El Cronista Comercial

Con nueva CEO, Unilever vuelve a hacer foco en la Argentina

Por ser, también, cabeza regional, hacía una década que la filial no tenía un directorio exclusivo para la operación local. En plena adaptación a una economía en caída, otro desafío de la número uno es diseñar la empresa del futuro.

Con nueva CEO, Unilever vuelve a hacer foco en la Argentina

Hace sólo dos semanas, Unilever presentó su nueva de gerente general en la Argentina, Laura Barnator. Sucedió a Fernando Fernández. Pero ese reemplazo de nombres fue sólo uno de los cambios de la empresa, que, después de años en los que fue cabeza de operaciones en la región, decidió volver a hacer foco en una plaza en la que está presente desde hace 94 años y que representa el 12% de sus ventas en América latina.

"La Argentina es un mercado importante para Unilever. Estamos trabajando para tener una operación más ágil, que transforme a la empresa en la compañía del futuro", remarcó la flamante número, primera mujer en liderar la filial del gigante del consumo masivo.

Con 29 años en la compañía, y tras haber pasado por varias áreas, Barnator conoce a la perfección los números y los procesos de la, todavía, angloholandesa -la semana pasada, la casa matriz planteó su intención de ser sólo británica-, que, en la Argentina, tiene 3500 empleados y seis fábricas (Tortuguitas, Pilar, Villa Gobernador Gálvez, Gualeguaychú y Mendoza).

En el directorio, como VP de Ventas, la ejecutiva participó del proceso que, hace un año, comenzó Fernández, quien era líder de la operación local y, a la vez, también de Cono Sur y de toda América latina. El breve paso de Fernández -un argentino que aterrizó de Brasil en julio del año pasado- tuvo como objetivo adaptar el modelo de negocio a un contexto inflacionario y de consumo en baja, que, entre otras medidas, incluyó el cierre de una planta: la de La Rioja, donde producía salsas y aderezos y empleaba a 120 personas.

Con la economía del país catalogada como "hiperinflacionaria" en su balance global, entre junio y septiembre del año pasado, Unilever informó una caída del 4% en sus ventas locales, en contraste a un crecimiento del 3,2% que registró en la región.

"La operación local es muy importante para Unilever en la región y en el mundo. Y, desde hace mucho tiempo, tenía un board compartido con América latina y con Cono Sur. No estaba absolutamente focalizado en el negocio local", explica Barnator.

"Ahora, el directorio va a estar focalizado en el país. Y Fernando va a seguir siendo presidente de América latina y del sur del continente, en una región que, ahora, se divide en tres operaciones, en vez de cuatro", detalla.

Fernández había heredado esa responsabilidad amplia de Miguel Kozuszok, CEO entre 2001 y 2019. Durante 10 de esos 18 años, Unilever no tuvo un directorio local.

Barnator explica que, incluso, con su antecesor, "la operación local ya había adquirido mucha autonomía; la transición se dio de manera natural".

En consecuencia, Unilever renovó todo su directorio, excepto las oficinas de Legales y de Comunicación. Afirmado el pie, el siguiente paso es delinear la operación futura. "Ya habíamos comenzado a hacer grandes cambios para revitalizar la empresa", asegura Barnator. Esa transformación tiene como objetivo la simplificación, digitalización y puesta a punto de un modelo agile en cuanto a la asignación de recursos.

"Tenemos una cantidad de recursos muy importantes dentro la compañía que, en lugar de permanecer en silos estáticos, tienen que estar muy en movimiento, de acuerdo a qué proyecto queremos priorizar. Hay gente que ya está dedicándose a preparar la compañía del futuro", explica.

Hoy por hoy, este nuevo modelo significó cambios en el área de marketing, en la forma de operar y, también, en el área de e-commerce, en la cual la empresa venía retrasada, reconoce la nueva CEO.

El coronavirus sorprendió a la empresa en este proceso. Buscó cómo adaptarse. Además de adecuar la operación a la cuarentena -por sus productos, es actividad esencial-, se aventuró en líneas que no estaban en su plan de negocios. Por ejemplo, la producción de alcohol en gel en body splash (aerosol). Le demandó una inversión adicional de $ 21 millones.

"Todo lo que tenga que ver con mayor desinfección creemos que es algo que va a quedar de esta situación", explica la número uno, quien también prevé que otro hábito que quedará será la mayor frecuencia de lavado de ropa.

Barnator explica que hay que estar muy atenta a estos cambios, quizá no permanezcan con el pico que tienen hoy pero si quedarán en el futuro.

"En los últimos estudio que hicimos vemos que la gente limpia más horas la casa y también lava más veces la ropa e incluso usa sanitizantes para hacerlo, cosa que hasta ahora no era usual. Y hay cosas que son consecuencias, en la medida que te lavás más las manos necesitás ponerte más crema", detalla. 

El efecto inverso, la caída en categorías relacionadas con arreglarse para salir como maquillaje, desodorantes o cremas para el pelo.

Shopping