El Cronista Comercial

Coronavirus: en la previa de la cuarentena, las librerías aumentaron las ventas hasta un 70%

Además de víveres, muchos se abastecieron de libros para atravesar los días de aislamiento social. El sector, que venía golpeado, tuvo un 'respiro'. Pero piden medidas de acompañamiento

Coronavirus: en la previa de la cuarentena, las librerías aumentaron las ventas hasta un 70%

El mayor tiempo libre que genera la cuarentena disparó la compra de libros en los últimos días. Además de productos esenciales, muchos se abastecieron de material de lectura, y varias librerías registraron un incremento de las ventas en relación a las semanas anteriores.

Cúspide estuvo entre los casos que registraron una suba de hasta el 70%. "Crecieron un 20% en los locales, pero un 70% en la tienda online por la gran demanda web", describe Daniel Daviccino, gerente de la cadena que posee 43 sucursales en el territorio nacional, y agrega que lo que más se vendió fueron los textos infantiles-juveniles, los de actualidad, las novelas y los best sellers. 

Paradigma Libros, una librería boutique situada en el barrio porteño de Palermo, también tuvo más transacciones. "Recibimos un flujo de visitantes mayor al habitual, que se intensificó el último fin de semana libre y en las horas previas a que se decretara la cuarentena obligatoria", comentan desde la empresa.

Coronavirus: ¿dejo de pagar la cuota del colegio y gimnasio durante la cuarentena o hay reintegros?

Ante el cierre de las instalaciones y el cese de los servicios, muchos usuarios reclamaron en las redes el descuento de los días en que las instituciones permanecen cerradas. Pero éstas deben, pese a su cierre, seguir pagando los suelos y los gastos fijos. ¿Deben devolver un proporcional?

Las mil y una hojas, otra pyme del rubro, aumentó un 30% sus órdenes de compra. "Sobre todo, vino clientela fija", expresan desde la sucursal de la calle Córdoba, en Retiro.

Las ventas de muchos libreros locales también subieron en sitios de e-commerce como MercadoLibre. Según la plataforma, el alza fue del 56% en contraste con la misma época del año pasado.

El repunte estuvo incentivado, en parte, por la entrega a domicilio, servicio que algunas librerías ofrecieron antes de que cerraran sus puertas por el receso obligatorio. Algunas ya contaban con el sistema de delivery y otras lo incorporaron, con el objetivo de que la gente siguiera leyendo sin salir de su casa.

Inspiradas en la tendencia de Twitter #yomequedoleyendo que nació en España, Alamut, Suerte Maldita, Musaraña y Brezal, entre otras, idearon la iniciativa "La librería del barrio va a tu casa" e hicieron envíos gratuitos. La propuesta surgió en Villa Crespo, pero se extendió a otros barrios. Por ejemplo, Librería Céspedes, de Colegiales, se sumó y su dueña, la escritora Cecilia Fanti, habilitó su WhatsApp para responder consultas y pedidos de lectores. "Lo hicimos a pulmón y los entregamos nosotros mismos", señala Ana López, de Suerte Maldita. 

Ahora que las empresas debieron cerrar sus sucursales por la cuarentena y tampoco realizan envíos, muchas ofrecen e-books gratuitos. Aunque sobre todo lo hacen las editoriales, algunas librerías también se sumaron. Por ejemplo, El Ateneo compartirá los primeros capítulos de sus novedades editoriales para tentar a los lectores en reposo. 

Asimismo, el sector prevé que las descargas de libros electrónicos aumentarán en los próximos días, dada la imposibilidad de salir a comprar ejemplares físicos o recibirlos a domicilio. Sin embargo, resulta difícil estimar una cifra, ya que las plataformas de distribución son extranjeras y hay mucha piratería, lo que atenta contra la venta oficial, sostienen.

Más allá de las estrategias implementadas para contrarrestar la caída de las ventas que azota al sector desde hace unos años, las empresas se preparan para el impacto económico que sufrirían debido al coronavirus. "Principalmente los locales pequeños, especialmente los del interior del país, serán los más afectados, que no tienen la misma espalda financiera que las compañías más grandes. El sector viene golpeado desde hace tiempo y esta reactivación no compensa la caída", dice Diana Segovia, gerenta de la Cámara Argentina del Libro (CAL), y asegura que se necesita "un subsidio por parte del Estado que acompañe a los comerciantes".

El aumento de las ventas fue una bocanda de aire fresco para el mercado, que duró lo que dura un suspiro. "La pandemia es otro problema que se suma a la coyuntura compleja, signada por la recesión, la caída del consumo y la devaluación", concluyen desde la Cámara Argentina de Papelerías, Librerías y Afines.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar