El Cronista Comercial

Workaholic: pautas para salir airoso de la adicción al trabajo

Es un fenómeno que produce graves consecuencias de tipo emocional y físico. Qué hacer para superarlo.

¿Es posible ponerle un freno a la adicción laboral?

Toda adicción está relacionada con un patrón aprendido, que en un punto da placer y encubre otros aspectos de la vida en la que no se encuentra.

Sin embargo, lejos de ser el factor por excelencia de un gran pico de estrés, ser workaholic produce graves inconvenientes y consecuencias de tipo emocional, psicológico y físico. Establecer pautas para manejarlo saludablemente es clave para salir airoso.

"Hablamos de adicción cuando la actividad laboral no nos permite desarrollar otros aspectos de nuestra vida y vivimos esto con cierto pesar. Distinto es el caso de aquel que trabaja largas horas dedicado a una pasión o actividad de alto nivel de disfrute" afirma Gonzalo Rossi, CEO de Whalecom y especialista en neuroliderazgo y Change Management.

El poder determinar prioridades y cumplirlas es la clave, el saber delegar en el caso de que se pueda es el segundo punto importante. "Si podemos identificar que nos produce estrés o nos hace estar online siete por 24, veremos cómo subsanar esta situación", destaca Laura Bitocco, gerente General de Hidalgo & Asociados.

Los principales focos que lo producen son las rutinas laborales hiperextendidas o estar trabajando en condiciones o lugares no saludables, la falta de desarrollo profesional y motivacional, entre otras.

El sistema en el que vivimos, la educación y los criterios de éxito, hicieron que creyéramos que si trabajamos más, nos va a ir mejor. "La tecnología y los cambios imperativos en las organizaciones y en todos los niveles de la vida, hacen que las cosas pasen aún mientras dormimos. Las empresas hoy quieren perfiles multitasking. Eso, sumado a las ganas de desarrollarse profesionalmente, hace que las personas en pos de superarse busquen estar online sin pensarlo de manera consciente", explica Bitocco.

Rossi dice que la tecnología debería usarse a nuestro favor para poder trabajar a pesar de las distancias y como un elemento en pos de más espacios de relajación y desconexión.

"Reflexionar, aprender de los errores, generar espacios de creatividad, ver lo que está pasando y traer información fresca para optimizar la gestión es clave. Dentro de esta forma de operar, lo hacemos bajo la fantasía de que así vamos a producir más y mejor; pero las neurociencias demuestran que para mejorar nuestra performance, necesitamos tener nuestros sistemas físicos balanceados para que nuestro cerebro y los lóbulos pre frontales funcionen a su máximo rendimiento", agrega Rossi.

Ser adicto al trabajo tiene que ver con uno mismo y con qué entornos laborales se validan como estimulantes.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo