El Cronista Comercial

Empieza a caer un tabú: el de la incontinencia urinaria

Con su marca Plenitud Femme, Kimberly-Clark lanzó una campaña especialmente dedicada a mujeres activas, para visibilizar una condición más común de lo que se cree.

Empieza a caer un tabú: el de la incontinencia urinaria

No se habla, no se consulta. Sin embargo, la realidad muestra que la incontinencia urinaria, un verdadero tema tabú, es más común de lo que se piensa. En Argentina, cerca de 5 millones de personas la tienen en sus diversas modalidades, por lo cual se hace necesario visibilizar la cuestión e informar adecuadamente, para que no se convierta en una limitante para la vida plena o un problema escondido debajo de la alfombra. Y, también, para aprovechar las soluciones específicas para contrarrestarla.

¿Por qué cuesta tanto hablar del tema? La primera barrera que se debe superar es la estigmatización. La incontinencia aparece asociada usualmente a la idea de vejez, cuando en realidad se trata de una condición natural que aparece incluso en las personas más activas, no solo en adultos mayores. De hecho, los números muestran también que en la actualidad una de cada cuatro mujeres tiene escapes de pis, lo cual ocurre en especial en aquellas que están transitando los últimos meses de su embarazo o fueron madres recientemente.

Estos cambios en el cuerpo suelen producir vergüenza y, por lo tanto, falta de información y control. Para cambiar esa situación, Kimberly-Clark lanzó para su marca Plenitud Femme, experta en incontinencia, una campaña educacional de difusión y concientización para desmitificar la cuestión en favor de una vida confortable y sin limitaciones. La consigna es tan simple como directa: "La solución ideal cuando el pis te sorprende".

De qué se trata

Algo simple como un estornudo, un movimiento de fuerza o una tos, pueden provocar un escape. ¿De qué se trata en realidad la incontinencia urinaria? Puede darse por cambios naturales como el embarazo o la menopausia. También por sobrepeso, enfermedades crónicas como la diabetes, la esclerosis múltiple y el Parkinson. Incluso por hiperactividad en la vejiga causada por algunos alimentos o bebidas, como el alcohol y el café.

En el caso del embarazo, las pérdidas involuntarias ocurren por cambios en el suelo pélvico, el músculo que controla la apertura y cierre de la uretra, que sostiene la vejiga y controla el esfínter urinario. Al acercarse al último trimestre del embarazo, es normal que la presión del bebé en el útero comprima la vejiga, provocando en las futuras madres un aumento en las ganas de hacer pis. Esta tensión causa lo que se conoce como incontinencia de 'esfuerzo' que se origina por la fuerza abdominal a raíz de la tos, la risa, los estornudos, o al cargar peso.

La incontinencia puede prolongarse después del parto en caso de haber tenido sobrepeso o tras un parto natural. Claro que esa circunstancia suele resolverse dentro de los 6 meses posteriores. Ingerir alimentos ricos en fibras, evitar el consumo de bebidas carbonatadas y la práctica de ejercicios Kegel pueden ayudar a la recuperación en esos casos.

Soluciones confortables

Otra creencia a derribar es que la única protección existente para los escapes de pis son los pañales diseñados para la incontinencia intensa que pueden tener adultos mayores o personas de baja movilidad que deben ser asistidas. Por eso Plenitud, en esta campaña, busca mostrar los beneficios de la línea diseñada para mujeres activas, con una rutina fuera de su casa o que están atravesando la etapa del embarazo. La línea Plenitud Femme cuenta con ropa descartable, protectores diarios y toallas. Estas últimas pueden absorber hasta siete veces más que una toalla femenina común y suelen recomendarse, por ejemplo, para el uso de las madres luego del parto.

El desconocimiento es otra importante barrera en este caso, ante una condición que –como muestran los números- afecta a uno de cada diez argentinos. La dificultad o la vergüenza de hablar este tema abiertamente lleva a demorar en resolverlo, o a la utilización de soluciones equivocadas. Según los datos de Kimberly-Clark, muchas mujeres apelan al uso de toallas femeninas comunes en lugar de los productos especialmente producidos para una mayor absorción, o bien pueden llegar a demorar hasta seis años hasta hacer la debida consulta al médico.

"A nadie le gusta hablar de que se hace pis", resumen en la compañía, y remarcan que Plenitud "es la única marca que se anima a hablar", haciendo referencia a la campaña que se está realizando también en otros países, y que cuenta con la participación de reconocidas influencers.

Con productos desarrollados especialmente para el confort y la actividad de cada etapa de la vida en la que puede aparecer la incontinencia, la apuesta es a seguir disminuyendo la vergüenza por sufrir esta condición, y evitar que la resignación le gane al deseo de vivir plenamente.

Estos productos de Kimberly-Clark están disponibles para distintas necesidades, ya sea incontinencia leve, moderada o para protección nocturna. Se consiguen a través de todos los canales habituales de venta de la marca, incluso en su tienda oficial de Mercado Libre.

Shopping