El Cronista Comercial

La Justicia obliga al Gobierno a definir si le dará a Royal Class las rutas que ya le aprobó

En octubre de 2017, la empresa de vuelos chárter obtuvo la aprobación para operar en forma regular nueve de cabotaje y una a Punta del Este. Pero Transporte no le dio cumplimiento a la medida. Desde la ANAC estudiarán el fallo y aclararon que "nunca hubo animosidad", sino que buscan "garantizar la seguridad" de los vuelos en el país

La Justicia obliga al Gobierno a definir si le dará a Royal Class las rutas que ya le aprobó

Por orden de la Justicia, la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) deberá decidir, en un plazo de 10 días, si aprueba o no el trámite final para que la empresa de vuelos chárter Royal Class pueda comenzar a operar rutas regulares, las cuales le habían sido otorgadas en octubre de 2017, tras presentarse a la audiencia de septiembre de ese año.

Tras cumplir con todos los requisitos técnicos de la ANAC y la JATA (Junta Asesora del Transporte Aéreo), obtuvo hace dos años (el 24 de octubre de 2017) la aprobación para operar 10 rutas regulares, pero Royal Class nunca recibió la luz verde para comenzar a volar, último tramo del trámite, a manos del Ministerio de Transporte, cartera de la que depende la ANAC. 

"Hicimos todo lo que nos pidieron, ya teníamos todo aprobado; como el Ministerio de Transporte no le daba cumplimiento a la resolución (que es una cuestión administrativa) para que podamos comenzar a volar, pedimos en varias ocasiones reuniones con el ministro Guillermo Dietrich y con el titular de la ANAC, Tomás Insausti, sin suerte. Ahora, la Justicia le da 10 días a la ANAC para que dé curso al trámite administrativo y apruebe el inicio de operaciones; toda la parte técnica ya había sido aprobada y entiende que la demora en el trámite es injustificable", comentó Miguel Livi, presidente y dueño de Royal Class, firma que compró en 2013 a Pablo Yabrán, hijo de Alfredo.

La Justicia le da 10 días a la ANAC para que dé curso al trámite administrativo y apruebe el inicio de operaciones; toda la parte técnica ya había sido aprobada y entiende que la demora en el trámite es injustificable

El fallo, a cargo del Juzgado Contencioso Administrativo Federal Nº9, también impone el pago de las costas del juicio a la parte demandada, es decir, a la ANAC.

Al ser consultado por El Cronista, Insausti aclaró que aún no había leído en fallo, pero destacó que "no hay ningún tipo de animosidad hacia la empresa. De hecho, hoy le renovamos el CESA (certificado para operar) a Royal Class para vuelos privados. No se aprobó el inicio de vuelos regulares por ciertos requisitos que no cumplía y nos generaba dudas. En un momento incluso se dudó de que su negocio sea el de alquilar su hangar a terceros en Aeroparque". El titular de la ANAC explicó que analizará la decisión de la Justicia; "si el fallo supera nuestro motivo, le haremos caso. Si entendemos que no, presentaremos un recurso. Siempre apuntamos a proteger a los pasajeros y a la industria, garantizando la seguridad operacional", aclaró. 

Las 10 rutas aprobadas a Royal Class (bajo el nombre de Just Flight SA) partían des el Aeroparque Jorge Newbery con destino a Rosario; a Mar del Plata; a Santa Fe; a Villa Gesell; a Santa Rosa, La Pampa; San Rafael, Mendoza; a Sunchales y Reconquista, Santa Fe; a Tandil; a Sunchales y Villa María (Córdoba) y la internacional, a Punta del Este.

En ese momento, tenía previsto invertir u$s 15 millones, para incorporar cuatro aeronaves turbohélices Fairchild Metro III, para 19 pasajeros, bajo leasing, para cubrir rutas de corto alcance. "Nuestro proyecto siempre fue complementario a las grandes compañías, apunta a aportar tráfico a empresas como Aerolíneas o Latam, volando a ciudades más pequeñas que no están conectadas por avión y lo necesitan", explicó Livi. En caso de recibir la autorización final, contaría con seis meses para comenzar a operar, algo que sigue figurando entre sus proyectos.

"Nunca entendí por qué nunca respondieron. Teníamos todo aprobado, sólo restaba una parte administrativa. Ni siquiera lo rechazaron, sólo no respondieron  Apenas conozco a los funcionarios, no hay un tema personal. Creo, por lo que se rumorea y por lo que en algún momento un funcionario me dijo, que les molesta que tengamos un hangar en Aeroparque y querían sacarnos de ahí; puede ser esa la cuestión de fondo, pero no lo sé. Nosotros cumplimos con todo lo técnico y lo legal. El Gobierno me desilusionó; realmente se queja de Venezuela pero se le parece bastante; pretenden hacer lo que ellos quieren, no lo que dice la ley", opinó con dureza Livi.

Ante la negativa para poder crecer en el país, el ejecutivo adquirió una empresa de vuelos chárter en Estados Unidos, Jet Connections, con u$s 1 millón de inversión y comenzó, en septiembre pasado, a operar con seis aeronaves desde la base en el aeropuerto de Opa Locka, de Miami, con buen nivel de demanda, según comentó.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo