El Cronista Comercial

El lujo es vulgaridad II: LVMH, ahora, dice que él demandará a Tiffany

El miércoles, el grupo francés había retirado su oferta de compra de la joyería, por u$s 16.000 millones. Como respuesta, la empresa estadounidense le inició una demanda para que cumpla con la adquisición en los términos acordados antes de la pandemia

El lujo es vulgaridad II: ahora, el dueño de Louis Vuitton, Bulgari y Chandon dice que le hará juicio a Tiffany

El grupo LVMH , dueño de marcas como Louis Vuitton y Chandon, dijo que podría contrademandar a Tiffany , acusándola de desmanejos durante la crisis del coronavirus , después de que la joyería estadounidense denunció al grupo francés de intentar hacer explotar su acuerdo de adquisición, de u$s 16.000 millones.

El holding, liderado por el multimillonario Bernard Arnault, había anunciado el miércoles que podría no completar la compra de Tiffany, luego de que el Gobierno francés le solicitó que postergara el closing de la transacción.

Tiffany presentó una demanda contra LVMH en Delaware, Estado en el que está legalmente registrada la empresa, cuya sede se encuentra en Nueva York, para forzarla a concluir la operación en los términos acordados hace un año, antes de que estallara la pandemia de Covid-19 .

La expansión del virus provocó un gran golpe a la industria del lujo y despertó interrogantes sobre hasta qué punto VLHM estaba pagando un precio excesivo, con los u$s 135 por acción que ofreció.

"LVMH se sorprendió con la demanda iniciada por Tiffany contra el grupo", declaró la compañía en un comunicado. Calificó el juicio de infundado. "LVMH se defenderá vigorosamente".

LVMH, que dijo que también podría radicar su reclamo en Delaware, agregó que la demanda podría cuestionar la forma en la que Tiffany manejó su negocio durante la pandemnia, por ejemplo, con el pago de dividendos.

Tiffany aprobó el pago de dividendos trimestrales de u$s 0,58 por acción en mayo y en agosto, tal cual estaba permitido en el acuerdo de adquisición. LVMH dijo que, dado que la empresa estadounidense estaba perdiendo dinero y sus ventas caían por la emergencia sanitaria, no debería haber hecho eso. LVMH recortó su dividendo un 30% en el año fiscal 2019.

LVMH había dicho que no podría completar la compra bajo los términos acordados porque el Gobierno francés le pidió que lo demorara. Agregó que el grupo no tenía deseos de extender el deadline más allá de la fecha original (24 de noviembre).

Pero rechazó el reclamo inicial de Tiffany, acerca de que estaba estancando la transacción al retirar sus solicitudes de aprobación antimonopólicas en los Estados Unidos y que, también, había usado al Gobierno de Francia como una excusa para retrotraer el acuerdo.

Agregó que, en los próximos días, podría soliciar la aprobación de las autoridades de competencia europeas y que espera su aprobación en octubre. Una fuente cerca al asunto dijo que esa presentación podría producirse la próxima semana, informó la agencia Reuters.

En su comunicado, LVMH dijo que la performance de Tiffany estuvo significativamente por debajo de sus marcas comparables en la primera mitad de 2020 y que las proyecciones del grupo estadounidense para 2020 son "muy decepcionantes".

Tiffany registró una pérdida neta de u$s 33 millones en la primera mitad de 2020, comparada con el rojo de 17 millones de euros de la división de relojes y joyas de LVMH, que incluye la marca Bulgari.

El grupo francés no difunde la performance financiera de sus marcas en forma individual. Según los balances, las ventas comparables de su división de relojes y joyas cayeron 39% en el primer semestre, contra una cáida del 34% para Tiffany.

No obstante, el grupo francés, en forma total, como un conglomerado diversificado, limitó la cáida de ventas para el período a 28% y anotó 1670 millones de euros como beneficio de sus operaciones recurrentes.

Según el acuerdo de fusión, un efecto material adverso (MAE, por su sigla en inglés) es disparado si el negocio de Tiffany tiene un desempeño sustancial por debajo del de sus competidores. El MAE es una cláusula estándar en los acuerdos de M&A, que un comprador pued einvocar para salirse de la transacción si ocurre algún evento que perjudique a la empresa a adquirir antes de que la operación esté finalizada.

En su denuncia, Tiffany dijo que LVMH intentó, repetidamente, encontrar un pretexto para invocarla. Y lo hizo por primera vez cuando Tiffany pospuso tres meses la fecha original del closing, previsto inicialmente para el 24 de agosto.

Fuentes le dijeron a Reuters en junio que Arnault, un perspicaz negociador, quien construyó su imperio a través de adquisiciones, estaba explorando formas de renegociar el precio de Tiffany, algo que el CFO de su grupo negó el miércoles.

Shopping