El Cronista Comercial

Gastón Remy dejará la petrolera de Galuccio

Será a fin de mes. En noviembre, el ex Dow había dejado de ser CEO de la operación argentina para ocupar una dirección corporativa para la filial local y la mexicana.

Gastón Remy dejará la petrolera de Galuccio

A fines de mes, Gastón Remy dejará de formar parte de Vista Oil & Gas, la petrolera que fundó el ex presidente de YPF Miguel Galuccio.

A través de un comunicado, la compañiá, que tiene más de u$s 1000 millones invertidos en Vaca Muerta, explicó que la dimisión se debe a “razones estrictamente personales”.

“Es una decisión de vida, muy personal, para darme el tiempo necesario de repensar cómo continúo mi carrera profesional, tras dos años muy intensos y gratificantes”, expresó Remy, en el statement.

Consultados, conocedores de la decisión ratifican que obedece a una sensación de ciclo cumplido por parte del ejecutivo.

Galuccio había reclutado a Remy a inicios de 2018, como CEO de Vista en la Argentina. Eran viejos conocidos. Remy, abogado, fue CEO de Dow para el Sur América latina. Negociaron los acuerdos de inversión entre el gigante petroquímico estadounidense e YPF para Vaca Muerta, un convenio inicial de u$s 150 millones, en 2013, extendido tres años después a más de u$s 2000 millones.

Galuccio se fue de YPF en marzo de 2016. En octubre de 2017, recaudó u$s 600 millones en la Bolsa de México para financiar las adquisiciones de su nueva petrolera, Vista Oil & Gas. En enero de 2018, compró activos de Pampa Energía y Pluspetrol, por u$s 860 millones. Dos meses después, Remy asumió como número uno de su operación en el país.

En ese momento, “este animal nuevo”, como se refería Remy a la empresa, prometía desembolsos por u$s 3000 millones. Otros tiempos. El ejecutivo asumió apenas días antes de que comenzara la crisis cambiaria, que se potenció a financiera y, al final, una económica, que terminó costándole la reelección a Mauricio Macri. Un cambio de escenario general fuerte, con afectación directa al negocio de Vista: por su crisis fiscal, la anterior administración quitó beneficios para el gas nuevo extraído en la formación y, a mediados del año pasado, fijó el precio interno para el petróleo no convencional, algo que, según fuentes de la compañía, resultó un “golpe brutal” para su ecuación final.

También cambió el viento político. En mayo, Remy asumió la presidencia del Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA), entidad cuyo coloquio solía ser visto como foro opositor en las administraciones Kirchner. Además, para su mandato, el ejecutivo se había puesto como misión “alzar la voz” por parte de los empresarios, en marcado contraste a lo que había ocurrido mayoritariamente durante la Década Callada.

Quizás, el perfil de interlocutor menos apropiado para tratar con las actuales autoridades. Por el contrario, Galuccio es un hombre de vasos comunicantes con la coalición vencedora en octubre. Cristina Fernández lo tiene como hombre de consulta en materia energética. Incluso, se especuló con su eventual vuelta a YPF, algo de lo que el entrerriano está impedido por su compromiso con los inversores de Vista (desde el año pasado, la empresa también cotiza en Nueva York).

En noviembre, Galuccio eliminó la función de CEO para la Argentina y, como presidente y director general de la empresa, también sumó la responsabilidad de la operación local. En tanto, Remy pasó a ser director corporativo de Vista para la Argentina y México, con responsabilidad sobre las áreas de IT, Recursos Humanos, Seguridad Corporativa, Relaciones Laborales, Comercial, Legales, Relaciones Institucionales y Sustentabilidad.

Esas funciones, ahora, serán redistribuidas entre el management actual de la empresa, aclaran en la compañía.

Por lo pronto, Vista anunció a Bolsa que Pablo Vera Pinto, que trabaja con Galuccio desde YPF, lo reemplazará como presidente del board local y otro ex asistente de 'El Mago' en la petrolera de mayoría estatal, Juan Garoby, asumirá como director titular.

Fuentes de la empresa minimizan estos factores en la decisión de Remy, a la que relacionan más con el desgaste personal que produjeron dos años de alta intensidad, desde que la empresa era apenas un start-up de ocho personas en una oficina de 30 metros cuadrados.

De hecho, en lo inmediato, estaría evaluando tomarse meses sabáticos para descansar, sugieren allegados.

El año pasado, la facturación de Vista Oil & Gas subió 25,5%, a u$s 415,98 millones. Pero su utilidad bruta retrocedió, prácticamente, en la misma proporción, a u$s 87,85 millones. Finalizó el ejercicio con una pérdida integral de u$s 33,9 millones. El rojo había sido de u$s 32,52 millones en 2018.

En 2019, la producción subió 19%, a un volumen de 29.112 barriles de petróleo equivalentes por día (boe/d). Sus reservas probadas se incrementaron 77%, a 101,8 millones de boe, con un índice de reemplazo de reservas probadas del 516 por ciento.

El deterioro del rendimiento operativo, explicó la empresa, se debió a menores precios, parcialmente compensados con mayor producción y menores costos. El precio promedio realizado del petróleo cayó 21% interanual, a u$s 53 por barril. El de gas natural lo hizo en 27%, a u$s 3,3 por millón de BTU.

La última noticia de la empresa había sido la semana pasada, cuando informó al público inversor que le pagará u$s 37,5 millones a los fondos Southern Cross y Riverstone, por la salida de estas firmas de Aleph Midstream, empresa de transporte de gas conjunta que habían creado a mediados del año pasado. Estos fondos invertirían hasta u$s 160 millones en ese proyecto. Pero, al 31 de diciembre, no se habían cumplido las “condiciones de negocio” esperadas. Aleph obtuvo sólo una licencia de transporte y sus inversores no habían desembolsado u$s 75 millones, razón por la cual se ejerció la cláusula de salida de la operación.

Comentarios1
02/03/2020 04:50:45

Que noticia bolu. Desde que el mag le quitó el puesto de ceo se sabía. Muy bolu este remy de irse de Dow a una cueva dirigida por el mago. Cero confianza en vista y su governanza.