El Cronista Comercial

Fiat-Chrysler no descarta la ayuda del Estado para el pago de sueldos

La automotriz proyecta reabrir su planta el 11 de mayo. Pero le preocupa su situación de caja. Si bien cumplió con los haberes de marzo, reconoce que tiene bajo análisis recurrir al programa oficial que cubre el 50% de los salarios del sector privado. Por lo pronto, para recomponer su caja, junto con las demás automotrices, pidió el pago de dueudas en concepto de reintegros a la exportación, incentivos de la ley de autopartes y el plan oficial de venta de autos con subsidio del año pasado. En su caso, son u$s 15 millones (unos $ 1000 millones)

Fiat-Chrysler no descarta la ayuda del Estado para el pago de sueldos

“Necesitamos terminar de cruzar el agua”, aseguró Martín Zuppi, director general de FCA Argentina. Recurrió, por memoria y momento del año, a una de las frases grabadas a fuego en la historia económica de la Argentina: “Hay que pasar el invierno”.

Mientras ultima los detalles para reiniciar la producción de su planta de Ferreyra el próximo 11 de mayo, el frente financiero es una de sus principales preocupaciones. La caja le alcanzó para cumplir con los salarios de marzo para sus 2100 empleados. Pero, si bien todavía no lo solicitó, el gigante automotor ítalo-estadounidense no descarta recurrir al pago de sueldos por parte del Gobierno. Por lo pronto, le pedirá al Estado nacional que le salde una deuda en concepto de reintegros a la exportación, incentivos de la ley autopartista y por el programa oficial mediante el cual, el año pasado, el Fisco subsidió bonificaciones en la venta de autos 0 km. En total, un pasivo de u$s 15 millones. Algo menos de $ 1000 millones, al tipo de cambio oficial.

Zuppi compartió con el director comercial de FCA, Pablo García Leyenda, y su CFO, Diego Sabena, una videoconferencia con medkos nacionales, de la que participó El Cronista.

El ejecutivo anticipó que, tras la crisis del coronavirus, prevé un mercado interno de 250.000 unidades, casi la mitad de los 450.000 de 2019. Y, de recuperarse Brasil con relativa velocidad, podría cumplirse con el plan actual de producción: 30.000 unidades del mediano Cronos, 30% inferior al previsto a inicios de año. “Pero la cifra tiene revisión día a día”, aclararon en la empresa.

“La cuarentena, desde la salud, fue una decisión acertada. Pero, desde lo económico, tiene muchas aristas complicadas, que sufrimos y no podemos sostener”, afirmó Zuppi. “Estamos pensando que, en 2020, la Argentina perdería 4 puntos de PBI. Ojalá no sean 6 ó 7”, vaticinó.

En relación con la tasa de interés, espera una reducción cercana al 31%. “Pero, hoy, cualquier modificación que permita mover el mercado en lo comercial pone en riesgo el tipo de cambio. Y la Argentina, con tantos tipos de cambio distintos, es un país extraño”, agregó. Proyecta, hacia fin de año, un dólar oficial a $ 83. “El Gobierno lo está moviendo en forma progresiva, diaria. Hay que ver cuánto lo sostiene”, observó.

Tenemos 1000 formas de erogar dinero en la compañía y sólo dos solas para ingresarlo. Uno es la exportación. Pero Brasil tiene un stock abultado frente a lo que viene. Así que, en la expo, estaríamos limitados, por lo menos, hasta julio”, describió.

“La otra forma de ingresar dinero es la venta al mercado local. Tenemos a los concesionarios cerrados hace 40 días”, completó.

“La realidad es que el impacto en la caja es tan grande que cualquier medida que tome el Gobierno no alcanzará. No quiero parecer derrotista o poco conformista. Pero, para una empresa grande, como nosotros, con tantos costos fijos, deudas por delante, préstamos y obligaciones que cumplir, con exportación 0 y facturación 0, es prácticamente imposible. Cualquier medida será bienvenida. Pero, también, tenemos claro que el Gobierno tiene ciertas limitaciones”, subrayó.

En tal sentido, este cronista preguntó si FCA recurrirá a los fondos que dispuso el Gobierno para el pago de salarios en el sector privado. “Todavía, no. Pero no significa que no lo vayamos a solicitar”, contestó Sabena, el director financiero. “Pudimos pagar los sueldos de marzo. No lo solicitamos. Pero estamos analizándolo”, amplió.

