El Cronista Comercial

El regreso de un clásico: vuelven a fabricar las Mielcitas y el Naranjú

Exempleados de la empresa tomaron el control de la fábrica, en La Matanza, que había sido abandonada. Ya reiniciaron la producción

El regreso de un clásico: vuelven a fabricar las Mielcitas y el Naranjú

Las Mielcitas y el Naranjú, dos clásicos del consumo infantil de los '80, vuelven a los kioscos. Al menos, esa es la intención de los actuales gestores de su fábrica, que reiniciaron su producción en La Matanza.

Según publicó el portal Primer Plano, de la zona oeste del conurbano, la fábrica Suschen, que había sido abandonada por sus dueños y recuperada por 88 empleados, intenta volver a funcionar. "Estamos en plena etapa de trámites, con la entrega de los últimos papeles para la conformación de la cooperativa", indicó Silvia Ayala, presidenta elegida por sus pares, en la estructura para seguir adelante.

Los Naranjú y las bolsas de girasol comestible ya están de nuevo en etapa productiva. En tanto, aguardan por materia prima para reiniciar las Mielcitas. El capital invertido en insumos surgio de festivales y donaciones. Los trabajadores -66 mujeres y 22 hombres- recibieron asistencia del Movimiento de Empresas Recuperadas.

Por lo pronto, el próximo lunes, informó Primer Plano, tendrán una reunión en el Municipio de La Matanza para ver cómo se puede hacer con el alquiler del lugar, que es una deuda que se acumula.

"Los propietarios anteriores se fueron sin pagar absolutamente nada y, ahora, para seguir allí, además de los servicios, deben enfrentar meses adeudados por la ocupación del edificio, ubidado en Rafael Castillo", describió el portal.

De los dueños, lo único que sabemos es que hay una abogada presentándose en nombre de ellos. Pero eso va por otro carril y nosotras estamos muy entusiasmadas con la posibilidad de continuar produciendo. Es algo que nos devuelve la esperanza”, concluyó Ayala, en su declaración a Primer Plano.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Recomendado para tí


Seguí leyendo