El Cronista Comercial

Grobocopatel: "Si en 10 años no nos reconvertimos y abandonamos el acuerdo con la UE, la pobreza va a llegar al 50%"

El empresario habló de la crisis del país. Cree que el próximo presidente no tendrá margen para hacer lo que quiera y deberá avanzar con las reformas pendientes. Los cambios -dice- llegarán igual por el avance tecnológico.

Cuáles son las empresas más atractivas para trabajar en el país

A Gustavo Grobocopatel no le gustan las etiquetas. Se lo conoce como el Rey de la soja por ser el presidente de Los Grobo, una empresa de agronegocios que factura unos u$s 500 millones al año y tiene 90.000 hectáreas de producción. Pero, ante la pregunta, prefiere presentarse como músico y empresario. "No hay algo que me guste más. Uno es un poco de todo", le dice a El Cronista en el bar del Malba, donde se realizó la entrevista. Durante todo ese tiempo, se mostrará como un hombre común que llegará al bar caminando sólo y se irá de la misma manera. Cálido y sencillo, se quejó de que no haya opciones electorales en el país pero aseguró que votará a Mauricio Macri porque el kirchnerismo ya tuvo tiempo para hacer su historia.

¿Por qué los argentinos repetimos las mismas crisis cada 10 años?

Por varios motivos. Nos cuesta reconocer los problemas que tenemos y por lo tanto nos cuesta dar soluciones estructurales. Hemos preferido durante varias décadas barrer la mugre debajo de la alfombra y entonces nos endeudamos o vendemos las joyas de la abuela, o creamos inflación o generamos fenomenales traspasos de riqueza de un sector a otro. Todo eso para no resolver nada.

El de Macri será el primer gobierno no peronista en terminar su mandato desde Marcelo T. de Alvear. ¿Qué hizo bien y en qué se equivocó?

Hay avances en los temas relacionados con la obra pública, la seguridad, la integración o reposicionamiento de la Argentina en el mundo, la eficiencia y calidad del Estado y en el funcionamiento del sistema republicano. Es un gobierno que está en minoría y dio cuenta de sus actos, buenos y malos, en el Congreso. Pero no pudo resolver el tema económico, básicamente la macroeconomía y el impacto nocivo sobre la microeconomía.

¿No pudo o no supo?

La crisis tiene varios orígenes. Una parte fue mala praxis, el contexto internacional fue menos favorable y también influyó la herencia recibida. Cada uno le da a esas tres patas el porcentaje que quiere.

¿Quién tiene más liderazgo para sobrellevar esta crisis en medio de la grieta? ¿Macri o Alberto Fernández?

Yo soy optimista sobre el tema de la grieta. Creo que no hay grieta sino un debate vibrante sobre los temas políticos. Me parece que gane quien gane, el futuro Presidente deberá llamar a un acuerdo de las mayorías para implementar una serie de reformas que den vuelta la hoja y quiebren un poco tantos años de creación de pobreza.

¿Hay dos modelos en juego en estas elecciones?

Yo no creo que haya tanto grado de libertad para que el próximo presidente haga lo que se le ocurra. La agenda que viene va a estar dirigida por la resolución de los problemas macroeconómicos, las reformas y el desafío del crecimiento. Y eso lo va a tener cualquiera de los candidatos.

¿Qué reformas son imprescindibles?

Hay dos ejes. Uno tiene que ver con el crecimiento, la forma más sana y menos dolorosas para hacer todas las reformas fundamentales. Pero si no se hacen, tampoco habrá crecimiento. Es como el huevo y la gallina. Son dos globos que se retroalimentan entre sí. Tienen que darse en simultáneo. La reforma previsional, la impositiva, la del trabajo, la de la educación son asignaturas pendientes de la Argentina.

Pero la Argentina tiene inconsistencias para crecer desde hace más de 70 años. ¿Cómo se hace?

Es el gran tema. Además de las reformas, debe haber políticas estructuradas de largo plazo, con mucho consenso para que venga la inversión local y extranjera. Me parece que el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur es algo que ayuda muchísimo. También la idea de una mayor integración en el Mercosur.

Alberto Fernández dice que no votaría la reforma laboral y que el acuerdo con la UE es malo para el país...

No sabemos todavía cuál será el contenido de la reforma laboral, son ideas más conceptuales que cosas concretas. Creo que debe haber una reforma laboral que no piense sólo en bajar los costos laborales o facilitar despidos, sino una que apunte a cómo vamos a crear trabajo de acá a los próximos diez años.

Quienes se oponen al acuerdo con la Unión Europea dicen que se va a ir a una primarización de la economía. Y que sólo habrá mercado para los productos agrícolas...

No, es al revés. Hoy hay primarización de la economía porque no tenemos acuerdo con la Unión Europea. Con el acuerdo, lo que vamos a tener es el aumento de cupos para productos industrializados y el desarmado del escalamiento arancelario. Eso nos va a permitir vender mayor cantidad de productos industrializados.

Hace uno días, generó polémica cuando dijo que no hay que temer que desaparezcan algunas empresas...

Sí, es una frase mía que digo desde hace 20 años, pero es lo mismo que dicen economistas como Joseph Schumpeter, o sociólogos como Manuel Castells. En el mundo, y no sólo por el acuerdo con la Unión Europea, hay una gran cantidad de empresas que mueren y una gran cantidad de empresas que nacen. Y lo que yo dije es que hay que tratar de luchar para que haya más cantidad de empresas que nazcan que las que mueran.

Pero es probable que se pierdan empleos...

En general, una parte del sector público y de la sociedad, piensa que preservar el empleo está dado por mantener el trabajo. Yo creo que preservar el empleo en el futuro va a tener que ver con cambiar de trabajo. Por el avance tecnológico, hay trabajos que existían antes y que ahora no. El correo es un ejemplo. Es como querer prohibir el correo electrónico para mantener el empleo de los carteros. Es doloroso y terrible, pero es así. En mi empresa pasa lo mismo. Yo tuve que reestructurarla tres veces en los últimos años. ¿De qué sirve que los trabajadores tengan derechos buenísimos si la empresa dónde ellos trabajan no existe más? Con el acuerdo no significa que uno va a estar condenado a fracasar o condenado al éxito. Dependerá del esfuerzo que haga cada uno.

También deben eliminarse las asimetrías, como la inestabilidad del dólar, las altas tasa de interés, la presión impositiva. ¿Alcanzan 10 años para reconvertirse?

Si en 10 años nosotros no reconvertimos y dejamos de lado a la Unión Europea, se vendrá una oleada de pobreza que podría llegar al 50%. Habremos fracasado como nación. No tenemos muchas más oportunidades. Estamos en un límite de creación de pobreza e indigencia altísimo, que hay que resolver rápidamente.

Macri está más cerca de lo que usted dice. ¿Lo va a votar?

A Macri hay que darle más tiempo. El problema es que no hay opciones, es uno o el otro. Y el kirchnerismo estuvo 12 años en el poder. Se empezó con un periodo de crecimiento, debido a unas reformas macro que se dieron antes, pero después todo lo que vino fue un permanente deterioro, especialmente en los últimos años. Ya tuvieron tiempo de hacer su historia. Creo que es bueno darle a Macri cuatro años más, porque veo que hay una conciencia de los errores, conciencia del desafío y me da la impresión de que el Presidente no se quiere ir a la historia solamente como el primer presidente no peronista después de Alvear que terminó su mandato. Quiere irse habiendo hecho algo más. Vale la pena apoyarlo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo