El Cronista Comercial

El lujo es vulgaridad: dueño de Louis Vouitton y Chandon retira su oferta por Tiffany que lo demanda para que cierre la compra

El dueño de Louis Vouitton y Chandon había acordado comprar la joyería en u$s 16.000 millones antes del 24 de noviembre. Pero el Gobierno de Francia le sugirió postergar el closing al 6 de enero, por la amenaza de una eventual amenaza de más aranceles a los productos de su país

El lujo es vulgaridad: dueño de Louis Vouitton y Chandon retira su oferta de u$s 16.000 M por Tiffany y la joyería le hace juicio para que cierre la compra

El grupo francés LVMH, dueño de marcas como Louis Vuitton y Chandon, abandonó su oferta de u$s 16.000 millones por Tiffany, un deal que perdió su brillo por la pandemia de Covid-19 .

Según informó la agencia Reuters, esto dejó el escenario por una batalla más amarga, ya que la joyería estadounidense la demandó judicialmente para forzarla a hacer la adquisición.

El grupo francés, liderado por el multimillonario Bernard Arnault, dijo que su directorio recibió una carta del ministro de Relaciones Exteriores de Francia, quien le pidió que demorara la adquisición hasta el 6 de enero de 2021 (fecha en la que comenzará el mandato del ganador de las elecciones de los Estados Unidos, a realizarse en noviembre), debido a la amenaza de tarifas adicionales de la Casa Blanca sobre los productos franceses.

El jefe financiero de LVMH, Jacques Guionoy, dijo que la carta no fue pedida y que llegó como una sorpresa total, rechazando de esa forma, con enojo, las sugerencias de que el grupo esté usándola como un pretexto para salirse del acuerdo de compra de Tiffany, cuya concreción había sido prevista para el 24 de noviembre próximo.

"El deal no ocurrirá. Nos prohibieron cerrarlo", Guiony le dijo a la prensa, en una conferencia.

En una presentación a la SEC, el organismo regulador bursátil de los Estados Unidos, Tiffany publicó la traducción al inglés de la carta del 31 de agosto, provista por LVMH, indicó. "Estoy seguro de que usted entenderá la necesidad de tomar partido en los esfuerzos del país de defender los intereses nacionales", le escribió el ministro de Relaciones Exteriores a Arnault. 

A pesar de los términos del acuerdo, que habría sido el mayor en la historia de la industria del lujo y fue convenido antes de la pandemia, también se convirtió en menos atractivo comercialmente por la emergencia sanitaria.

La pandemia de Covid-19 fue un mazazo duro para las ventas del sector y generó dudas sobre si el dueño de Louis Vuitton estaba pagando de más.

Guiony dijo que LVMH no estaba contento con la forma en la que Tiffany se había manejado en los recientes meses. Calificó al desempeño de su contraparte como "deslucido".

El Ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, dará más adelante detalles de su pedido, anticiparon voceros oficiales. El Gobierno galo no puede ser "pasivo" o "ingenuo" en el contexto de las negociaciones internacionales con sus socios, señalaron.

LVMH informó que Tiffany también pidió posponer el closing del deal hacia el 31 de diciembre, desde el 24 de noviembre, que era la fecha prevista. Agregó que su directorio decidió mantenerse en los términos del acuerdo original de compra y rechazar otra prórroga. Añadió que, con cómo están las cosas, no podrá completar la adquisición para el deadline del 24 de noviembre.

Demanda

Tifany demandó a LVMH en Delaware, el Estado en el que la joyería está radicada, para forzar al grupo franés a completar la compra, como acordaron el año pasado, acusándola de estancar deliberadamente el take-over.

En su demanda, dijo que LVMH dejó en claro que su intención real era "apuntar a renegociar el precio de la compra, que las partes habían acordado en noviembre último y, salvo negociación, paralizar el reloj".

También refutó la sugerencia de LVMH de que podría salirse del acuerdo "al reclamar que Tiffany provocó efectos materiales adversos o rompió sus obligaciones bajo el acuerdo de fusión, o que la transacción es, en alguna forma, inconsistente con sus deberes patrióticos como corporación francesa".

Las acciones de Tiffany caían cerca de 8,5% en Nueva York, a u$s 111,45, bien por debajo de los u$s 135 por papel que ofreció LVMH en el convenio de take-over. Los títulos de LVMH en París no tenían variación.

Luca Solca, analista de la industria del lujo de Bernstein, quedó sorprendido por la aparición del Gobierno francés en el camino de LVMH para esta compra.

"Ciertamente, el Gobierno francés es muy activo en defender los intereses nacionales de su país. Pero esto significó, en muchos casos, prevenir la adquisición de empresas francesas", escribió, en una nota. 

La industria del lujo está enfrentando caídas de ventas sin precedentes como resultado de la pandemia, después de una década de crecimiento estelar. Se prevé que, este año, los ingresos caigan hasta un 35%. Tomará hasta 2022-23 para que la facturación del sector retorne alos niveles de 2019, según la consultora Bain.

El deal de Tiffany quedó bajo la mira desde que, en junio, el jefe de LVMH, Arnault, el hombre más rico de Francia y un perspicaz negociador, exploró formas para reabrir el precio convenido para comprar la joyería estadounidense, debido a la pandemia, aseguran fuentes conocedoras del asunto.

Luego, esas mismas fuentes dijeron que el grupo decidió no ir en contra de los términos de negociación del acuerdo y que LVMH, repetidamente, dijo que estaba comprometido con el convenio. Guiony declaró este miércoles que nunca buscó obtener una mejora en el precio.

Pero el deadline inicial, 24 de agosto, fue estirado, ya que el acuerdo no fue aprobado por las autoridades de los Estados Unidos.

Cuando esto golpeó la compra, LVMH apostó a que podría restaurar el brillo de Tiffany invirtiendo en tiendas reformadas y nuevas colecciones. Pero las ventas de la estadounidense cayeron 29%, a u$s 747,1 millones, en el trimestre finalizado en junio, por debajo de su proyección, de u$s 772 millones, para el período.

La propia división de relojes y joyas de LVMH fue la que peor performó en la primera mitad del año.

Shopping