El Cronista Comercial

Descarbonización: qué es y por qué la transición debe ser 'realista'

En el marco del tercer Energy Summit, organizado por El Cronista y la revista Apertura, los expertos coincidieron en que para alcanzar una matriz energética baja en carbono, hace falta disminuir el uso de combustibles fósiles. En este proceso, el gas natural juega un rol clave

Descarbonización: qué es y por qué la transición debe ser 'realista'

La transición hacia una economía baja en carbono es fundamental para reducir la emisión de gases de efecto invernadero (GEI) a la atmósfera. Pese a que se obtuvieron avances, aún resta un largo camino por recorrer: según las Naciones Unidas, las emisiones globales de dióxido de carbono se dispararon en dos tercios en las últimas tres décadas, desde que comenzaron las conversaciones internacionales sobre el cambio climático

Para alcanzar una matriz energética baja en carbono, hace falta disminuir el uso de combustibles fósiles, proceso que se conoce con el nombre de "descarbonización". Pero esta "migración" debe darse de forma "realista". Así lo aseguraron Javier Pastorino, Managing Director de la Argentina, Chile y Uruguay de Siemens Energy, y Andrea Heins, presidente del Comité Argentino del Consejo Mundial de Energía (Cacme), en el marco del tercer Energy Summit, organizado por El Cronista y la revista Apertura.

Según los especialistas, la transición debe estar acompañada del diseño de políticas públicas y privadas que contemplen las condiciones locales y generen incentivos para la incorporación de tecnologías transformadoras.

"Después de tantos estudios científicos y negociaciones internacionales en pos de reducir las emisiones y contener el aumento de la temperatura global, se observa un progreso en la materia. Pero todavía hay que hacer hincapié en las industrias con mayor emisión", explicó Heins.

De acuerdo a la presidente de Cacme, el sector energético es el principal emisor de GEI a nivel mundial: más del 80% de la energía que se emplea en la actualidad proviene de combustibles fósiles. "Pero en un país como la Argentina también hay una fuerte preponderancia de otras actividades como la agricultura y la ganadería", agregó.

Al respecto, Pastorino coincidió en que el país posee "características especiales en el proceso de disminución de la huella ambiental".

¿Por qué la transición debe ser "realista"? Los ejecutivos consideraron que no se puede obviar el punto de partida de la Argentina y recalcaron que se debe ser conciente a la hora de aplicar medidas que puedan sostenerse en el tiempo, teniendo en cuenta que no existe una única solución.

En este sentido, el gas natural se presenta como una alternativa de reemplazo. "Es el más eficiente de los hidrocarburos, ya que emite menos de la mitad del volumen que emana una planta de carbón. Se presenta la posibilidad de utilizarlo como un combustible de transición, para, luego, avanzar en la mayor penetración de fuentes renovables", declaró el número uno de Siemens Energy.

El directivo destacó que no se puede apostar por un sistema completamente basado en renovables. "La intermitencia de las renovables hace que se necesite de una energía de soporte. El gas natural funciona bien como back-up", aclaró.

El hidrógeno verde es otro vector energético, producido con electricidad renovable es otra opción. "La cuarentena sirvió para acelerar proyectos piloto que contemplan este tipo de energía", señaló. 

Para Heins, hay que "ver más allá de la matriz eléctrica". "La movilidad eléctrica no resuelve el problema del transporte. Sirve como combustible para el traslado de usuarios, pero no para el de carga carga", ejemplificó, y comentó que se "deben aumentar la eficiencia".

"La Argentina tiene talento, profesionales capacitados y empresas instaladas. Hoy, la capacidad de optimización del sector industrial, doméstico y transporte ronda en un 20%. La pandemia fue una oportunidad para acelerar la digitalización y la innovación", concluyó.

Shopping