El Cronista Comercial

Flybondi: "Con estas medidas, se infiere que el Gobierno no quiere que otras aéreas operen"

Esteban Tossutti, presidente de la low cost, condiseró que postergar el reinicio de vuelos a un "plazo tan largo" lleva a pensar que no quieren otras aéreas operando. La empresa inició acciones legales ante el Orsna, que debe definir el posible cierre de El Palomar, y ante la ANAC, por prohibir vuelos hasta septiembre

Flybondi:

Flybondi, la primera low cost en despegar en el país, en enero de 2018, tiene abiertos varios frentes en estos días. Con cinco aviones en tierra y 570 empleados en sus casas, busca que la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) revea su decisión de habilitar vuelos recién en septiembre. Pero, también, que el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (Orsna) la convoque para evitar el cierre definitivo del aeropuerto en el que opera, el de El Palomar, a partir de un pedido de Aeropuertos Argentina 2000.

La pandemia, además, le impedirá cumplir con su plan de llegar al punto de equilibrio este año, cuenta Esteban Tossutti, presidente de Flybondi, que está controlada por los fondos Cartesian Capital y Yamasa, y, hasta marzo, operaba 24 rutas. Por lo pronto, busca que, al menos, les permitan volar entre ciudades del interior desde el invierno.

"Hasta el 20 de marzo, todo venía muy bien", asegura Tossutti, quien ingresó a Flybondi con su creación, en febrero de 2017, tras ser más de seis años gerente de Capital Humano en Telecom Argentina. "Entre diciembre y marzo, teníamos 91% de ocupación, y ventas de 6000 a 7000 tickets por día. Para el año, proyectábamos abrir dos rutas más regionales, a Perú y Bolivia. Íbamos a traer dos aviones más, uno en invierno y otro en verano. Veníamos en el mejor de los mundos, operando en El Palomar, y 2020 apuntaba a ser exitoso", cuenta.

-¿Y a nivel resultados?

-En este año era crucial. Pensábamos llegar al punto equilibrio, algo que se estima en cinco años para las low cost. Lo íbamos a lograr en poco más de dos.

-¿Cómo cambiaron las expectativas con la pandemia?

-El proyecto de los dos nuevos aviones quedó en stand by porque, con esta paralización, no hay forma de traerlos y el Estado no asegura una continuidad lógica de tiempos para hacerlo. La ANAC no permite volar hasta el 1º de septiembre y no tenemos seguridad de que adelante o posponga esa fecha; no hay criterio lógico. Acordamos con nuestros 570 colaboradores reducir en forma escalonada el salario de abril, mayo y junio, lo que significó un ahorro de 42% de masa salarial. El que menos gana, 12% de rebaja, hasta los más altos, que nos bajamos el 50%, para poder sostener tres meses sin ingresos. También, negociamos con todos los proveedores, como los contratos de leasing de aviones.

-¿Empezaron a vender pasajes para septiembre?

-Hay algunas rutas en venta. Pero la demanda es ínfima, simbólica: se venden seis o siete tickets por día, contra 6000 a 7000 promedio hasta marzo.

-¿Cuándo tenían previsto volver a volar, antes de la resolución de ANAC?

-Estimábamos una cuarentena no menor a 60 días. Una low cost necesita, como mínimo, empezar a vender tres meses antes un vuelo, para tener 60% o 70% de ocupación. Pensábamos que a fines de junio o inicios de julio estaría levantada la cuarentena. Hasta que se firmó la resolución con fecha a septiembre: quedó todo congelado. Teníamos muchos tickets vendidos que dejamos abiertos por un año.

-¿Tiene estimado cuánto perderá la compañía?

-No tenemos esa proyección. No pensamos en septiembre. Sería ilógico tener paralizado seis meses al sector, sin mesa de diálogo ni alternativas para no perder la industria. Si tomás esa decisión a tan largo plazo, estás induciendo que no querés que el resto de las aerolíneas vuelen. Entendemos que junio o julio es una fecha lógica para conectar a las economías regionales. Vamos a trabajar en ese sentido. Hablamos con gobernadores y la Cámara Argentina de Turismo para reactivar, al menos, los vuelos entre ciudades del interior primero, si deciden no conectar Buenos Aires. El 20% de nuestros vuelos no pasan por Buenos Aires. Y hay provincias con pocos casos de contagio. Necesitamos discutir con el Estado medidas para poner de pie a la industria aeronáutica.

-¿Cuáles son las medidas más urgentes?

-Pedimos al Estado no cobre casi al contado el combustible, poder financiarlo. Poder usar el saldo a favor del IVA para pagar contribuciones e impuestos. Y, además, como cayó el barril del petróleo, queremos creer que YPF tendrá precios acordes cuando volvamos a volar. También, es necesaria la emergencia económica para prorrogar pago de impuestos y afrontarlos cuando tengamos ventas. Sí recibimos la ayuda del Estado para pagar salarios en abril, es importante.

-¿Los convocó el Orsna por el posible cierre de Palomar?

-El Palomar creció muchísimo, es el cuarto aeropuerto en pasajeros, después de Ezeiza, Aeroparque y Córdoba. Es muy raro que se quiera cerrar un aeropuerto que crece tan rápido. Nos enteramos por los medios que (Eduardo) Eurnekian presentó un expediente con pedido de cierre definitivo, que nadie nos comunicó. Lo más llamativo es que el Orsna ya tenía ya redactada la resolución para avanzar en ese sentido. Hablamos con las autoridades e hicimos presentaciones legales. Eurnekian, el concesionario, pidió su cierre definitivo. Cuando se instaló en la opinión pública, salieron a decir que era temporal; se generaron más dudas. Y pedía llevar los vuelos a Ezeiza, donde el modelo low cost es inviable, porque duplicás o triplicás costos. No sólo por tasas: nuestros pasajeros llegan en micro o tren. A Ezeiza, el taxi le sale lo mismo que nuestro ticket.

-¿Presentaron amparo?

-Sí, estamos dentro del plazo para recibir respuesta. El Orsna nos tiene que invitar a la mesa y, además, un concesionario no le puede decir a una aérea privada que va a volar en el aeropuerto que él quiera. Había un plan de obras previsto. Este año, era la etapa dos, que debía hacer AA2000, y ahora pide el cierre. También, presentamos a la ANAC una solicitud de aclaración y reconsideración administrativa por la resolución que fija septiembre, con una impugnación sobre la fecha. Lo mismo iban a hacer todas las aéreas.

Shopping