El Cronista Comercial

Coronavirus: fabricarán en el país la primera tela a prueba de Covid-19

Santista, la textil brasileña que compró Grafa en 1995, producirá en su planta de Tucumán una línea de tejido con tecnología que promete desactivar al virus en sólo tres minutos, en la que invirtió u$s 5 millones

Coronavirus: fabricarán en el país la primera tela a prueba de Covid-19

La empresa textil Santista creó la primera tela con protección antiviral contra el Covid-19que promete desactivar al coronavirus en sólo tres minutos, con un 99,8% de efectividad.

El tejido será producido en la planta industrial que la compañía brasileña, con 90 años de experiencia, tiene en la localidad de Aguas Blancas, en Famaillá, a 25 kilómetros de la ciudad de San Miguel de Tucumán, desde la cual abastecerá al resto de América latina, junto con Brasil.

La fabricación de la nueva línea requirió la readecuación de la planta de Tucumán, en la que Santista invirtió alrededor de u$s 5 millones. "Apostamos por la renovación del establecimiento, que comprende distintas áreas, como hilandería, terminación y otras", asegura Fernando Raddavero, Gerente de Negocios de Santista Workwear.

El primer tramo de la inversión se completó entre junio y julio, con un desembolso de u$s 3,6 millones en la incorporación de 30 máquinas Toyota. La segunda etapa contempla u$s 1,4 millones más en la implementación de otros 20 telares de última generacion para fin de año y comienzos de 2021.

Somos la primera textil con presencia en la Argentina en lanzar una línea de tejidos exclusiva para la protección antiviral en base a un nuevo desarrollo tecnológico. En principio, el objetivo es abastecer al mercado local y luego empezar a exportar", anticipa Raddavero.

La innovación se aplicará en la confección de vestimenta profesional, especialmente de industrias "esenciales", como personal de salud y operarios de fábricas, pero también en la producción de indumentaria convencional y de tapabocas, para así evitar la propagación del virus.

Salió a la venta hace 10 días y la textil ya recibió consultas por parte de grandes empresas de rubros como sanidad, producción alimenticia, frigoríficos y marcas de indumentaria, entre otros. "Actualmente, producimos 1 millón de metros mensuales. Apostamos que un alto porcentaje de nuestros clientes nos pedirá migrar a este tipo de tecnología", señala el ejecutivo.

El lanzamiento se da en conjunto con Brasil, donde Santista tiene su casa matriz. La innovación fue testeada por el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de San Pablo, referente internacional en investigación. 

"Se verificó también su efectividad después de 30 lavados, proporcionado así la posibilidad de reutilizar el textil. La tecnología inhibe, además, la proliferación de hongos y bacterias, causa habitual de infecciones hospitalarias como neumonía, infecciones urinarias, candidiasis, meningitis y endocarditis, entre otras", detalla Raddavero.

En el futuro próximo, la línea se ampliará con una versión que sumará la función de repeler líquidos y fluidos corporales, como estornudos, sangre, sudor y otras secreciones, manteniendo el tejido limpio y seguro por más tiempo. 

El producto es un aliado en la lucha contra el Covid-19 y patógenos infecciosos, pero no exime a los usuarios ni a las empresas de la aplicación de protocolos o medidas preventivas, como el distanciamiento social, la limpieza de superficies, la higiene regular de manos, el uso de tapabocas y demás acciones establecidas por las autoridades sanitarias para garantizar la seguridad de los ciudadanos y reducir el riego de contagios”, aclara. 

En 1995, Santista compró la textil Grandes Fábricas Argentinas (Grafa), especializada en la producción de tejidos de algodón y de mezcla de algodón con fibras sintéticas desde 1926, cuando fue fundada por Bunge y Born. 

En sus comienzos, la fábrica estuvo emplazada en Villa Pueyrredón y ocupaba 10 manzanas. Funcionó allí hasta 1993.

Hoy, Santista emplea emplea a más de 800 personas en la Argentina, en su planta de Tucumán y sus oficinas comerciales de la Ciudad de Buenos Aires. En 2019, facturó $ 3000 millones en el país.

La compañía posee dos unidades de negocios: Santista Jeanswear, fabricante de denim diferenciado (con distintos acabados) y kolor (gabardinas), y Santista Workwear, productor y comercializador de tejidos para indumentaria de trabajo con sus marcas Ombu y Grafa70. 

Shopping