Sabena agregó que lo que sí se le pidió al Gobierno es que pague deudas que tiene con la empresa, como reintegros a la exportación e incentivos a la ley del autopartismo. “Nos vendría muy bien para afrontar este momento por la situación delicada de caja con la que nos estamos moviendo”, remarcó. ¿A cuánto asciende esa deuda?, preguntó El Cronista. “Unos u$s 15 millones. También incluye lo que se nos debe por el plan oficial de bonificaciones del año pasado”, precisó. La empresa no hizo este pedido en forma individual, sino que lo realizaron las automotrices en conjunto a través de su cámara, Adefa.

Volver a empezar

FCA reiniciará su producción el 11 de mayo, “siempre y cuando, el Gobierno levante la cuarentena obligatoria y podamos trabajar”, aclara Zuppi. Su objetivo es retomar al mismo ritmo al que operaba la planta: 310 unidades diarias. “Es necesario. Continuaremos con el plan de suspensiones variables que estaba en ejecución. Trabajaremos tres días esa semana de mayo y, en cuanto a la necesidad, veremos cuándo retomamos los tres días siguientes. La idea es otros tres o cuatro días de producción más en la última semana de mayo y, ya en junio, retomar el calendario productivo habitual”, indicó el ejecutivo.

La empresa ya implementó las medidas de seguridad y las nuevas disposiciones de distancia técnica y demarcación de distanciamientos en su planta de Ferreyra, Córdoba. FCA emplea a 2100 personas en el país. De ellos, 1500 son blue collars (operarios) y 1000 están directamente afectados a la producción. “Estamos viendo con el sindicato cuál es la mejor manera de que todos tengamos una vida más sana. Como compañía, tenemos la obligación de intentar que todos puedan sobrevivir a este momento. Trabajamos para que todos puedan tener, por lo menos, un plato de comida”, graficó.

FCA todavía no definió si el reinicio será con todo el personal o por turnos. “Dependerá de la posibilidad de asegurarnos que cada uno tenga los medios de salud necesarios para volver a trabajar”, dijo Zuppi. A mediados de la semana próxima, estaría definido, anticipó.

Para la producción normal, lo necesario es que esté la mayoría. Necesitamos retomar ese ritmo porque tenemos que entregar al mercado local vehículos que ya están vendidos”, subrayó.

El plan de producción de la empresa para 2020 era de 45.000 unidades del Cronos. Hoy día, esa proyección se recortó a 30.000. “Si Brasil, que tuvo medidas más laxas por el coronavirus, retoma a la velocidad correcta, probablemente, podamos aumentar ese programa. Aunque no creo que lleguemos al original, de 45.000”, aclaró.

“Pero el número se revisa a diario. Dependemos de la apertura del mercado de Brasil y de la finalización de la cuarentena en la Argentina”, insistió.

En relación al mercado doméstico, proyecta un volumen de 250.000 unidades. FCA, como grupo, tiene un objetivo de cuota de 15%, entre sus marcas Fiat, Chrysler, Jeep, Dodge y RAM. “En el primer trimestre, lo conseguimos. El año pasado, tuvimos 11,2%”, indicó Zuppi.

Salvo algunas postergaciones en el calendario, el grupo confirmó los nueve lanzamientos domésticos previstos para este año. Además, en las últimas horas, lanzó líneas de crédito a seis años, que financian hasta el 70% del valor del vehículo, para dinamizar ventas.

"Hubo recortes en marketing y eventos y mucho apoyo en lo digital para refozar el área comercial", describió Zuppi. Agregó que el trabajo para sostener a los concesionarios es minuto a minuto. "Hay una realidad: el mercado será un tercio del que era hace dos años. Y en toda la industria pasará que habrá concesionarios que quedarán en el camino. Por una cuestión económica, no porque quieran las marcas", reconoció. En tal sentido, señaló que el esfuerzo se pondrá en conservar, hasta donde se pueda, la capilaridad geográfica que necesita la terminal. "No podemos darnos el lujo de sacar concesionarios en zonas donde no hay reemplazo ni una segunda opción", remarcó. 

Que se llegue a las 250.000 unidades –supondría una caída del 45% contra 2019– dependerá de la prolongación de la cuarentena y de qué ocurra con variables, como la tasa de interés y con el tipo de cambio. “Sus movimientos podrían disparar precios o generar valores que destruyan al mercado, como nos pasó en 2018 o 2019”, advirtió.

Entiende que la brecha que se abre hoy entre el dólar oficial y el conseguible –sea blue, MEP o contado con liqui– no estimulará ventas más allá de algunos productos o segmentos de gama media o alta. Mira con más preocupación si eso, a la larga, tiene efecto sobre la cotización oficial, que es con la que opera la empresa. “Cualquier disparada del tipo de cambio oficial arrastrará las listas de precios. Y eso nos perjudica a todos”, explicó.

Shopping