilidad y profundizan en ellas, poniendo a sus mejores recursos humanos a resolver los issues de los que todo el negocio está empapado. Es que buscan resultados: que el consumidor les compre, que los inversores apuesten por ellos, que la rentabilidad los acompañe y que la corporación esté satisfecha por cumplir localmente con los compromisos asumidos globalmente en la materia.

En el caso de Cervecería y Maltería Quilmes profundizarán la plataforma 100+ Sustentabilidad. "Allí trabajamos objetivos como Energía Renovables, Packaging circular, Agua, Cadena de Valor, Agricultura sustentable y Comunidad, en línea con el compromiso con la preservación del medio ambiente y la prosperidad de las comunidades", dice Vanesa Vázquez, gerente de Sustentabilidad. Los objetivos de la plataforma tienen planes de acción concretos basados en la ciencia y la tecnología y están incluidos en el plan de inversión de u$s 1.800 millones para el período 2016-2020 para toda la compañía. Uno de esas metas la concretarán este año con la puesta en marcha del Parque Eólico Budweiser, donde invirtieron u$s 283 millones por el acuerdo de compra de energía renovable por 20 años a Central Puerto. ¿El logro? Todas sus cervezas y gaseosas serán elaboradas con 100% de energía eléctrica renovable, que se usará en las 10 cervecerías y plantas de gaseosas, la fábrica de tapas y en las dos malterías de la firma y se convierten así en la primera compañía de consumo masivo en utilizar este tipo de energía en toda su operación en el país. "También profundizaremos programas como el Fondo de Agua en Mendoza, que firmamos junto a otras compañías y The Nature Conservancy en 2019 para encontrar soluciones que aseguren la disponibilidad de agua, o ReVuelta, que busca fortalecer a las PyMEs que integran nuestra cadena de valor y que desde 2017 ya incorporó 400 nuevos proveedores", cuenta Vázquez para quien sumar voluntades es fundamental para alcanzar logros: "la articulación público-privada, la colaboración estrecha de autoridades nacionales y gobiernos locales, ONGs y otras compañías, así como la inclusión de los proveedores, la formación de los colaboradores y estar en línea con las nuevas demandas de los consumidores", enumera las claves.

El sector de alimentos encuentra diferentes retos, más allá de los envases o de los insumos. "El objetivo común del sector de alimentos y bebidas es promover la alimentación saludable. En materia de malnutrición por déficit, debemos participar de las múltiples iniciativas en pos de combatir el hambre y en relación a la malnutrición por exceso de nutrientes, robustecer propuestas sectoriales tendientes a frenar la prevalencia de sobrepeso y obesidad, a través de iniciativas como la autorregulación publicitaria, la mejora del perfil nutricional, el control de porciones y el etiquetado frontal, entre otras", explica Inés Kracht, jefa de Asuntos Públicos y Sustentabilidad de Molinos. En el caso de la alimentaria, uno de los principales desafíos para el 2020 será seguir mejorando el perfil nutricional de los productos: reducir el sodio y azúcar e incorporar nutrientes a promover como vitaminas, minerales, fibra y proteína. "También trabajaremos en línea con la autorregulación publicitaria que establece que en canales cuya audiencia supere el 35% de menores de 12 años, sólo podrán publicitarse productos que cumplan con criterios nutricionales estandarizados y prestablecidos a nivel internacional", cuenta Kracht. Con el propósito de disponer de productos ricos, prácticos, saludables y accesibles en su portfolio y que se coma mejor, la empresa alinea la agenda de Sustentabilidad con diferentes acciones en este sentido: contribuyen a combatir el hambre -son aliados estratégicos del Banco de Alimentos-, promueven la economía circular y la alimentación saludable.

Envases con propósito

"Para que una marca sea sustentable debe tener un propósito claro: que contribuya positivamente a paliar un problema ambiental o social; y el producto en sí debe contribuir directamente a uno o más de los objetivos definidos en el Plan de Vida Sustentable que nos guía", dicen en Unilever. Con 28 marcas sustentables en su portfolio, a través de las cuales promueven mejores hábitos en los consumidores, en 2020 continuarán trabajando para que las demás marcas encuentren su propósito. Hacer crecer el negocio, reducir el impacto ambiental y mejorar la calidad de vida de las personas, son los objetivos de la multi y logra así que la sustentabilidad atraviese toda la cadena de valor de la compañía: trabajan el ciclo de vida del producto desde el diseño hasta el postconsumo para generar un impacto positivo en cada momento del proceso. Con metas globales de reducción a la mitad el uso de plástico virgen para 2025, eliminando más de 100.000 toneladas de envases plásticos e incorporando más plástico reciclado en los productos también recolectarán y procesarán más envases de plástico de los que venden. Estos compromisos, se complementan con los ya anunciados, que es garantizar envases 100% reutilizables, reciclables o aptos para compostaje y aumentar el contenido de plástico reciclado en el empaque. Comprometidos con una economía circular baja en carbono, en la que toda la cadena de valor tenga un impacto mínimo, Tetra Pak acaba de lanzar la campaña global "Planeta Positivo" para inspirar a las empresas a profundizar la sostenibilidad. "Nuestra ambición a largo plazo es proporcionar un envase que contribuya a una economía circular de reducción de carbono, es decir, fabricado completamente de materiales renovables o reciclados sin comprometer los requisitos de inocuidad alimentaria", dice Estela Reale, directora de Comunicación. La firma ya comenzó a reemplazar cajas de cartón para embalajes por cajas hechas con material reciclado de envases propios -realizados por una papelera local- y concretaron las primeras compras, generando un ahorro económico y un impacto positivo al medio ambiente, demostrándose la factibilidad técnica de que es posible aportar a una economía circular baja en carbono. Con una inversión de 500.000 euros anuales en la Argentina, se destinarán al desarrollo de nuevas soluciones, como bombillas de papel -solicitadas en el mercado europeo-, tapas ancladas al envase y otros sistemas. Este año, las inversiones fueron destinadas a fortalecer la capacidad de reciclaje local y dar soporte técnico a muchas industrias de reciclaje local. "Para lograr los resultados esperados es fundamental asociarse con diversos públicos de interés para construir cadenas de valor de reciclaje sostenibles. En este punto el trabajo asociativo con objetivos comunes es clave para desarrollar un modelo sustentable en el tiempo", dice Reale quien apunta a extender estas prácticas hacia clientes.

Mirá también

Telecom reperfila u$s 330 millones para reanimar su plan de inversiones

Refinanció los vencimientos de 2020 y 2021 de préstamos con la CFI y el BID. Explicó que, como son agencias multilaterales de crédito, no están alcanzados por el súper cepo, sino que lo hizo para priorizar sus desembolsos. El programa, que preveía u$s 600 millones este año, estuvo en revisión tras la declaración de Internet, TV por cable y telefonía celular como servicios esenciales
Por JUAN MANUEL COMPTE

Telcos más responsables

"Como parte del tejido social, las empresas no son ajenas a las nuevas demandas, preocupaciones y temáticas de relevancia que surgen; por eso, deben impulsar el cambio hacia una economía sostenible y responsable con los diferentes públicos en todas sus prácticas", dice Pedro López Matheu, director de Relaciones Gubernamentales de Telecom. Promover el uso de las TICs como herramientas para la formación e inclusión social y desarrollar oportunidades concretas para el crecimiento de las personas a través de la tecnología y ciberciudadanía son los temas de inversión social a los que pondrá foco Telecom en el 2020 y completarán una inversión aproximada de $ 45 millones para programas con la comunidad. Atentos a que en el mercado laboral actual la demanda de perfiles digitales no encuentra suficientes candidatos, desarrollan el programa digit@lers para despertar la vocación digital en los jóvenes a través de cursos gratuitos de programación, con el fin de impulsar su inserción laboral en las comunidades donde tienen presencia. Consolidado en 2018, el programa ya alcanzó a más de 350 chicos de 17 localidades del país, desde Salta o Jujuy a Buenos Aires. Otro programa de inversión social que se profundiza es "Nuestro Lugar", de ciberciudadanía, que contribuye al cuidado de la experiencia digital de los más chicos y promueve el uso responsable, seguro y creativo de la tecnología, a través de talleres en escuelas primarias que trabajan sobre la protección de los derechos de los niños en entornos digitales. El programa de voluntariado educativo también Conectamundos, seguirá creciendo: este año más de 250 colaboradores realizaron la propuesta #Manotón en las ciudades de Salta, Córdoba y Buenos Aires, donde realizaron 50 prótesis de manos y brazos mecánicos impresos en 3D, junto a Gino Tubaro y su equipo de Atomic Lab.

