El Cronista Comercial

Inmobiliarias, comercios, consultorios: cómo son sus protocolos de prevención para abrir esta semana

Comercios, inmobiliarias, ferias, consultorios. Cuáles son las medidas de seguridad que tomarán cada rubro y qué hay que tener en cuenta para usar sus servicios. Qué sectores siguen en la siguiente fase.  

Inmobiliarias, comercios, consultorios: cómo son sus protocolos de prevención para abrir esta semana

Con la flexibilización de la cuarentena por el coronavirus y la reapertura gradual de las actividades, los sectores que quedarán habilitados esta semana para atender al público confeccionaron protocolos con normas de higiene y seguridad para empezar a prestar nuevamente sus servicios de forma gradual, en una nueva fase del aislamiento obligatorio. 

En la mayoría de las industrias que retomarán sus actividades, prevalecerán las medidas de desinfección, el uso de sanitizantes y el empleo de productos de higiene personal como el alcohol en gel.

Asimismo, será obligatorio usar tapabocas al concurrir a las instalaciones, como así también respetar el distanciamiento social recomendado por los especialistas de salud. Además, se deberá colocar en un lugar visible la cartelería informativa respecto a las medidas de prevención para combatir el Covid-19, que deberá ser aplicado tanto por el personal como por los visitantes.

Rubro por rubro, las medidas de prevención

Los comercios

En la Ciudad y en la provincia de Buenos Aires, algunos comercios de proximidad podrán abrir sus puertas a partir de esta semana. Incluye a los minoristas de cercanía como librerías, jugueterías, florerías, perfumerías, casas de decoración, locales de venta de materiales eléctricos, cadenas de electrodomésticos, negocios de instrumentos musicales y bicicleterías, que desde hoy pueden prestar sus servicios de nuevo.

A partir del jueves, también quedarán habilitados otros rubros, como joyerías, relojerías, locales de bijouterie, mueblerías y concesionarias de autos y motos.

"Para definir qué comercios reabren, se evalúa qué cantidad de trabajadores mueve la actividad y la cercanía de los empleados con cada uno de los lugares de trabajo (para evitar los traslados en transporte público), la cantidad de clientes que asiste habitualmente a esos comercios y el índice de proximidad (que discrimina a las actividades en las que se puede evitar el contacto físico)", señalaron desde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

En todos los casos, los locales habilitados funcionarán de lunes a viernes de 11 a 21 horas (como horario máximo). Podrá ingresar a cada comercio una persona por cada 15 metros cuadrados que tenga la superficie del espacio, sin acompañantes (a menos que no puedan dejar a el o los menores, de hasta 12 años de edad, en su hogar con otro adulto). El negocio deberá informarlo con un cartel ubicado en el acceso al mismo.

De igual modo, para garantizar el distanciamiento, los clientes deberán concurrir según la terminación del número de su DNI. Quienes tengan documentos que terminen en número par deberán ir en los días pares, mientras que los que tengan documentos con finalización en número impar tendrán que recurrir en las fechas impares.

En tanto, para evitar la circulación del virus en billetes, se desalienta el uso de efectivo y se fomenta la utilización de medios de pago electrónicos.

Por su parte, la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) recomendó, en caso de ser posible, programar turnos para evitar filas y la concurrencia masiva de visitantes.

Take away y ferias itinerantes

En los casos de comercios gastronómicos, ya con el take away en funcionamiento, se habilita la venta de comida y bebida en formato para llevar desde las 11 horas y sin límite de horario de cierre, de lunes a lunes.

Las ferias barriales también vuelven a abrir sus puertas, pero solo aquellas dedicadas al abastecimiento de productos primarios. Su horario de funcionamiento será de 8 a 14 y de 15 a 21 horas, los siete días de la semana. Así, reabrirán 27 ferias, de un total de 39.

Cada feria contará con accesos únicos en sus extremos. Una vez alcanzada la capacidad máxima de personas que pueden estar dentro de ella, los vecinos deberán esperar afuera, respetando el distanciamiento social. A medida que se retiren vecinos, ingresarán nuevos. 

Habrá una nueva distancia mínima de, aproximadamente, cinco metros entre los puestos de feriantes. Estarán completamente ubicadas en la calle para no estorpecer las veredas, reservadas para que los peatones mantengan la distancia. Habrá cortes de tránsito y desvíos para la instalación de las ferias.

Los feriantes deberán cumplir con un estricto protocolo de higiene en sus puestos de trabajo. Deberán tener barreras de nylon para proteger la mercadería y una desinfección de las superficies con una periodicidad mínima de una vez por hora, que deberá hacerse con una mezcla de hipoclorito de sodio de uso doméstico (lavandina) en concentración mínima de 55 gramos por litro de agua. Tendrán que usar la vestimenta reglamentaria sin excepción y guantes de látex que deberán ser cambiados cada 30 minutos. También, deberán contar con tapabocas de color blanco, preferentemente.

Los vecinos no podrán estar en contacto con la mercadería del puesto y deberán mantener una distancia mínima de 1,5 metros entre ellos. Para eso habrá una señalización en el piso y cada feriante organizará las filas con números.Se dará atención prioritaria a adultos mayores y embarazadas. 

Además, podrán brindar un servicio de entrega a domicilio o encargo previo para ser retirado y así permanecer la menor cantidad de tiempo en el espacio. Para garantizar todas estas medidas, los inspectores del Gobierno de la Ciudad controlarán el cumplimiento del protocolo. 

Inmobiliarias

¿Cómo será alquilar y comprar propiedades con el nuevo funcionamiento de las oficinas y de la actividad en general? La Cámara Inmobiliaria Argentina (CIA) trabajó en conjunto con Cucicba y empresas del sector para elaborar un protocolo de prevención y seguridad, que incluye lineamientos básicos que rigen para todas las inmobiliarias del mercado local. “Estamos en permanente diálogo con las inmobiliarias de todo el país”, explicó Alejando Bennazar presidente de la entidad.

El protocolo sugiere que las inmobiliarias sean atendidas, en un comienzo, por sus propios dueños o los ejecutivos que ocupan cargos de liderzgo en dichas firmas. Con el tiempo, se podrán reincorporar el resto de los colaboradores, de forma progresiva.

Asimismo, la atención estará limitada al públicoNo solo no estarán presentes en las oficinas todos los empleados, sino que podrán ingresar a ellas solo unos pocos clientes. Quienes sean pacientes de riesgo (adultos mayores, embarazadas y niños y otras personas) no podrán entrar tampoco. 

"Es aconsejable un ingreso limitado del público. El número de personas que podrán entrar dependerá de la superficie que tenga el local, por lo que no hay una cantidad exacta de visitantes que riga para todos por igual. Cambiará, de acuerdo a los metros cuadrados", dice Armando Pepe, titular del Colegio Unico de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba).

El protocolo también contempla el uso de sanitizantes y desinfectantes, como alcohol en gel disponible para todas las personas que frecuenten las instalaciones y productos de limpieza que deberá utilizar el personal de maestranza para asegurar que los ambientes se mantengan limpios y desinfectados. Además, deberá haber un baño en buenas condiciones sanitarias que podrá ser utilizado por los visitantes, en caso de requerirlo.

"Quienes no acepten colocarse alcohol en gel en las manos tendrán el ingreso prohibido a las inmobiliarias de la Ciudad de Buenos Aires", aclaró Pepe, quien además comentó que el protocolo deberá ocupar un lugar destacado dentro de las inmobiliarias, a la vista de todos.

El documento se confeccionó en apenas unos días, teniendo en cuenta la vuelta a la "nueva normalidad". "Lo hicimos contrarreloj. La prioridad es la salud de la comunidad", indicó Bennazar.

Por eso, se invita a los empleados y los clientes de las firmas inmobiliaria a mantener la distancia social recomendada en todo momento. En el caso de que deban utilizarse los ascensores, el uso deberá ser individual.

En tanto, las mudanzas quedarán habilitadas a partir del sábado, pero solo se autorizará su funcionamiento durante fines de semana, sábados y domingos.

Construcción 

Aunque hasta ahora estaba exceptuada solo la obra pública, esta semana se habilitó la vuelta de la construcción privada. Se permiten excavaciones y demoliciones de lunes a viernes de 6 a 14 horas.

El protocolo establece que todo empleador diariamente deberá realizar un estricto control de los empleados, que incluye la toma de temperatura corporal, mientras que la fila de acceso será con una separación mínima de 1,50 metros. A los efectos de evitar aglomeraciones, los trabajadores de las empresas subcontratistas deberán tener diferentes horarios de acceso, informándose el cronograma de ingreso al delegado.

Consultorios médicos

Fue uno de los nuevos rubros habilitados el 20 de abril. Se atienden solo consultas con turno previo. La agenda de los profesionales debió achicarse en este contexto, dado que los turnos son más espaciados y no pueden atender con la frecuencia que lo hacían antes.

La intención detrás de esta decisión es respetar la distancia social en las salas de espera. Algunos centros de salud también miden la temperatura de los pacientes al llegar al consultorio y les hacen ponerse alcohol en gel en las manos como parte de un protocolo para desinfectarse. También exigen que los pacientes utilicen un tapabocas. Los odontólogos atienden sobre todo urgencias, por el alto riesgo de contagio.

Los rubros que siguen

Oficinas

En tanto, las empresas ya planean la implementación de cambios para cuando puedan retomar sus actividades en sus oficinas. Algunas de las medidas que se incorporarán: el rediseño de los espacios y la disposición de los puestos laborales para mantener la distancia social aconsejada y evitar la concentración de personas en un mismo lugar, el refuerzo de las tareas de limpieza, la utilización de los ascensores será individual o con una capacidad limitada, la organización de menos reuniones presenciales y más virtuales, el desuso de zonas comunes (como áreas de esparcimiento o comedor) y la utilización individual del ascensor o con una capacidad limitada.

No obstante, tanto el Gobierno como distintas cámaras empresariales instaron a las industrias que pueden desarrollar sus tareas de forma remota a continuar con esta modalidad, al menos por un tiempo. De esta manera, muchas compañías planean convocar solo a los empleados que vivan cerca o quienes cumplan tareas relevantes. Otras, ya piensan en esquemas rotativos para que sus colaboradores no tengan que asistir todos los días a las oficinas. Así, una parte del personal trabajará con homeoffice y otra, de manera presencial. 

Peluquerías

La Mutual de Peluqueros y Peinadores Profesionales de Salta elaboró un documento que fue presentado al gobernador Gustavo Sáenz y que se está pensando que podría servir como borrador para la implementación en otras provincias o ciudades. Si bien esta actividad es más complicada, porque se requiere de una cercanía entre el peluquero y el cliente, como sucede con los dentistas y oftalmólogos, el documento contempla diversas medidas, pensando en el día "D".

Entre algunas de las propuestas, se encuentran el registro de clientes con nombre completo, DNI, domicilio y número de teléfono, a fin de aplicar el protocolo sanitario en caso de contagio; la entrega de turnos; y el ingreso a los salones sin acompañantes y con barbijo.

Gimnasios 

La Cámara de Gimnasios de la Argentina también elaboró un protocolo que contiene pautas que cambiarán la manera en que la gente antes practicaba deporte. Si se pone en práctica este reglamento, habrá que sacar turno previamente, habrá un check in estricto para conocer quiénes ingresan y la cantidad de gente en el lugar, se realizará un control de la temperatura del personal y los usuarios. En caso de síntomas, se dará aviso.

Junto a los aparatos de musculación y en distintas áreas de las instalaciones, habrá alcohol en gel para que cada usuario limpie la máquina cuando termine de usarla. Asimismo, será obligatorio de utilizar barbijo, tanto para quienes concurran como los que trabajen en los establecimientos. Se permitirá el ingreso a personas entre los 16 y 65 años, pero no grupos de riesgo.

Al ingresar, cada cliente deberá firmar una declaración jurada donde manifiesta su buen estado de salud, la no obligación de cuarentena ni vínculo cercano con personas afectadas.

Shopping