El Cronista Comercial

El turismo regional perdió ingresos por $ 77.890 millones entre marzo y agosto

El balance de la CAME es por los seis fines de semana largos en cuarentena y las vacaciones de invierno. La entidad anticipó que se hace difícil pensar en una temporada de verano fuerte y prevé que en marzo se recuperarían recién los niveles pre-Covid

Efecto cuarentena: el turismo regional perdió ingresos por $ 77.890 millones entre marzo y agosto

Según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came), el turismo regional perdió ingresos por $ 77.890 millones entre marzo y agosto de este año, de los cuales $ 66.347 millones corresponden a mermas por turistas y $ 11.543 millones por excursionistas. 

Se debió a los seis fines de semana largos que cayeron durante la cuarentena debido al coronavirus y las vacaciones de invierno de julio en las que no se pudo viajar. 

De acuerdo a la entidad, en ese período se esperaba que 11,6 millones de turistas y 19,7 millones de excursionistas se desplazaran por el país. "El gran mazazo fue las vacaciones de invierno, que excepto unos pocos casos, la mayoría se quedó en su casa. En ese receso especial, se perdieron $ 41.000 millones, el 52% de la merma total del sector", precisó la confederación en un comunicado que emitió.

Hay que tener en cuenta que estos valores se refieren solamente a los fines de semanas largos y vacaciones de invierno. A estas cifras se deben agregar los números que generan los congresos y las convenciones, el turismo estudiantil, educativo y social (por ejemplo, de grupos de jubilados), y traslados deportivos.

"El golpe al sector es, a esta altura, indisimulable. Se suman los movimiento de cada día y cada fin de semana, de turistas locales e internacionales, recorriendo ciudades y paisajes del país, con un impacto multiplicativo en el comercio. El alojamiento por día y por persona, en hotelería, es el activo más perecedero", sostuvo la CAME. 

"El Covid-19 dejará un alto costo en este sector, uno de los de mayor impacto en la distribución del ingreso entre regiones y segmentos socio-económicos. Fue un duro golpe a la industria y a las economías regionales, porque lo que se perdió y se perderá no se recupera", expresó la entidad. 

Según la CAME, "por la dura situación económica que se espera en los meses siguientes, confiando en que se normalice la crisis sanitaria y la economía, se hace difícil pensar en una temporada de verano fuerte".

"El turismo deberá aguardar como mínimo hasta marzo del año próximo para posiblemente volver a los niveles pre-crisis, sin ninguna capacidad de recuperación de los ingresos perdidos", concluyó. 

Shopping