Finanzas más verdes

Orientar el financiamiento hacia productos y servicios que contemplen el impacto social y ambiental es una de las tendencias más fuertes tanto a nivel global como local, en el sector de la banca. "Se profundizará la presencia de este tipo de herramientas de financiación", opina sobre el sector Constanza Gorleri, gerente de Sustentabilidad de Banco Galicia. Muestras de consolidación de esta tendencia son el Protocolo de Finanzas Sostenibles, suscripto por 18 bancos locales y, a nivel internacional, la formalización de los Principios de Banca Responsable por parte de Naciones Unidas, de los cuales Banco Galicia es uno de los signatarios fundadores. Otra de las tendencias, motorizada por la transformación digital, es la educación financiera que contribuye con la inclusión financiera. "En Galicia creamos herramientas innovadoras que permiten el desarrollo e inclusión de las personas, al tiempo que brindamos capacitación por medio de nuestra plataforma online", dice Gorleri.

El financiamiento de impacto continuará siendo un eje prioritario de trabajo para el banco que lo concretará a través del desarrollo de nuevas herramientas de financiación a emprendimientos y proyectos de triple impacto y ofrecerá fondos de inversión con impacto social, estableciendo alianzas para potenciar negocios sustentables. "Trabajaremos en torno al Bono Verde, destinado a proyectos de eficiencia energética y de construcción sustentable, y las líneas de Microfinanzas y Mezzofinanzas destinada a emprendimientos con impacto social y/o ambiental; otra de las líneas que continuaremos trabajando es el Bono de Impacto Social destinado a jóvenes en situación de vulnerabilidad para que puedan acceder a formación integral para su inserción laboral", enumera la responsable del área.

En el caso de Adecco, la empleabilidad es el reto. "Deberemos incentivar a las empresas a incluir en sus contrataciones a candidatos provenientes de diversos grupos vulnerables, desde personas con discapacidad, jóvenes, mayores de 45 años, atletas de elite retirados de su actividad profesional, mujeres en roles no tradicionales, hasta poblaciones migrantes", dice Pablo Liotti, gerente de Marketing y Sustentabilidad. Para ello realizarán trabajos de concientización, exponiendo los indicadores de cada uno de estos grupos y las dificultades que tienen para lograr la empleabilidad. Otro tema particular que trabajarán es la erradicación del Trabajo Infantil.

La empleabilidad también es uno de los temas de los que se ocupará L'Oréal. La multinacional francesa se comprometió a mejorar la calidad de vida de las personas que atraviesan una situación socioeconómica vulnerable y para ello busca capacitarlas en la profesión de peluquería y maquillaje a través del programa Belleza por un Futuro. Es que los programas sociales son un pilar importante de la compañía a la hora de desarrollar su programa de sustentabilidad. "Para este año queremos llegar a que 1.500 personas accedan a un trabajo a partir de este programa. Con 600 graduados en el último año, 80% de las personas recibidas en 2017 y 2018, ya consiguieron insertarse laboralmente", cuenta Mariana Petrina, gerente de Sustentabilidad de la firma, que además promueve la equidad de género a través del Premio L'Oréal – UNESCO Por las Mujeres en la Ciencia.

"Sharing Beauty with All" es el programa a través del cual la firma también busca reducir la huella ambiental de la compañía a nivel global, generar un entorno de trabajo sostenible y tener un impacto positivo en la sociedad. ¿Los compromisos concretos? Innovación sostenible -el 100% de los nuevos productos tendrá un mejor perfil ambiental o social, por ejemplo, reducción del impacto ambiental de las fórmulas o uso de materias primas renovables-; producción sostenible -reducción del 60% de la huella ambiental en comparación con 2005-; impulsar a los consumidores a tomar decisiones sustentables desde las distintas marcas y desarrollo sostenible, de empleados, proveedores y comunidades. Con un nuevo centro de distribución en el país, que cumple los más altos estándares de sustentabilidad, la firma comenzó a abastecerse en un 100% con energía renovable, tanto en su Centro de Distribución como en sus oficinas. "En el país desarrollaremos el tratamiento de PLV sustentable y la reducción en el uso de plásticos, la utilización de materiales nobles en un 50% de las producciones y reciclaremos 50% del material utilizado en los puntos de venta: hay que ser creativos e identificar soluciones sustentables sin perder de vista la rentabilidad del negocio. Los consumidores hoy buscan transparencia en los productos que forman parte de su día a día: quieren conocer su origen, las fórmulas, el impacto medioambiental y la contribución social positiva que la marca o compañía genera".

Shopping