El Cronista Comercial

El desafío de las grandes empresas es ayudar a sus clientes

Por las consecuencias de la pandemia las grandes compañías salen a respaldar a las chicas que son parte de su cadena de valor. Así, aseguran, todos ganan.

El desafío de las grandes empresas es ayudar a sus clientes

La pandemia irrumpió en los negocios de todas las empresas, sin importar el tamaño. Y, en todos los casos, las firmas deberian revisar sus modelos de negocios y, especialmente las grandes, también sus cadenas de valor. Así, apoyar a sus proveedores y clientes ha sido uno de los objetivos de grandes compañías en estos tiempos de caída del consumo y, para ello, lanzaron diferentes propuestas.

American Express, por ejemplo, relanzó en la Argentina un programa creado en los Estados Unidos en 2010, Shop Small, qe tiene como objetivo ayudar a los comercios barriales a salir adelante. La popuesta es que por cada compra realizada de $ 300 o mas en uno de los 30.000 comercios participantes, American Express devuelve $ 200 en hasta tres compras. La campaña dura hasta el 21 de noviembre.

Con esta meta en mente, American Express encargó a Neuronal el estudio sobre el consumo en comercios de barrio. Según el sondeo, los comercios de barrio fueron los grandes aliados de los argentinos en el aislamiento: 8 de cada 10 familias, si bien deberieron limitar sus compras por la pandemia, se volcaron hacia estos negocios. Y justamente, un 43% lo hizo por siente que de esta manera colabora con el desarrollo de su barrio.

Por su lado, Coca-Cola Argentina junto a sus cuatro embotelladores en el país, anunció la puesta en marcha del programa "Estemos Abiertos", que con la inversión de $ 770 millones tiene como finalidad ayudar a 25.000 kisocos y almacenes en todo el país. De hecho, según cifras de la empresa, un 12% de sus clientes de este canal corrían peligro de no volver a abrir.

Así el programa cuenta con dos patas: por un lado, la ayuda con reposición sin cargo de productos vencidos, entrega de productos sin cargo, elementos de bioseguridad y protección y más de 10.000 equipos de frío a comercios de todo el país.

Y, por el otro, con ayuda económica no rembolsable y digitalización ayudarán a 500 clientes muy pequeños de Buenos Aires, Salta y Córdoba.

En alianza con Solidagro se detectaron estos comercios que recibirán ayuda de entre $ 50.000 y 60.000.

En el caso de Walmart, presentó una línea de financiamiento para proveedores pymes de origen nacional y de marca propia, con la posibilidad de que accedan a tasas de financiación diferenciales con Walmart como garante y también a una reducción en el plazo de pago.

Este programa es una prueba piloto que lleva adelante la cadena de retail con 144 de sus proveedores por un período de 12 meses. El lanzamiento prevé en su etapa inicial un financiamiento por $440 millones.