El Cronista Comercial

Coronavirus: los shoppings piden reabrir sus puertas con un nuevo plan

Aún no fueron habilitados para funcionar, pero reclaman que se los deje implementar la modalidad de 'take away' para la entrega de productos por compras 'online'. Creen que podrán alcanzar con esta alternativa el 20% del total de las ventas

Coronavirus: los shoppings piden reabrir sus puertas con un nuevo plan

A 60 días de la cuarentena obligatoria por el coronavirus, los shoppings aún permanecen cerrados. Para contrarrestar la caída de sus ingresos, y mientras esperan la autorización por parte del Gobierno para retomar sus actividades, solicitan que se les habilite la modalidad take away o "para llevar", como ya se le permitió a la industria gastronómica y a algunos shoppings del interior, como en la provincia de Neuquén.

El pedido fue realizado por la Cámara Argentina de Shopping Centers (CASC), entidad que representa al 80% de los centros comerciales del país desde hace más de 25 años. De esta manera, la Cámara solicita que se apruebe esta opción para la entrega de productos adquiridos a través de compras por plataformas virtuales, que ya fue autorizada por algunos municipios del interior del país, lo cual sirve como paliativo en este contexto.

"Teniendo en cuenta estos antecedentes, requerimos que se disponga esta modalidad comercial alternativa. A nivel Ciudad de Buenos Aires (CABA) y el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), sabemos que, debido a la situación de emergencia que vivimos, es difícil que nos autoricen a retomar nuestras actividades. Por eso, solicitamos que, en los lugares donde aún los shoppings permanecen cerrados se permita el take away", explicó Mario Nirenberg, titular de CASC en diálogo con El Cronista.

Cómo hizo ésta cadena hotelera para sobrevivir sin turismo

Sin turismo por varios meses ni certezas sobre cuándo se podría registrar cierta actividad "normal", algunos hoteles idean diversas estrategias para sobrevivir a la crisis por la pandemia del coronavirus . Mientras varios establecimientos ya comenzaron a vender noches para ser utilizadas dentro de algunos meses con atractivos descuentos, otros se reinventan al ofrecer diversos servicios para obtener ingresos mientras no haya turistas.

Así, cientos de marcas que tienen locales en los centros comerciales, en su mayoría pymes, podrían volver a funcionar (de una forma limitada), luego de más de dos meses de inactividad. "Algunas están haciendo entregas a domicilio, pero la mayoría no tiene un sitio desde donde entregar su mercadería", sostuvo Nirenberg.

"Estas empresas enfrentan serias dificultades, justamente por el parate. El Gobierno ha brindado un auxilio a algunas de ellas mediante el programa ATP. Pero con ingresos cero, stocks acumulados, la cadena de comercialización interrumpida, y debiendo abonar el otro 50% de los salarios e impuestos onerosos, el panorama es preocupante. Cuando la pandemia haya finalizado, muchas compañías van a desaparecer", alertó. 

"Los dueños de los shoppings estamos haciendo un esfuerzo grande. No les estamos cobrando los alquileres a los locatatorios. Pero, por la estructura, tenemos una enorme cantidad de gastos fijos", señaló una fuente allegada a uno de los explotadores de shoppings en el país.

La idea es que el consumidor se acerque con su auto al estacionamiento del centro comercial, donde personal del shopping le entregará el paquete que compró de forma online, sin necesidad de bajarse de su vehículo y casi sin contacto físico con el empleado que le dará la mercadería. A cambio, el cliente recibirá un recibo impreso o un código QR para acceder al mismo en formato electrónico.

"La propuesta contempla que también puedan retirar sus compras personas que no tengan un automóvil y vivan en las cercanías al mall, manteniendo siempre las normas de higiene y seguridad correspondientes, y el distanciamiento adecuado. No vemos que haya un riesgo para la población con esta modalidad", describió Nirenberg.

La entidad elaboró un documento donde detalla el mecanismo. Las entregas se efectuarán, idealmente, en los estacionamientos de los shoppings. Cuando esto no sea posible, se realizarán en los accesos principales. "En ningún caso, se franqueará el ingreso al interior del mall a los clientes. La idea es que los locatarios puedan realizar sus ventas, sin que esto signifique un peligro para la salud pública", explicó el texto.

Con esta operatoria, la CASC estima que se podría alcanzar apenas el 20% del volumen habitual de ventas. "Sabemos que no vamos a vender lo que se vendía pre pandemia, pero sería un auxilio para las empresas, al menos", afirmó.

"Somos respetuosos de la decisión del Gobierno en cuanto a las medidas adoptadas. No queremos privilegios, pero tampoco queremos ser discriminados frente a los comercios que fueron ya autorizados. Nuestros centros comerciales permanecerán cerrados hasta que las autoridades lo determinen, pero creemos que es posible y seguro que los locatarios vendan a través de dispositivos móviles y que los compradores retiren la mercadería por los shoppings”, continuó Nirenberg.

Asimismo, la CASC presentó un protocolo de procedimientos de prevención y seguridad para cuando sea posible la reapertura de los centros comerciales, que ya fue avalado por el Centro de Estudios Infectológicos del Dr. Stamboulian. "Allí se establecen las medidas sanitarias a adoptar, la cantidad máxima de clientes que se permitirá de acuerdo a la superficie y las medidas para garantizar que ese número nunca sea superado", comentó el representante de la Cámara, y agregó que "el protocolo está siendo estudiado por las autoridades".

El sector emplea a 100.000 personas en forma directa e indirecta. A eso se suman los trabajadores que emplean las industrias que utilizan los centros comerciales como canal de distribución, como los rubros de indumentaria, calzado, gastronomía y electrodomésticos, entre otros.

Shopping