El Cronista Comercial

Innovación e inseguridad empujan negocios con 'cajeros virtuales'

Restaurantes y kioscos atendidos vía streaming o por pantallas táctiles replican, en cierta manera, el negocio protagonizado por Amazon Go.

Otro aumento de prepagas: las cuotas subirán 12% antes de fin de año

La automatización de los procesos parecía, en muchos casos, enfocado en las grandes industrias, sin embargo, durante los últimos años, comenzó también a inmiscuirse en algunos de los comercios que forman parte del día a día de las personas. Los avances tecnológicos llevaron a que algunas empresas optaran por desarrollar modelos que implican no interactuar con ningún empleado de manera directa a la hora de realizar una compra, siendo Amazon Go , el supermercado sin cajeros creado por la empresa de Jeff Bezos , uno de los casos más resonantes. En el país, existen algunos que comienzan a testearlo y hasta piensan en expandirlo a nivel internacional.

Ni mozos, ni cocinero a la vista. Para comer en Foster hay que realizar el pedido a través de una estación táctil ubicada cerca de la entrada y cada orden es entregada por un box en menos de tres minutos. El emprendimiento de Smart food cuenta con un local en pleno centro porteño – Tucumán, entre Reconquista y San Martín – y abrió sus puertas hace poco más de un año.

“Tenemos una tasa de reincidencia del 70% y es gente que vuelve hasta tres veces por semana al local. Primero vienen por lo innovador, después repiten porque les gusta la experiencia diaria para optimizar el tiempo y luego por la relación precio-calidad de la comida”, afirma el ingeniero industrial Martín Zuker, cofundador del proyecto junto al diseñador Guido Stella y al emprendedor tecnológico Mariano Fernández.

El restaurant, que acepta pagos en plástico, código QR y bitcoin, contabiliza unos 250 tickets por día a razón de $ 250, en promedio, cada uno. Según Zuker, a pesar de la crisis del último año, Foster registra un crecimiento intermensual del 11% en cantidad de tickets. “Veníamos con la idea de crecer en el Interior del país, pero cambiamos la estrategia y estamos encarando la apertura de 1 o 2 locales más de alto impacto en CABA para fines de este año, además vamos a abrir una sucursal en el exterior”, detalla. Entre los países analizados están España, Estados Unidos, Israel, Italia y el Reino Unido.

Si bien Amazon Go abrió sus puertas en 2016, en un principio era solo para empleados, y recién se extendió al público en general en enero de 2018. Según un informe de RBC Capital Markets, estas tiendas podrían alcanzar ingresos por u$s 1,5 millones por año cada una. Para 2021, la compañía de e-commerce proyecta tener 3000 sucursales operando.

Restorando cambiará de nombre y en julio pasará a llamarse TheFork

La transición comenzó. A poco más de cuatro meses del anuncio oficial de la compra de Restorando por parte de TheFork, parte del portfolio de empresas de TripAdvisor, ambas plataformas de reservas de restaurantes ya se encuentran conviviendo. Esto marca, en cierta manera, el inicio del fin de Restorando como marca en la región.

“Nuestro concepto se adapta un poco más a lo que es Amazon Go, pero aplicado en Sudamérica, acá ese tipo de negocio sería inviable”, afirma Sergio Iribarren, socio gerente de Instal Shop. Su compañía, dedicada el desarrollo de material para puntos de venta, abrió recientemente I-Shop Point, un kiosco atendido vía streaming y sin kiosquero de carne y hueso ubicado en Hurlingham.

En 2014, su emprendimiento había montado un kiosco tradicional como laboratorio para vivir in situ la experiencia comercial y poder desarrollar mejores productos para sus clientes, entre los que se encuentran Mondelez  y Massalin Particulares. Pero hace un año y medio comenzó a desarrollar esta propuesta interactiva, que levantó la persiana hace casi dos meses, y no descarta que se convierta en un negocio en sí mismo. “Estoy recibiendo muchas consultas para franquiciar, puede llegar a ser un formato que lo tome alguna empresa para replicarlo o nosotros asociarnos con alguna cadena, pero aún no estamos en esa etapa”, puntualizó.

Los productos se encuentran distribuidos en exhibidores, cada uno con su precio a la vista, y la atención es con una pantalla en la que una persona toma el pedido, cobra – puede ser en efectivo – y lo entrega a través de un box. “La idea era encontrar nuevas soluciones en materia de inseguridad y para entregar los pedidos de manera más prolija”, agregó el ejecutivo.

Según detalla, las ventas son superiores a las del kiosco tradicional debido a que los clientes pasan más tiempo interactuando con el servicio de streaming y realizan más compras.  “En el programa figura la apertura de un local en CABA, hoy estamos en la etapa inicial, pero tenemos programados 3 locales nuevos y quizá, si alguna empresa decida acompañarnos con esta startup, sean más”.
 

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo