El Cronista Comercial

Hallazgo científico: descubren posibles signos de vida en Venus

Hallazgo científico: descubren posibles signos de vida en Venus

Científicos europeos y estadounidenses aseguraron haber encontrado posibles indicios de vida en Venus, el planeta más cercano a la tierra. Un grupo de astrónomos descubrió en sus nubes ácidas un gas llamado fosfina, que indica que los microbios pueden habitar en ese planeta, el más cercano a la tierra, según anunció la Royal Astronomical Society.

Tal cual publicó ayer la revista Nature, investigadores de las universidades de Cardiff, Manchester y Cambridge, del Reino Unido, junto a científicos del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), estudiaron el tema, que Nature ya había planteado hace 53 años, en base a teorías de Carl Sagan y Harold Morowitz.

Los científicos usaron los telescopios James Clerk Maxwell, de Hawai, y ALMA, de Atacama, y detectaron fosfina (o fosfano) entre 48 y 60 kilómetros de altura sobre la superficie hirviente del segundo planeta del sistema solar, de contextura rocosa y similar a la Tierra en cuanto a tamaño, masa y composición.

La fosfina es un gas incoloro e inflamable, que explota a temperatura ambiente y huele a ajo, se lee en Wikipedia. Pero se cree que se forma naturalmente por la degradación de materia orgánica. Es un derivado fétido y tóxico del fósforo. Se usó como arma, como insecticida y es un residuo de la producción de la droga metanfetamina.

Desde que las primeras sondas que lanzó la Unión Soviética descendieron sobre la superficie de Venus, se sabe que, allí, las temperaturas, de más de 400 grados, son capaces de derretir el plomo, la presión atmosférica es 90 superior a la de la Tierra -equivalente a la que hay 1600 metros bajo el mar- y sus nubes son de ácido sulfúrico. Si un ser humano pudiera pisar su superficie, vería todo de color naranja, el cielo es muy bajo y neblinoso y moriría al instante, describió el diario El País, de España.

En contraste, sus nubes, a 50 kilómetros de altura, tienen una temperatura de algo más de 20 grados y una presión atmosférica muy similar a la de la Tierra.

Sagan fue uno de los primeros en proponer que podría haber vida en las nubes de Venus. En 1967, publicó -también, en Nature- un estudio en el que especuló que podría haber seres macroscópicos, del tamaño de pelotas de ping-pong. Como si fueran medusas flotantes, vivirían entre los gases tóxicos.

Desde hace años, se sabe que los mayores planetas del sistema solar, Júpiter y Saturno, generan fosfina al unir un átomo de fósforo y tres de hidrógeno en sus capas internas, que están a más de 500 grados. Es un proceso ajeno a la existencia de vida y lo que pone más dudas sobre este descubrimiento. Pero también es cierto que la fosfina existe en la Tierra y su fuente principal se asocia con microbios que viven en entornos donde no hay oxígeno, como el fondo de algunos lagos, las aguas fecales o el intestino de animales (incluso, el del ser humano), explicaron los responsables del hallazgo.

Agregaron que la cantidad de fosfina en Venus es 10.000 veces más alta que la que podría producirse por métodos no biológicos.

Shopping