El Cronista Comercial

Impuesto al dólar: cómo impacta en el día a día de las empresas

Las compañías ya analizan el efecto que tendría la medida en el costo de alojar servidores, suscripciones a servicios del exterior o campañas de publicidad digital.

Cómo impacta el impuesto al dólar en el día a día de las empresas

El impulso al impuesto del 30% a los consumos realizados con tarjeta de crédito en el exterior encendió las luces de alarma en una gran cantidad de empresas. Es que servidores para alojar sitios web y suscripciones a servicios en la nube son gastos corrientes dentro de su estructura de costos que se verán encarecidos significativamente.

"Tenemos que pagar servidores. Pero a eso hay que sumarle que hacemos publicidad en Google y Facebook, que se pagan con tarjeta y un dólares. En un cálculo rápido que hicimos hoy pudimos ver que solo por Amazon Web Services (AWS) pagaremos unos u$s 1500 extra todos los meses", señaló Jaime Macaya, CEO y fundador de Checkars, sitio especializado en la venta de autos usados.

El empresario destacó que tendrán que empezar a buscar la manera de que los gastos de marketing se empiecen a facturar en el país o tratar de encontrar otros medios de pago. Además, destacó que en gran medida deberán absorber el mayor incremento de costos.

"No tenemos mucho margen para hacer recortes, salvo que quieran crecer más lento y esa no es nuestra intención", agregó.

Para Matías Dell'Anno, CEO de la agencia de marketing digital Relevance, la medida implicaría un golpe durísimo. Por un lado, las campañas publicitarias que les ofrecen a sus clientes se encarecieron inmediatamente un 30%, en un negocio que se maneja con comisiones de entre el 15 y el 20%.

"No hay manera de no transferírselo al anunciante. Las campañas de publicidad digital se van a poner más caras y los clientes van a tener que ver qué hacen", sostuvo.

Por otro lado, la compañía usa infraestructura alojada afuera del país, como AWS o herramientas de gestión como el CRM. Y aunque existieran alternativas locales, en general no ofrecen el mismo servicio y hacer una migración puede llevar más de un año.

El golpe también dio de lleno en los planes a futuro de la compañía. Hasta ayer, se estaban probando cinco servicios que, en caso de prosperar, podían llevar a crear una nueva unidad de negocios.

"Los tuvimos que dar de baja, porque con estos costos es inviable. Y para nosotros era una posibilidad de expandirnos e, incluso, contratar más gente", se quejó.

El aumento en el precio de suscripciones a servicios que hoy son herramientas imprescindibles para el trabajo alcanza también a las reclutadoras de recursos humanos. No solo los servidores para alojar las bases de datos de candidatos, sino también el pago de servicios como Linkedin Premium.

"Nosotros reinvertimos los resultados para sostener el crecimiento y nos afecta porque reduce el monto disponible para comprar nuevos servicios, desarrollar otras soluciones y agrandar nuestros equipos. Una medida así nos quita la posibilidad de expandirnos, pero no vamos tocar nuestros honorarios", dijo Mauro L'Estrange, Director Asociado de High Flow Consulting.

Shopping